Posteado por: arnaldomirabal | 6 septiembre, 2017

La angustia de Chivás (o el último post)


No se asusten, no he pensado en suicidarme, yo solo me inmolaría entre las piernas de una dama. Pero en estos días he pensado mucho en los últimos momentos de Eduardo Chivás y en su disparo. Pienso que lo que le obligó a jalar el gatillo y acabar con su vida, la decisión de dispararse a sí mismo, fue la impotencia. Y la impotencia me invade en los últimos días, sobre todo desde el viernes 6 de septiembre.

Impotencia por descubrir que todo sirvió de nada, que ya no está de moda el heroísmo, mucho menos un último aldabonazo; que todos saben pero nadie habla, y lo peor, que al parecer ya a nadie le importa.

En este minuto no me han podido desmentir, pero muchos si me pueden acallar. “No tienes suficientes argumentos”, dicen, “las redes sociales no es lugar para denunciar nuestros problemas”, dicen, y yo, realmente, ya no tengo ganas de decir más.

Me he defendido cómo he podido, me han apoyado, pero la impotencia se convierte en angustia, y tanta angustia ya me jode bastante.

Y entonces pienso en México, donde mueren periodistas por ejercer su oficio, y me pregunto si en Cuba no sucederá algo peor, o quizás existen otras formas de morir, es que te mata de a poquito…

No dejo de pensar también en las veces que este país y su gente acaricia lo extraordinario, los más grandes desprendimientos, las más sublimes hazañas, y con dolor descubro cada día que también tememos y mucho a algo tan esencial como respirar: decir lo que se piensa, defender una opinión.

Yo ya no puedo vivir así, y precisamente es cuando más ganas tengo de vivir y respirar mi aire, ese que me llega de mi ancha bahía.

Quiero seguir defendiendo lo que pienso, sin tener que dar tantas explicaciones de lo que digo. Necesito ser transparente conmigo mismo y consecuente con mis palabras.

Nunca quise esta algarabía. Solo añoré la transparencia. La debida y necesaria transparencia. Iluso que soy, debo reconocer que me equivoqué, no por falta de argumentos, sino por esperar demasiado, por creer que denunciar un hecho de corrupción de dominio público, y silenciado por las autoridades de mi provincia, no lograría otra cosa que su examen y estudio, no mi empalamiento.

En este minuto nadie (me refiero a las autoridades del gobierno) se me ha acercado para hablarme del asunto. Y eso que al parecer todos están al tanto del barullo en las redes. Y me pregunto si se preocuparán con esa misma intensidad de la percepción que tiene los matanceros del nivel de corrupción en la provincia. Yo realicé un simple ejercicio, le pregunté a 28 matanceros qué pensaban del fenómeno. Todos afirmaron que sí existe, y que no se combate con firmeza.

Este es el último post que escribo en este blog Revolución. Este que fundé en octubre del 2010 con una crónica del Che Guevara. Solo me queda decir que me hago responsable de cada palabra escrita aquí, siempre me motivó contar a Cuba con sus luces y sombras, siembre busqué la luz, y hoy, a pesar de lo vivido y sufrido, aun encuentro esa luz.

Me despido de este blog sin dolor. En algún momento crearé otro porque nada ni nadie me quitará las ganas de contar. Quisiera decir más cosas, que estoy orgulloso de mi núcleo del Partido, aunque me separara de sus filas, no así de otras decisiones. Quisiera decir que al país no lo destruirán las calumnias de afuera, ni las duras verdades que replican otros medios…pero bueno, eso todos los saben o deberían saberlo.

Yo solo quiero decir, y hoy, con más seguridad que nunca afirmo, que la mayor irresponsabilidad siempre será callarse.

Anuncios
Posteado por: arnaldomirabal | 30 agosto, 2017

¿Marta Odalys es inocente? (¡el culpable soy yo!)


Es fácil cansarse, mandarlo todo al carajo y dedicarse a cosas de uno. Sería simple, solo tendría que asumir la postura de los tres monos sabios y evitar el saludo de mis vecinos del barrio, ellos que siempre se me acercan para exponerme aquel problema de vieja data y ninguna solución.

Es fácil cansarse, lo sé, y también es permitido el cansancio. Conozco a muchos viejos combatientes a los que les ganó la fatiga y prefirieron pasar sus últimos días ajenos a todo, otros en cambio, continúan luchando a pesar de toda la mierda que reina y apesta en muchos rincones de esta isla.

Lo peor es que abundan quienes les gusta embadurnarse mientras se tapan la nariz asegurando que nada huele mal, y en el caso de que tus fosas nasales capten la fetidez, tu rostro no puede dar muestra de repugnancia. Así pasa con la corrupción en Matanzas. Así sucedió con el caso “Marta Odalys”, la ex presidenta de la asamblea de gobierno municipal liberada de su cargo.

Todavía retumba en mis entrañas aquella frase de: “no tienes pruebas y Marta Odalys te puede demandar por difamación”. Es decir, a mí sí se me puede llevar a juicio por intentar indagar sobre la verdad, y como ya sufrí una vez, ningún argumento podrá protegerme por válido que sea: hace más de un año que estoy exigiendo en todas las reuniones en las que he participado, se den a conocer las circunstancias de la liberación de la funcionaria. Muchos honestos cercanos a mí saben que no miento.

Llevo más de un año exigiendo luces sobre el asunto, porque creo firmemente que los medios de prensa deben jugar un papel más activo en ese flagelo que hoy agobia y perturba a nuestra economía, y desmoviliza a tantos revolucionarios honestos.

