Iliana Ros-Lehtinen se disfraza de ambientalista pero no engaña ni a los corales


Tanto odio por Cuba transpira Iliana Ros-Lehtinen que no vacilaría en disfrazarse de payasa y colocarse en la nariz un huevo clueco, si de esa forma consigue perjudicar a la pequeña isla.
Ahora a la señora, presidenta del comité de relaciones exteriores de la Cámara Baja, le interesa la vida de los corales, y para su protección impondrá sanciones a empresas e individuos de terceros países que ayuden a Cuba a desarrollar la industria petrolera. Seguir leyendo Iliana Ros-Lehtinen se disfraza de ambientalista pero no engaña ni a los corales

Anuncios

Libertad de expresión en USA…no me hagan reir


Mi buen amigo Yohandry Fontana-él no sabe de mi aprecio- dio a conocer una lista de un grupo de periodista de USA cesanteados nada más y nada menos que por twitear verdades, un ejemplo más de esa gran dama liviana que se hace llamar libertad de expresión.
Aquí les va la lista cual la leí: Seguir leyendo Libertad de expresión en USA…no me hagan reir

¿Qué pasa con la pesa?


MARITZA ESTUPIÑÁN realiza las compras de alimentos, y en ocasiones de regreso al hogar no solo trae viandas, hortalizas o especias, también la preocupación de haber sido timada en el pesaje de los productos, y por ende en el precio pagado por ellos.
Y es que en estos tiempos difíciles que vivimos, resulta aún más difícil congeniar los intereses del consumidor y el expendedor, extraña circunstancia, porque debiera primar la satisfacción del primero, no su angustia.
En ocasiones notamos con cuanta pericia ciertos vendedores “manipulan” las pesas, casi sin mirar, con dominio absoluto, donde el error casi siempre perjudica el bolsillo del cliente.
Hace unos días escuchaba a una señora, tras confirmar el pesaje de sus mandados en otro establecimiento, respirar con alivio porque solo le faltaban unos gramos. Así de simple, como si el dinero cayera del cielo, Seguir leyendo ¿Qué pasa con la pesa?

Se me ha desteñido un Pedro Pablo Oliva


Fue desde una revista para niños donde me adentré en la obra de Pedro Pablo Oliva. Se convirtió en una de mis pintores preferidos y en sus pinturas de vivos colores con personajes reposados, en calma, entreví más de una vez al Apóstol. Quise vivir en la paz que trasmiten sus cuadros.
Cuelgo en una de las paredes de mi cuarto una reproducción del pintor pinareño. En ese entonces llegué hasta presumir de cierto dominio de su quehacer artístico, pero recientemente redescubro a Oliva, no solo por dejar extraviado a sus personajes durmientes en una butaca de mimbre, si no por su recurrencia a la figura de Fidel.
Meses atrás leía unas palabras de la Yoani Sánchez refiriéndose a la esposa del plástico y demandándole a él una posición abierta contra el gobierno; hoy leo una carta del propio Pedro Pablo tras ser revocado de su cargo de Delegado de la Asamblea Provincial del Poder Popular de Pinar del Río. Seguir leyendo Se me ha desteñido un Pedro Pablo Oliva

José Martí, el misterio que se nos revela


Bien dijo Lezama Lima al catalogar al Apóstol como ese misterio que siempre nos acompaña, quien llega a provocar una renovación en nuestra vida cuando se nos revela.
De Martí aprendí como amar; aún no se había desarrollado mi hábito por la lectura cuando a mis manos llegó un libro desvencijado, donde hallé una carta suya a una joven explicando que cuando te traicionan no debe existir malos sentimientos, simplemente muere el amor, y siempre se ha de amar “lo níveo, lo puro, lo casto”. Seguir leyendo José Martí, el misterio que se nos revela

Yoani Sánchez, Bin Laden y el destino de Frankestein


No creo a Yoani Sánchez, ni a la camarilla de asalariados de la SINA, capaces de precipitarse contra un edificio, a no ser que en este haya grandes sumas de dinero; pero Yoanita, y la horda de mercenarios que le secundan, tienen puntos de contactos con Bin Laden: fueron creados para luchar por la libertad. Como toda creación las hay imperfectas, y no siempre obedecen a los designios de su amo, más el único ideal de los mercenarios cubanos es el dinero que les suministran. Seguir leyendo Yoani Sánchez, Bin Laden y el destino de Frankestein

Hay, Madre, un día para ti…


Con tus ojos conocí el mundo, aferrado a ti aprendí a caminar. Tras las primeras caídas, tus manos y tu voz apaciguaron el dolor. A través de tus sentidos nombré las cosas, la primera palabra fue mamá.
Que dulce viajar con mi cabeza recostada en tu pecho, en ese entonces no pensaba en el cansancio de tus brazos. Seguir leyendo Hay, Madre, un día para ti…