Como bien escribiera Julio García Luis en su trascendental obra Revolución, socialismo, periodismo, ningún caso de corrupción ha salido a la luz mediante una investigación periodística por parte de la prensa. Los periodistas cubanos nos hemos convertido en una especie de médicos encargados de la autopsia para dictaminar las causas que llevaron al contagio del occiso, léase corrupto, mas nunca hemos podidos atajar el mal a tiempo.

Y como acabo de comprobar, en torno a los corruptos se está tejiendo en Matanzas una maraña tenebrosa que los hace intocables una vez descubiertos sus desmanes, como sucede con el caso Marta Odalys. Incluso, en este minuto, ella no es culpable de nada, sino el periodista que ose indagar sobre el asunto.

Hace pocos días supe por varios vecinos que la dirigente liberada asumía una nueva tarea como jefa de cuadro en la Empresa Municipal de Mantenimiento y Servicio a la Educación (EPASE). Así como sucedió con el cese de sus actividades como dirigente, su nueva responsabilidad se ha regado como pólvora y a pocos deja indiferente…aunque otros prefieren hacer mutis y desentenderse del asunto (los mismos que la colocaron en el nuevo cargo y silenciam sus errores, me pregunto) .

Por otra parte, me resulta patético que alguien me acuse de tener sentimientos malévolos hacia la señora. “Arnaldo, la tienes cogida con ella”, expresaron. Una frase tan infantil solo puede ser producto de la ignorancia política o el comprometimiento con Marta Odalys. Ignorancia política porque con la corrupción no debe haber medias tintas ni frases plañideras, si fue liberada por “cuestiones de métodos” deben publicarse, darse a conocer, el día que se decida realizar juicios públicos y ejemplarizantes los corruptos sabrán a qué atenerse: nada es más poderoso que el desprecio del pueblo. Y en Cuba, y en el mundo, se desprecian a los corruptos, a los malversadores.

¿Cómo entender o interpretar el silencio en torno a ese caso? Cuando escuché esas dos frases desmovilizadoras que me acusaban de difamación o malos sentimientos hacia Marta Odalys, decidí eliminar mi post. Y para colmo en Cartas desde Cuba lo habían publicado. Y no tengo que decir qué representa para un periodista que Rasberg te publique. Él, que según leo, es el culpable de muchos de nuestros males.

Pero mi intención al eliminar mi post nunca fue darle tierra y pisón. Todo lo contrario, regresé con la misma fuente para indagar sobre la posible inocencia de Marta Odalys. “Es una corrupta” me dijo. Y empezó a enumerar las irregulariades cometidas bajo su mandato en la asamblea municipal.

Y entonces me sentí cansado, cansado de la hipocresía, la falsedad, el ocultamiento de los problemas que navegan a vox populi y quienes deben combatirlo prefieren ocultarlo como ropa sucia. Así es más fácil dirigir, darle la espalda a la realidad, taparse los oídos, no escuchar los reclamos del pueblo, mientras se mira la tarjeta del combustible asignado.

A veces creo que a ciertos jefes, funcionarios y dirigentes solo les preocupa el funcionamiento de su auto. Quizás por eso cierta vez uno me puso cara de alarma cuando le dije que Jesús Menéndez viaja por ferrocarril. Jesús Menéndez es de mis paradigmas como Luchador Comunista. ¿Resulta fatigoso viajar en tren? Pues así viaja el pueblo, y aunque mi planteamientos puede resultar pueril para algunos, pienso que los dirigentes de mi país deben experimentar en carne propia todas las vicisitudes del Soberano: el pueblo.

Y para que se alarmen más, el Che Guevara compartía la idea de que los dirigentes deberían trabajar un mes en el campo para que su mente no se burocratizara, yo no pido tanto, me conformo con que viajen un mes en transporte público para que se empapen de la realidad pura y dura de los cubanos que viajan en guagua. Seguramente también se enterarán de muchos casos de corrupción y otros tantos problemas agobiantes de nuestra sociedad.

A estas alturas me importa un comino lo que piensen de mí; algunos creerán que todo se trata de necesidad de protagonismo, otros, de ansías de victimización, y habrá hasta quienes piensen que estoy luchando el viaje… Por suerte hay personas que me conocen bien y entienden de qué va todo. Ahora que saco cuenta, a lo largo de los años han cambiado poco mis argumentos y forma de pensar.

Me angustia sí, que muchas veces me exijan pruebas y contraste de fuentes sobre la corrupción cuando hay muchos deseosos de ocultarlas, y escasos, casi ningún, entusiasmado en desenmascarar el flagelo.

Sigo creyendo en una Cuba mejor, pero incluso si me doy cuenta que todo lo que he defendido es un espejismo, seguiré aferrado a mi espejismo, gustoso y militante.

Ahora que escribo escuchando el tema Testamento de Silvio, descubro que le debo muchos post en mi blog a mi Cuba de hoy, esa que quiero con el alma, pero nunca escribiré una letra sobre el desarraigo, ni la distancia, porque por muy paralizador que sea el cansancio, permaneceré, es una cuestión de principios conmigo mismo.

¿Y para terminar, exijo me expliquen también qué sucedió con el directivo de Comercio y Gastronomía de Matanzas que defalcó millones de pesos y logró escapar del país? Y nadie dijo nada….

Posteado por: arnaldomirabal | 15 agosto, 2017

Moltó, el amigo


Porque uno llega a creer que a quien se quiere nunca se irá definitivamente. Por eso siempre guardé la esperanza de reencontrarme con Antonio Moltó un día de esos y conversar de tantas cosas, pero ya no será. Desde la voz dulce y triste de una amiga supe la noticia de su deceso. Por unos momentos quedé en silencio como analizando la frase, y lo que representaba para muchos, y para mí su partida, porque Moltó era mi amigo.

Como la vida obra de manera misteriosa, de niño lo conocí desde el programa de radio Hablando Claro. Sin soñar tan siquiera con ser periodista, admiraba su fuerza y convicción al hablar de nuestros problemas; y fruto del azar concurrente luego goce de la dicha de su amistad y conversación.

Era sin dudas un gran orador, uno podía escucharle horas y horas hablando de lo humano y lo divino, de la cotidianidad, los problemas de los periodistas, porque nada del sector periodístico le era ajeno.

Fue de las personas más humanas que he conocido, de las más humildes, también poseía el don de escuchar, como aquella vez que con el asombro de un niño curioso quedó conmovido antes la fuerte faena de una campesina matancera de envuelta de la Angelina. Sin protocolos, ni poses circunspectas, el Presidente de la Unión de Periodista de Cuba quiso saberlo todo, y su actitud era la de un guajiro más. Desde ese día se ganó el corazón de aquellos lugareños, quienes cayeron en cuenta de quién se trataba cuando le vieron en la televisión tiempo después.

Las ganas de trabajar, los deseos de transformar y revolucionar el sector periodístico, unido a los continuos y extensos viajes quizás le pasaron factura a su salud maltrecha. Había que ponerse fuerte con él porque muchas veces hacía poco caso a los consejos médicos. Recuerdo aquella vez, cuando no nos conocíamos aún, que me pidió un cigarrito para fumar escondido en una asamblea. Yo, que le admiraba desde antes, sentí que compartir un cigarro con Antonio Moltó, ser su cómplice en algo, me resultaba una gloria inmensa.

Hoy estoy triste, y quisiera engañarme y decir que me reconfortarán los momentos compartidos, las confesiones hechas, su amistad y hombradía a prueba de todo, mas sé que seguiré triste porque con su partida se me deshizo la esperanza de volverle a ver, de escucharle una última vez. Desde este 15 de agosto los periodistas cubanos iremos un poco huérfanos, y los hombres y mujeres de bien desolados, porque partió para siempre un hombre bueno.

Posteado por: arnaldomirabal | 13 agosto, 2017

Fidel, Porto y el Korimakao


“¡No se apuren coño!”, y la frase retumba en el gran anfiteatro. “¡No se apuren! Esa escena tiene su tempo dramático”. Los actores tratan de cumplir cada orientación. Más que molestias ante las exigencias, en sus rostros juveniles se aprecia la admiración. En una oportunidad única, bien lo saben, cada ensayo de Manuel Porto representa una clase magistral de actuación.

Porto se incorpora y como un bólido sube el escenario donde permanecen tres actrices del Conjunto Artístico Korimakao. El ensayo corresponde a una obra dedicada a Fidel. El afamado actor escenifica un fragmento, minutos después se sienta en una silla. Las manos permanecen cruzadas sobre su abultado abdomen.

Cerca de Manuel Porto permanece un grupo de periodistas deseosos de entrevistarle. En agosto la agrupación fundada por él hace 25 años, cumplirá aniversario. Con cierta modestia responde: “No soy yo quien está dirigiendo este espectáculo, yo solo estoy aquí para pulir la puesta en escena, el grueso del trabajo lo hicieron los muchachos. Busquen a Yander, él es el director artístico”.

Pero no siempre se tiene la oportunidad de estar cerca de una personalidad del calibre de Manuel Porto. Ante la insistencia de los reporteros accede a conversar. Entonces conocemos que su ausencia en la Ciénaga cada vez será más prolongada.

“La ausencia será permanente. A partir del 2008 me puse muy mal de salud, regresé en el 2010, estuve par de años luchando, pero los médicos insistieron en que tenía que cambiar de estilo y forma de vida.

“Desde hace cuatro años vengo al Korimakao dos o tres veces al mes, permanezco varios días, aconsejo a los muchachos, sobre todo a Yander quien funge como director artístico y ha hecho un trabajo genial. Coopero según me permita a salud”, comenta Porto desde un extremo del gran anfiteatro.

“En La Habana sigo haciendo algunas cosas para cine y televisión. Sobre todas las cosas soy actor. Me gusta dirigir, pero disfruto más actuar. Como he dicho muchas veces, mi vida es la actuación, pero la obra de mi vida es el Korimakao. Y ya ve, vamos a cumplir 25 años.

“Aunque muchos han augurado el final del Korimakao como proyecto seguimos ahí, asumiendo la tesis de Faustino Pérez, quien defendía que para mover los brazos y producir hay que tener pensamiento y conciencia, y el arte es un arma extraordinaria para que las personas concienticen y piensen.

Asegura que el proyecto comunitario cuenta con detractores. “Incluso se manejó la idea de convertirlo en un centro de enseñanza”.

No ha terminado la construcción y se moja, hace 11 años esperan por la culminación, hoy se moja, y criticó la gran cubierta del anfiteatro, para el excesivamente grande. Incluso la han dado por terminada cuando falta mucho por hacer.

“Fidel dijo una vez que la cultura es el escudo y la espada de la nación, y para eso se hizo esta obra para trabajar por los demás”.

“Recuerdo aquella vez cuando Faustino Pérez se acercó a mí para hablarme del proyecto. Filmábamos la novela Cuando el agua regresa la tierra. Él solicitó mi apoyo para crear un movimiento cultural en la Ciénaga, yo le dije que solo podía contribuir en la creación de un movimiento artístico, la cultura iba mucho más allá, desde el que cuida el bosque hasta el que hace carbón vegetal.

“En cambio el arte, es la forma más elevada de expresar la cultura de un país, y ahí sí podía ayudar, eso es lo que hemos intentado este cuarto de siglo.

Pero en ese tiempo Korimakao no ha transitado por una alfombra roja, muchos han sido los escollos, tropiezos y contradicciones, como la errónea concepción que algunos tienen de la cultura.

“Desgraciadamente muchos interpretan que el arte y la cultura consiste en un equipo de audio para que la gente mueva la cintura, y eso es una actividad cultural, para mí el arte es mucho más.

Pone como ejemplo una obra de teatro capaz de hacer reflexionar, limpiar el alma y estimular el pensamiento, algo que ha logrado en este cuarto de siglo buscando una propuesta de alto nivel estético.

El nombre de Fidel aflora en la conversación. Los azules y expresivos ojos de Porto brillan como cuando habla de algo cercano y querido. Nunca olvida que tenía 13 años cuando su padre le llevó al Cuartel Columbia. Eran los primeros días de la Revolución. Allí habló Fidel y una paloma blanca se le posó en el hombro. “Ese es tu futuro”, le dijo el padre.

El 2001 se vieron en la Ciénaga Porto y Fidel. “El Comandante en Jefe nos aprobó un presupuesto para que esta institución trascendiera las fronteras de Palpite, de la Ciénaga y del país. Esa fue la conversación que tuvimos él y yo en aquella callecita que está allí cuando llegó el 19 de abril del 2001”, se incorpora de la silla y señala a un punto de lugar.

“Este nuevo aniversario lo celebraremos trabajando, con cosas por lograr y otras por hacer. Fíjese las obras constructivas no han terminado, desde hace 11 años esperamos la culminación de la luces, el telón, los baños del camerino.

Habla sin cortapisas ni pelos en la lengua. Con una mirada jocosa asegura que “me estoy jugando la inmortalidad o el asesinato. Gracias por oír mis dolores”, y lanza una sonrisa estruendosa que estremece su robusto cuerpo.

Regresa a Fidel nuevamente: “Él me dijo aquel abril, Porto este proyecto no se puede parar, porque es muy importante para toda Cuba. Y así lo hemos hecho, a pesar de todo”.

Posteado por: arnaldomirabal | 6 agosto, 2017

El dolor sincero de Giorgina Armenteros


Giorgina Armenteros ha pasado por muchos dolores en la vida, pero pocos se comparan con el aquel día innombrable cuando le trajeron a su hija inerte, sin respiración. Cuando pensaba que ya nada lograría dañar a su viejo corazón, sobrevino un día de noviembre…

También está ese otro que le sube por el pie y se asienta en su rodilla; para mitigarlo se pasa la mano suavemente, pero en su rostro no se aprecia un gesto de malestar. Y para quien le pregunte ella dirá invariablemente que se siente entera, y al parecer es cierto, si no cómo logra entonces desandar cada día los kilómetros que separan el poblado de Itabo con Martí.

Cada mañana Giorgina peina la carretera con un saco a cuesta para recorrer laticas que luego venderá a Materias Primas. Prefiere la luz del día, porque si deja su casita sola en la noche, cualquier delincuente de malas entrañas puede llevarle a su chiva Marilú, con quien se ha encariñado.

Siempre que desemboca en el parque de la cabecera municipal, ubicado a un costado de la céntrica calle Maceo, se sienta unos segundos para frotarse la rodilla y tomar fuerzas, luego lanza una mirada evitando encontrarse con aquel rostro que le provoca un nuevo dolor, agudo y penetrante, como el del ser querido que se va para siempre.

Y le invaden sentimientos contradictorios, sabe que hay una imagen nueva que adorna el pueblo, siente curiosidad, pero prefiere evitar el encuentro con la foto de aquel hombre.

Seguramente de ser él el director del Banco a nadie se le hubiera ocurrido negarle su pensión por el vencimiento de la chequera…total, se trata de un simple papel y ella es una persona que respira, lucha y sabe llevar un dolor sin lamentarse. Pero hay gentes sin alma, que le dan más importancia a una firma que a los achaques de una vieja, recuerda que sus mejores años quedaron desperdigados en los campos agrícolas, donde tanto trabajó…y a pesar de ello aun hoy no descansa…

Pero no todos son Fidel, ¡Él era único!, piensa Giorgina, por eso desde el 25 de noviembre del 2016 evita mirar su imagen porque entonces las lágrimas brotan, y ella evita llorar, prefiere llevar su dolor adentro.

La veterana se incorpora, toma el saco y se lo echa al hombro. Luego se pierde entre la gente, nadie repara en ella, como si fuera invisible; introduce las manos en un cesto metálico y saca tres latas de cerveza, me mira desde la distancia como niña pícara que encontró un juguete; a pocos metros de allí se celebra el Acto Provincial por el 26 de Julio, desde la tarima se escucha el nombre de Fidel y yo solo pienso en mi encuentro con Giorgina, porque sé que su sentimiento es verdadero, porque me dice más que las miles de palabras sosas y crónicas pueriles que intentan explicar que representó Fidel para el pueblo…el verdadero pueblo, donde habitan tantas Giorginas, esas que le sienten y no le olvidan, y tanto le necesitan todavía.

Posteado por: arnaldomirabal | 4 agosto, 2017

La última inmersión que Ronel Almeida no olvida

Ronel Almeida siempre tiene presente a su amigo


Aunque han pasado casi tres años Ronel Almeida no se conforma, y es que hay sucesos en la vida sin explicaciones ni consuelo posible. Solo el tiempo, como señal invariable, mitigará el dolor, mas no lo hará desaparecer del todo. Regresará en forma de brisa una que otra tarde; también puede llegar desde una conversación, sobre todo si trata de buceo.

Y uno cree que se ha aprendido a vivir con ese dolor, que la resignación ganó la batalla, pero mientras Ronel conversa, una lágrima rueda mejilla abajo hasta detenerse en su mentón. No logra ni quiere disimular la tristeza, de ahí que la lágrima permanezca allí, como muestra fehaciente de la aflicción por el amigo que no está.

Durante varios años Ronel y Pepé, como llamaban a José Allegues Piñeiro, compartieron la pasión por el mar y el buceo. Disfrutaban correr juntos en las tardes apacibles de Playa Girón para mantenerse en forma. Las horas les sorprendían conversando. Por eso, la ausencia de Pepe le duele tanto, y fue precisamente Ronel de las últimas personas que le vio… Nunca ha podido olvidar aquel fatídico día de diciembre cuando conversaran por última vez.

EL ÚLTIMO ENCUENTRO

La mañana del viernes 12 de diciembre, ambos amigos desayunaron juntos. Pepe le comentó que bucearía con el canadiense Brian Hugles en la caverna La Colmena, también conocida como el Abarcón de las Pailas.

En el lugar del triste suceso una tarja recuerda la memoria de Pepe


“Hacía un frío que pelaba el alma”, recuerda Ronel. Serían las nueve de la mañana cuando se despidieron. Cuatro días antes Pepe había cumplió 53 años. No sospechaba Ronel que nunca más se verían.

“Lo dejé desayunando. Me dirigía a bucear con un grupo de turistas. Cuando regresé sobre el mediodía, me dijeron que no habían vuelto.

Roynel indagó y le informaron que habían salido las 10 de la mañana. Miró su reloj, calculó el tiempo, e intuyó que no habría problema, la caverna estaba distante y la carretera no muy buena. Además, si algo tenía Pepe era preparación y experiencia como instructor de buceo y hasta había marcado esa caverna con una cuerda guía.

En eso pensaba Ronel cuando llegaron dos españoles para realizar iniciación de buceo y salió rumbo al mar.

ALARMA

Sobre las tres de la tarde regresa y le comunican que Pepe no había llegado. Surgen las primeras alarmas.

Pepe y Brian habían salido en un vehículo rústico conocido como riquimbili. “Seguramente se ponchó”, adujo alguien; “a lo mejor están en Caleta Buena dándose un chapuzón”, propuso otro.

Ronel decide llamar a Caleta Buena para salir de dudas, y le advierten que no estaba allí. Crece la preocupación. Decide salir a buscarlo, aún creen que sufrieron algún desperfecto en la carretera. En el trayecto pasan por Caleta Buena y el parqueador le confirma que habían pasado por allí cerca de las once de la mañana.

En las aguas tranquilas de La Colmena se adentraron los buzos para siempre


Retoman el camino y dos muchachos que venían en sentido contrario le interceptan.

“Oye Roynel, ve para Pino de la Perra que allá está el conductor que llevó a los buzos con unos ojos que no le caben en la cara, dice que se metieron a las once de la mañana y estas son las horas que no han salido”. Eran las cuatro de la tarde. Hubo un silencio, quizás por fracciones de segundos, roto por la frase más triste que Ronel recuerde. “Me volteé y le dije al compañero que iba a mi lado: ¡Perdimos a Pepe!”.

DESESPERACIÓN

Ronel continúa por la carretera y finalmente se encuentra con el chofer del riquimbili. El hombre estaba desesperado. El vehículo permanecía a cierta distancia del cenote. Pepe y Brian se habían colocado los equipos al apearse y había caminado varios metros hasta adentrarse al agua; acordaron que le darían una voz al salir.

“Han pasado varias horas, y no salen”, comentó el conductor desesperado

Con gran angustia, Ronel entendió que había poco que hacer. Regresaría a la base de buceo para activar el plan de evacuación e informar a las autoridades. Antes de partir se inclinó para recoger las chancletas que su amigo había dejado antes de sumergirse para siempre.

Imagen que conserva Ronel, primero a la izquierda, junto a un amigo español y Pepe, en el otro extremo de la foto


BÚSQUEDA

La búsqueda duró una semana. Comenzó desde ese fatídico viernes a las cinco de la tarde. Una decena de buzos se adentró en la caverna La Colmena, y en otras cercanas que se comunicaban con el lugar. También se buscó por tierra, con la esperanza de que hubieran salido en otro punto y estuvieran extraviados en el bosque.

“Fue una semana triste. No se hablaba de otra cosa que de Pepe. Hasta en Cienfuegos nos preguntaban por el buzo desaparecido”, recuerda Ronel.

¿QUÉ SUCEDIÓ REALMENTE?

Una gran incógnita embarga a Ronel, ¿qué sucedió con su amigo Pepe y con Brian?

El experimentado instructor maneja algunas hipótesis. “Las fallas que componen el sistema espeleolacustre de la Ciénaga tienen una profundidad de 60 a 80 metros, sin embargo, en La colmena no rebasan los 30, por lo que no dudo que exista algún falso fondo, quizás él se introdujo en algún agujero y pasó a otro nivel inexplorado de la galería”.

A finales de los 80, dos jóvenes buzos pertenecientes a un centro d einvestigación de La Habana perdieron la vida tras una inmersión en otra caverna. A diferencia de José Allegues y Brian Hugles sus cuerpos sí lograron rescatarse.


Aunque nada puede corroborar tal hipótesis. Ronel solo presupone desde su experiencia personal, ya que a él le sucedió una vez y pasó un gran susto.

Más allá de las relaciones de amistad, que a veces pueden incidir en la evaluación hacia una persona o un hecho, reconoce la alta preparación técnica de Pepe, quien cumplía a cabalidad todos los requisitos y parámetros para el buceo en caverna. Ese día, ambos buzos llevaban consigo doble botella, reguladores independientes, además de linternas primarias y secundarias, cuerdas de salto, todo el equipamiento necesario, unido a la experiencia acumulada.

Sobre Brian Hugles, quien acompañara a José en su última sumergida, Ronel comenta que se trataba de un buen amigo que regresa con frecuencia a la Ciénaga de Zapata. En esa oportunidad traía consigo dos linternas nuevas que donaría, junto a su equipo, al centro de buceo.

A pocos kilómetros de La Colmena queda la caverna donde perecieron los jóvenes investigadores.

Imagen que conserva Ronel, primero a la izquierda, junto a un amigo español y Pepe en el otro extremo d ela foto


Meses después de la desaparición, la hermana del canadiense Brian Hugles visitó el lugar, dejó en las aguas tranquilas del cenote un cochinito plástico, que según aseguró era su juguete preferido de pequeño.

“Pepe era especial, por eso Girón se volcó completo para buscarlo, todos lo querían, muchos sintieron su pérdida, era muy bondadoso, de excelente carácter, un jodedor cubano a quien todos saludaban”, asegura Ronel.

Y el dolor por el amigo regresa, porque si las partidas siempre duelen, sin el necesario adiós, duelen mucho más.

Posteado por: arnaldomirabal | 1 agosto, 2017

Las estrellas de Masiel


Las noches de Masiel son las más oscuras que uno pueda imaginar; aunque afuera refulja un manto de estrellas, y una luna llena alumbre la floresta dotándola de sombras y siluetas, Masiel no las ve, nunca las ha visto.

Ella conoce las estrellas por las voces de otros, no por sus ojos. Sabe que existen y que adornan el cielo, incluso que los luceros caen y las personas piden deseos. Lloró más de una vez de niña cuando sus amigos contaban los astros y ella solo veía un manto oscuro. Aunque ha aprendido a no exigirle mucho a la vida, sí sueña con recorrer una playa de noche y mirar al cielo…

Masiel Sutil tiene 32 años y una retinosis hereditaria pigmentaria que se le descubrió cuando comenzaba a dar sus primeros pasos. Desde que nació vive con ese padecimiento.

La claridad del día le favorece un poco, distingue algo, pero de lejos las personas se vuelven borrosas.

Recuerda que de niña no veía la pizarra en la escuela, muchas veces se tenía que parar y acercarse. Llegó hasta séptimo grado. Pudo estudiar más pero a veces la incomprensión desborda la maldad.

Por sus problemas de visión “alguien” pensó que una maestra le facilitaba las respuestas de un examen, cuando solo le copiaba las preguntas. Le dolió tanto aquella situación que decidió no estudiar más. Tiempo después culminaría el 9 noveno grado en la Facultad.

Superó aquel desacierto y enrumbó su vida. Ella siente como si no tuviera ningún problema. Incluso trabajó en el campo escardando frijoles o recogiendo boniato. Ha lavado para la calle. También disfruta las labores hogareñas, lo hace todo en su casa, pero a su forma y su paso, aclara.


LA LUZ DE SUS OJOS

Uno de los pasos más resueltos y con más visión de futuro que dio en su vida contradijo la opinión de los expertos. Al salir embarazada los médicos le aseguraron que no podía dar a luz porque corría el riesgo de quedar irremediablemente ciega, pero era tanta la fe y su deseo de ser madre que desoyó los consejos.

A los nueves meses apenas sintió las contracciones… “como si un poder superior me dijera ya has sufrido bastante…no necesitas un dolor más”.

Y su hija vino al mundo y se hizo la luz en la vida de Masiel. La pequeña se convirtió es su bastón, su guía, también sus ojos.

Reconoce que su padecimiento sí le afectó durante el crecimiento de su pequeña: “En ocasiones se enfermaba, le daba fiebre, entonces yo me desesperaba y aclamaba por los vecinos. Me vi obligada a dejar mi tratamiento.

“Mi niña fue creciendo y aprendió a sobrellevarme, ella dice que no me puede dejar sola porque es mi bastoncito, los ojos de mis ojos.

Si algo llama la atención es el carácter afable de la joven madre, con su sonrisa, llena de optimismo y colores el lugar por donde pasa.

“Imagínate que unido a mi problema de visión, yo sea una persona amargada. ¡Noooo que va!…prefiero sonreír. A veces las personas piensan que soy de carácter difícil porque me saludan y sigo, ¡es que no los veo en la distancia!”, y vuelve a sonreír.

Aunque su padecimiento es irreversible, puede contenerse el avance, y Masiel retomó el tratamiento en la vecina provincia de Cienfuegos.

Ella ha logrado ver la belleza de la Ciénaga hasta donde alcanzan sus ojos, y nadie duda, porque en eso consiste la esperanza, que alguna noche una lluvia de estrellas caigan solo para ella, y hasta la luna le sonría contagiada de tanta alegría.

Posteado por: arnaldomirabal | 11 julio, 2017

Un “buchito” de verdad (o cuánto nos dañan los simuladores)

Escuché el chiste en el estelar programa Vivir del cuento y no me dio risa; esforcé una mueca y mis sentidos dejaron de percibir las peripecias de Pánfilo y sus vecinos cuando Facundo Correcto aseguró que ya no sería una persona confiable desde el instante en que expresara solo la verdad. Sentí entonces una sacudida potente. Esa que propinan las verdades de sopetón.

Enseguida pensé que aprendemos a mentir desde niños, que la verdad no siempre premia y que la simulación sí. Entendí que los simuladores crecen como las plantas parásitas y constriñen las esencias verdaderas de una nación que aspira a ser un conglomerado de hombres y mujeres de bien.

Si lanzamos una ojeada a nuestra historia y hurgamos un poco en las ideas y preceptos de nuestros padres fundadores, notaremos que siempre empuñaron la verdad como bandera, y la vergüenza como escudo.

Pero la simulación, ese canto disonante de la no verdad pudiera adueñarse del sistema nervioso de nuestra nación, oprimiendo cada ímpetu, cada célula. Entonces, emergen los que prefieren decir lo que otros desean escuchar, quienes edulcoran nuestra realidad, o la silencian. Vale decir, desde mi humilde opinión, que omitir un hecho, silenciarlo, es una de las formas más fragantes con que se arropa la mentira.

Pensando en Fidel, me viene a la mente aquellos años que no viví de la Zafra de los 70, cuando el estadista de talla colosal que fue dio la cara y el pecho a su pueblo para anunciarles que la hazaña de millones de cubanos no se coronaría con el éxito por innumerables factores; o cuando Cuba se ensombreció toda al conocerse los detalles del narcotráfico en el que se implicaron altos oficiales del Minint y la FAR. La verdad resultó la armadura imprescindible para conservar el alma límpida del país.

Por tal motivo me pregunto siempre en qué momento la falsedad cobró fuerza entre nosotros hasta robustecerse y querer adueñarse de nuestro futuro. Y no se trata de alarmismo, más bien de la realidad nuestra de cada día.

Muchos preferimos obviar lo obvio, callar nuestros defectos, silenciar las manchas por el qué dirán, asumir la postura de los tres monos místicos: nada oigo, nada digo, nada escucho, y afuera la sociedad bulle en contradicciones, la burocracia se traga las ansias de mucha gente, y hasta las buenas acciones, tan necesarias, dejan de ser contadas o se omiten.

“No darles armas al enemigo” se ha convertido en el pretexto de muchos para hacer mutis y no transparentar las deficiencias propias. Para que en muchas asambleas se vaya por las ramas temiéndole al tronco del problema; para que se haga habitual la perjudicial frase de: ¿para qué plantear el problema?; y es entonces cuando aprovecha el oportuno, u oportunista Plangoss, aquel personaje del Cándido de Voltaire que tanto pulula por ahí, para asegurar que vivimos en el mejor de los mundos posibles. Y en el cónclave todos se miran azorados, escuchándole disfrazar el entorno y sus matices mientras callamos convirtiéndonos en cómplices de la mentira.

El día que la verdad sea nuestro alfa y omega, que desterremos el disimulo, a la gente le costará mucho más mentir, y hasta nuestra maltrecha economía enrumbará con mayor eficiencia. Nadie lo dude, la corrupción prevalece donde la autenticidad se escurre y la mentira prolifera.

Y entonces uno quisiera, por un segundo, que el famoso experimento del café de Pánfilo desnudara la doblez moral de muchos, el arribismo de tantos, el disimulo de no pocos, para que nuestra Isla se sacuda de tanta breña, y navegue en pos de sí misma con la verdad como único destino.

Posteado por: arnaldomirabal | 10 julio, 2017

Los colores de Yanciel


Yanciel Torres Urra llevó una vida normal hasta los ocho años. Iba a la escuela, jugaba en el barrio, pero prefería ver la televisión. Con el tiempo empezó a sentir cierto malestar al caminar; recuerda que progresivamente su cuerpo comenzó a inclinarse, y le costaba mantener una postura erguida. Su padecimiento empeoró…

Luego vendrían los salones de operación, la cirugía, el infeliz desenlace. Desde entonces su vida quedaría ligada para siempre a una silla de ruedas, una extensión más de su cuerpo. En la sala de su casa recibiría las clases hasta sexto grado.

Cualquiera pensaría que el porvenir se le truncó a este joven de 18 años, pero no fue tan así. Su mente y lucidez siempre han sido sus mejores aliadas. Prefiere pasar los días en casa; evita el sol y el bullicio de la calle, mas, ha burlado las barreras invisibles que quisieron sujetarle los sueños.

Yanciel consigue volar alto, fugarse del encierro, y llenar de colores su existencia. Desde una vetusta mesa escuchar el arrullo del aquel río placentero que quizás nunca ha visto, la brisa suave del campo que entusiasma a la hojas, el canto de las aves. Todo, lleno de matices vivos, nacen de sus lápices de colores, en dibujos que luego entrega a las escuelas, al policlínico, el círculo infantil, la casa de cultura.

Desde que la pintura le llegó a través de un instructor de arte, se ha convertido en su refugio, el quehacer maravilloso que le permite reinventar el universo a su antojo, con las tonalidades que a veces se ausentan de su vida. A pesar de las carcomidas y despintadas paredes de su vivienda, el joven persigue la luz y, allí, en esos escasos metros cuadrados donde crea, la abraza y la vierte sobre las cartulinas.

Gracias a personas de buen corazón que le apoyan, sus pinturas van adornando las paredes de Cayo Ramona. Su pueblo es algo así como su Vaticano, donde él va adornando su Capilla Sixtina con las ansias creativas de un Miguel Ángel.

Y como todo artista Yanciel cuenta con mecenas, el propio Kcho le hizo llegar materiales para que sus sueños continuarán bullendo como manantial inagotable. En la Casa de Cultura tiene a sus principales aliados, los más determinantes.

Pese a las estrecheces económicas, conserva la sonrisa, una sonrisa limpia de alma transparente, “aunque como todo creador tiene sus resabios”, nos dice bajo su mamá con sonrisa cómplice. Ella figura entre las principales protagonistas de esta historia de luces y sombras.

Resabio por querer quedar bien con todos, por lograr culminar a tiempo los trabajos prácticos que los niños le encargan, las láminas ilustrativas para la escuela, la escenografía para aquella puesta en escena de un grupo teatral en la Casa de Cultura; resabio porque su computadora, ese que le obsequiaron, parece que de un momento a otro no encenderá más.

Sepan que su ira es momentánea, y son más las veces que ríe que las que se exaspera. Y cualquiera diría que fue la vida la que se enojó con él. Mas, no es tan así, en su cumpleaños su casa se llena de muchachos, regalos, apoyo…solo que esto nunca será suficiente, sobre todo si se toma en cuenta que allí solo entra un salario de 162 pesos…

Pero Yanciel, y que nadie lo dude, es un joven dichoso, todos le quieren en el barrio y conocen de sus innumerables premios en concursos de pintura.

Habrá que aprender de él, porque sobran quienes con dos piernas no logran avanzar como este muchacho risueño y soñador. La propia existencia le ha de respetar por su entereza y desafío a las vicisitudes vividas; a todos nos compete que jóvenes como Yanciel no pierdan las ganas de soñar, ni se ensombrezcan sus colores.

Posteado por: arnaldomirabal | 13 junio, 2017

Amor en alta mar


La fama de Miriam Hernández Cordobés y Raúl Oquendo Alonso trasciende la Ciénaga de Zapata. Aunque en esta vasta región de pescadores y carboneros muchos pueden presumir de sus talentos en estas actividades, si de pesca se trata los nombres de Miriam y Raúl ganan notoriedad, y eso que son de naturales de San José de los Ramos, en el municipio de Colón. Pero desde que se radicaron en el Humedal, hace ya 13 años, han dominado el arte de la captura de peces.

Confiesa Miriam que en un inicio le temía el bote al punto de las lágrimas, sobre todo si un tiburón dama comenzaba a rondar la embarcación.

La afición por la pesca comenzó en las presas de Colón. Y con el tiempo decidieron radicarse al sur de la provincia, a pocos metros del mar.

Por ese entonces nunca imaginaron que adquirirían tal maestría en la pesca de altura, muchos menos lograr atrapar grandes peces como agujas y petos.

Raúl asegura que su compañero de pesca es su esposa, en quien ha depositado toda su confianza. Han hecho un equipo perfecto. “Ella rema como yo, y es capaz de apresar un gran pez y trabajarlo hasta el final”.

Sonríe al recordar el temor inicial de Miriam, temor que con el paso del tiempo se convirtió en pasión.

Sobre la captura de la Aguja asegura el pescador que no está exenta de peligro, “puede costarte la vida, debes estar atento”.

“Hay personas que piensan que pescar es lanzar un nailon y es mucho más que eso. Lo primero es llevar suficiente carnada y “engoar” (lanzar cebo al agua), y conocer tu actividad, algo que brindan los años”.

“Para pescar una aguja debes salir en las noches sin luna para capturar chicharro que servirá de carnada, al amanecer, cuando rompen los claros del día, aparecen las primeras, a veces no, y debes esperar horas encima del bote. A las personas solo les gusta pescar cuando pica, esto es cosa de paciencia. En una ocasión estuvimos 18 días, con 18 noches y no sacamos nada.

“Nos fascina. Mas, no es fácil; aquí las embarcaciones se impulsan mediante velas y remos. Hablamos de remar casi 20 kilómetros y a veces en contra del viento, para no hablarte del sol. En alta mar no tienes donde guarecerte, y el resplandor de los rayos en el agua te “come” la vista, a eso súmele el sube y baja del bote. Al regresar cuando te sientas en la sala de la casa, todavía tienes la impresión que todo se mueve”.

“Aun así, vale la pena el sacrificio, porque nada se compara con capturar una aguja. Es impresionante como sale del agua y salta una y otra vez, con el abanico levantado. Es hermoso,” comenta Raúl, y agrega “el peto en cambio se caracteriza por su velocidad, puede quemar un cordel.

Mientras el pescador conversa, Miriam enseña las cicatrices que le dejó un bonito en varios dedos de su mano.

LOS SECRETOS DE LA LUNA

Como aquellos sacerdotes de las viejas culturas precolombinas que llegaban a conocer los posibles fenómenos de la naturaleza según el movimiento de los astros, Raúl anota en un viejo almanaque los pormenores de cada jornada de pesquería, según las fases de la luna.

Por eso sabe que en los meses de enero y febrero la aguja no corre, prefiere permanecer en tierra. Atendiendo a sus registros, en un cambio de luna de principios de marzo del pasado año sí capturó varios ejemplares, lo que predijo que si en igual fecha se aventuraba al mar correría con buena suerte…y así fue.

“Además, cuando hay luna llena el chicharro no pica, porque aprovecha la claridad para agenciarse el alimento por su cuenta, y no se acerca al anzuelo”. Entonces Raúl se vale de mañas de avezado pescador. Coge mojarras y les retira las aletas, porque se encrespa cuando un pez grande se le acerca.

TIBURÓN

Aunque el matrimonio ha sacado varios tiburones de tamaño considerable, no olvidan el susto que pasaron una vez.

En esa ocasión tenían un gran tiburón sujeto al bote por la cola. Miriam aconsejó acercarse a la orilla para trabajarlo mejor, en ese instante el temido pez hace un brusco movimiento y consigue lanzar a Raúl, quien cae al agua a pocos metros del bicho.

En su nerviosismo Miriam solo consiguió gritar: “te lo dije, te lo dije”. En el sobresalto consiguió subir al bote y finalmente se dirigieron a la orilla y todo quedó en el susto. Una vez cerca de una playa treparon el tiburón a bordo.

Si bien el océano les fascina lo respetan, reconocen que un error les puede costar la vida. Como bien dice una canción, hasta el mar más azul esconde peligros. Pero como la vida misma, los riesgos siempre van implícitos ante cada obra que se acomete. La grandeza está en superarlos, como bien hizo este matrimonio.

Seguramente hasta el propio mar les extraña cuando pasa el tiempo y el bote Crucero no se aventura en sus aguas. Entonces Caletón y Buenaventura se quedan sin asombros ante cada captura de Miriam y Raúl, y hasta el amor se pone ceñudo, sin el sabor del agua salada y las peripecias en alta mar.

Older Posts »

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: