¿Vocación humanista?

medico-cubano-trata-a-pacientes-de-colera-haiti2
Siempre escuchamos que la Revolución Cubana es en esencia humanista, y no se trata de mera consigna, basta realizar un sencillo recorrido por estos más de 50 años de proceso socialista para entender que siempre ha prevalecido el humanismo y respeto al individuo por encima de todas las cosas.

A veces uno se sobrecoge cuando descubre que un sinnúmero de países expulsan a un enfermo de un hospital si su seguro médico no cubre el tratamiento, se criminaliza la simple y hermosa imagen de una madre cuando amamanta a su hijo en un parque; o que a un policía nada le importa la vida de un hombre contra quien puede desfundar su arma y vaciarle el cargador en su cuerpo por “cometer el delito” de ser afrodescendiente.

Cuba es vanguardia en muchos frentes de luchas que ponderan y dignifican al hombre y la mujer, al niño y la niña; tomemos como punto de partida aquella campaña de alfabetización, o la Reforma Agraria, donde se trazó el camino justo al lado de los más humildes de esta tierra, donde miles de jóvenes impulsados por el amor dejaron sus hogares para enseñar a leer a los más humildes. La lista sería interminable de cuánto han hecho los hijos de nuestra nación por el prójimo, poniendo su vida en peligro, y dejando atrás a los suyos, muchas veces separándose de lo que más se ama: los seres queridos.

En este minuto que escribo, en alguna selva del mundo habrá una madre cubana de bata blanca mirando una foto donde su hijo le sonríe desde la distancia; o un padre que se perdió el alumbramiento de su primogénito, mas en agradecimiento, otra madre le pondrá su nombre propio al recién nacido, y esto ocurre cada día lo mismo en una ciudad venezolana, que en la jungla amazónica. Siempre he dicho que el cubano es noble por naturaleza, y el mundo lo sabe y nos lo agradece.

Por eso sueño y apelo cada día desde que abro los ojos y salgo a mi ciudad, porque se mantengan nuestros logros sociales, pero a veces no sabemos cómo defenderlos, necesitamos un vuelco en nuestro discurso cotidiano, muchas veces chato, superficial, y falto de sentimientos.

Por otro lado, si bien es cierto que Cuba debe alcanzar la prosperidad económica, a veces me pregunto a qué precio. Sería un error que el pragmatismo le ganara la batalla a los nobles sentimientos y las buenas intenciones. A las ganas de ayudar al prójimo, y que triunfe finalmente el individualismo, a veces creo que hacia allí vamos, irremediablemente.

He conversado con turistas que me aseguran que cuando lleguen los norteamericanos dejarán de visitarnos, y que temen sobremanera que los cubanos perdamos nuestra más bellas virtudes por un poco de dinero, esa alegría desenfadada y humanismo que nos caracteriza.

No olvido que hace algunos meses algunos lectores me cuestionaron cuando no me sumé al entusiasmo ante la visita de Obama. Sé que muchos vieron en su llegada una mejora económica in situ, que no será tan así, sin dejar de reconocer la valentía del mandatario norteamericano saliente. Pero mucho más que Obama me entusiasmaron las palabras del Papa Francisco en La Habana: “Quien no vive para servir, no sirve para vivir”. Y de estas últimas, no todos hablan.

Era un niño cuando Frei Beto entrevistó a nuestro Comandante en aquella colosal obra titulada Fidel y la Religión. A partir de aquel momento se publicaron varios textos que mostraban cuán estrecha era la semejanza entre un cristiano y un comunista.

Hace pocos días el propio Papa Francisco volvió a hacer referencia a ese paralelismo: “son los comunistas los que piensan como los cristianos…luchan por una sociedad en la que decidan los pobres, los débiles y los excluidos. Para obtener igualdad y libertad debemos ayudar al pueblo”.

Pero lastimosamente no siempre consigo ver ese sentimiento de bondad en derredor mío; a veces la ciudad se satura de caras adustas, maltratos, abandonos, nos urge un sacudimiento que nos regrese la ternura que se ausenta en ciertos lugares, y ojalá mis palabras llegaran a cada persona que presta un servicio a la población, que tramita una gestión y entendiera de una vez que una sonrisa y un buen trato lo hará mejor persona, y le hace un bien inconmensurable a nuestro proyecto humanista.

medico-cubano-trata-a-pacientes-de-colera-haiti2Y si algunos ven en mi tono un acento espiritual, está en lo cierto, pocos hombres leí con más espiritualidad y vocación de sacrificio que el Che Guevara con quien terminaré mi reflexión: “déjenme decirle, a riesgo de parecer ridículo, que el revolucionario verdadero está guiado por grandes sentimientos de amor”.

Anuncios

Ciénaga de Zapata: Encuentran viejos proyectiles pertenecientes a fallida Brigada 2506

dsc_9921

Por Arnaldo Mirabal Hernández

Foto: Dany Hernández

Las guerras siempre dejan su huella perenne en el alma de los pueblos. A más de 55 años de la Invasión a Playa Girón permanece en el recuerdo de muchos habitantes aquellas 72 horas las horas signadas por la metralla y el olor de la muerte.

Aún hoy aparecen bombas y torpedos sin detonar. Muchos habitantes aseguran que en el Humedal seguirán asomando proyectiles de los mercenarios, quienes escondieron parte de su armamento al saberse derrotados.

Y tras cinco décadas, parte de ese armamento apareció en la Finca Los Cocos, ubicada en el poblado de Bermeja de la Ciénaga de Zapata. ¡Gran susto se llevaron Eduardo Ramírez Lence y Aliuska Labrada Díaz!

Proyectiles encontrados por el matrimonio
Proyectiles encontrados por el matrimonio

El matrimonio escarbaba la tierra para cultivar semillas de calabazas, y del suelo, casi a flor de piel, asomó medio centenar de proyectiles y un medallón que, sin dudas, perteneció a algún integrante de la fallida Brigada 2506.

“Nos disponíamos a sembrar calabazas y a los primeros golpes de la guataca emergieron decenas de balas. ¡Imagina el asombro!”, rememora Aliuska.

“El parque estaba compuesto por 57 proyectiles de ametralladora Thompson y de revolver Colt 45. Solo ocho balas estaban en mal estado”, comenta Eduardo, militar retirado y dedicado hoy a las labores agrícolas.

Junto al alijo descasaban un medallón de bronce que pertenece a una vieja marca de automóvil.

Medallón encontrado junto a los proyectiles
Medallón encontrado junto a los proyectiles

Después del susto inicial decidieron no hurgar más en el terreno porque bien podría tratarse de un “cazabobo”, especie de trampa que explota al moverse un objeto, (muchas veces puede ser un arma) que funciona como detonador de una granada.

Según Eduardo, su padre le comentó que en la zona de Bermeja y San Blas desembarcó por aire el grueso de los paracaidistas.

Los proyectiles permanecen en poder del Ministerio del Interior para su posterior revisión técnica, aunque el deseo del matrimonio es que lo descubierto en su finca descanse finalmente en el memorial Playa Girón como parte de la memoria histórica de la Ciénaga de Zapata.

Salinas de Brito: El vuelo infinito de las aves (I parte)

Por Arnaldo Mirabal Hernández

Fotos: Dany Hernández

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Regresar a las Salinas de Brito cuando sobrevienen los últimos meses del año es estar en presencia de una de las escenas más encantadoras y misteriosas de la naturaleza: la migración de las aves. Allí llegan, procedentes del norte de nuestro continente, miles de ellas en busca de alimento y para guarecerse de las altas temperaturas que traen los últimos meses del año.

Algunas seguirán rumbo al Sur, otras permanecerán en ese remanso de aguas calmosas de esta porción occidental de la Ciénaga de Zapata, mientras dure la etapa invernal.

El concierto que emana de los mangles hace pensar que llegamos al paraíso de las aves; unas prefieren descansar en las ramas, y a los lejos asemejan flores que adornan el paisaje; otras remueven con sus picos el fondo de la laguna mostrando sus diferentes estrategias para capturar los alimentos. Asombra, además, la danza estilizada de los flamencos, el andar nervioso de los sarapicos, la pose tranquila y amenazante del gavilán Batista, que acecha a sus presas desde lo alto de un árbol.

LAS NODRIZAS DE LOS FLAMENCOS

Para recorrer gustoso la Salinas no solo se necesita cargar en la mochila las ansias inconmensurables de la aventura, o el gusto por el descubrimiento, primero que todo debes estar bien escoltado por la sabiduría de un guía amante de su quehacer, como es el caso del joven Yoandi Bonachea.

El joven guía Yoandi Bonachea
El joven guía Yoandi Bonachea

Su pasión por la observación de aves se pondrá de manifiesto en cada palmo de la laguna. Escucharle enriquecerá la escasa cultura que uno pueda tener sobre la Madre Natura, con la angustia de entender de antemano que nunca se llegará a aprehender del todo.

“La madre de la ciencia es la experimentación y la observación, rasgos que distinguen a un buen observador. Luego la necesaria bibliografía”, explica con sencillez el joven mientras muestra a un grupo de flamencos que se dejan ver a orillas de la carretera.

“Los flamencos no nidifican en Las salinas de Brito, a pesar de varias expediciones, nunca hemos encontrado nidos. Se reproducen en la reserva natural de río Máximo, en Camagüey. Una vez que los pichones están altos para volar, los grupos de nodrizas son los adultos encargados de traerlos a las áreas de alimentación.

Las nodrizas les enseñan a forrajear en la laguna en busca de pequeños crustáceos. Los flamencos juveniles se distinguen por su coloración grisácea. Con el tiempo van adquiriendo el peculiar color rosado a partir de su dieta. Una vez que se encuentran aptos para la reproducción regresan al río Máximo.

En esta nueva temporada varios especialistas del parque reconocen un incremento de la presencia de flamencos juveniles. Según explican, las causas pudieran ser disímiles, desde los azotes del cambio climático, hasta la incidencia directa del factor humano en su hábitat. Sin corroborar aún, entre las explicaciones se conjetura la entrega de tierras para el cultivo en zonas cercanas del río camagüeyano.

El gavilán Guincho alza el vuelo mientras sostiene un jurel capturado
El gavilán Guincho alza el vuelo mientras sostiene un jurel capturado

EN BUSCA DEL GAVILÁN GUINCHO

El fondo de las Salinas de Brito es fangoso, mas se puede avanzar un largo trecho a través de las aguas. Allí no existen arenas movedizas que se tragarían a una persona. Otro temor latente, los cocodrilos, según explicó nuestro guía Bonachea, son escurridos y se asustan ante la presencia del hombre.

Sin embargo, en algunas porciones existen rocas bajo agua que pueden provocar serias heridas, pero uno pasa por alto esas circunstancias atraído por la idea de observar de cerca un nido de gavilán Guincho.

Se trata de la mayor ave rapaz del archipiélago cubano. Aunque la bibliografía no la recoge entre las especies endémicas de Cuba, nos referimos a nuestra águila pescadora por excelencia. Su dieta principal es el pescado.

Llama la atención la dimensión de sus nidos, construidos con ramas, con un diámetro superior a los 50 centímetros en su cono. Por lo general, cría de dos o tres pichones.

Sigilosamente atravesamos las aguas y llegamos a un pequeño cayo. El fotógrafo Dany Hernández es el encargado de detener el instante en que el águila arribará a su nido; para mayor sorpresa, la descubrimos en una rama alimentándose de un jurel capturado.

Nido del gavilán Guincho, el ave rapaz de mayor envergadura en Cuba
Nido del gavilán Guincho, el ave rapaz de mayor envergadura en Cuba

El águila, recelosa, impide que el equipo periodístico, logre retratarla posada en su nido pero conseguimos en cambio otra imagen inolvidable: alza el vuelo con un pescado en sus en sus garras, escena que solo se puede obtener adentrándose en las Salinas de Brito, allí donde se aprecia el vuelo infinito de las aves.

Ciénaga de Zapata: El duro bregar de las materias primas (I parte)

Fermín Puig se siente desalentado al ver la nulidad de su esfuerzo.
Fermín Puig se siente desalentado al ver la nulidad de su esfuerzo.

Por Arnaldo Mirabal Hernández

Fotos: Dany Hernández

Sentado en su humilde portal, Fermín Puig Fish echa una mirada de desaliento a la montaña de plástico que descansa frente a su casa desde hace varios meses. No llegó allí por arte de magia, más bien fue producto de su esfuerzo como recolector de materias primas.

Con sus 65 años, lleva más de 30 dedicados a esa faena. En un inicio solo recolectaba botellas de cristal que vendía a la bodega por el precio de 20 centavos. En aquel entonces, trabajaba en la Empresa Forestal, pero en su tiempo libre almacenaba frascos de cristal para obtener un dinerito extra.

Natural de Aguas Dulces, próximo a Caleta Buena, desde hace muchos años se radicó en Playa Girón. Al jubilarse y ver cómo cambiaba para bien el sistema de recogida decidió tomárselo más en serio, sobre todo con la implementación de nuevos precios.

Sin embargo, en los últimos tiempos la meritoria tarea que realiza no resulta recompensada.

“Las cosas no siempre funcionan como aparecen en loa mensajes televisivos, en los cuales se explica que debe recuperarse cartones, plásticos pero en la realidad no siempre es así”, explica Fermín.

“Existen muchas variedades de envases de cristal que la empresa de materias primas no adquiere, ahora mismo en la casa de compra de la Ciénaga de Zapata no reciben cartones ni botellas de cerveza, solo de ron, además de aluminio y chatarra ferrosa.”

Una montaña de plásticos descansan frente a la casa de Fermín, cuyo destino final será algún vertedero
Una montaña de plásticos descansan frente a la casa de Fermín, cuyo destino final será algún vertedero

PLÁSTICO SIN SALIDA

La mayor preocupación de Fermín Puig recae en el destino final que le dará a los desechos de plástico acumulados durante meses y que no ha podido vender.

“Los tengo almacenados no los compran, y los trabajadores de salud y de la lucha contra los vectores me han aplicado varias multas.

En su hogar reposa más de una tonelada de dicho material, que no se tradujo en dinero merecido tras el esfuerzo; en cambio, terminará en uno de los tantos vertederos que crecen cada día en el Humedal.

“Aguardaba la esperanza de llevarlo hasta Rodas, en el municipio de Cienfuegos, pero la gestión no fructificó.

“Desistí de traerlo al centro de recolección de Buenaventura porque allí nada funciona como debería: no respetan el horario de apertura, cuando abren el dinero no ha llegado, siempre es una historia diferente.

Fermín asegura que un vecino de Girón también se deshizo de una cantidad considerable de cartón porque tampoco pudo venderlo.

“Si pasas un día por la carretera que comunica con Caleta Buena, verás en un vertedero próximo la montaña de materia prima desaprovechada, lo que representa perdida para nosotros y para el país, y daño al entorno.

Marisol y Juan no entienden la poca seriedad del centro de recolección del centro de materia prima
Marisol y Juan no entienden la poca seriedad del centro de recolección del centro de materia prima

LA BATALLA CONSTANTE DE JUAN Y MARISOL

Al fondo de la Casa de Abuelos de Playa Girón viven dos ancianos que se olvidaron un tanto de sus achaques y enfermedades para conseguir un sustento extra con la recolección de desechos sólidos.

En el patio de su morada Juan José Rodríguez Toledo y Marisol Álvarez Clemente machacan latas de aluminio. Reconocen que las cosas no funcionan bien en el centro de recolección de Buenaventura.

“Muchas veces llegamos allí antes de las siete de la mañana y el primer trabajador arriba al centro después de las nueve. A esa hora es que salen a buscar el dinero del banco.

Además de los problemas con las violaciones en el horario, el matrimonio señala otros: “ahora solo compran latas y botellas de ron, no están recepcionando plástico, ni cartón, ni botellas de cerveza”.

“Preferimos llevar nuestra carga a Rodas pero el gasto se hace insostenible. Un camión hasta Cienfuegos puede superar los 800 pesos.

“El viejo y yo nos jubilamos. Él tiene 75 años y yo 64, este trabajo lo realizamos para ir viviendo porque la chequera no alcanza. Soy convaleciente de cáncer pero me siento con fuerzas”, comenta Marisol.

Juan José agrega: “en esta zona la recuperación es elevada por la cantidad de hostales, paladares, y demás centros turísticos; en una semana podemos almacenar 100 kg de aluminio y más de 500 botellas; cada kilogramo cuesta 8 pesos y las botellas 2.50; estamos conscientes que con nuestro trabajo ganamos dinero, pero también ayudamos a la economía del país y protegemos el medio ambiente.

El matrimonio no logra explicarse como en variadas ocasiones han realizado viajes fallidos por las insuficiencias del centro de Buenaventura, viéndose obligados a dejar la mercancía en casa de algún conocido.

“Hemos estado hasta tres días para venderla. No se respeta el horario de apertura; cuando abre debemos esperar porque saquen el dinero del banco; en ocasiones se quedan sin capital; creo que el mayor problema es de organización y respeto.

El almacén del centro recolector de Buenaventura se encuentra atestado de materias primas, lo que impide volver a comprar otras como las botellas de cerveza y cartones.
El almacén del centro recolector de Buenaventura se encuentra atestado de materias primas, lo que impide volver a comprar otras como las botellas de cerveza y cartones.

ANALIZANDO LA MATERIA

Adolfo Ricardo Gómez, director del centro de recolección de Materia Prima, ubicado en el enclave de Playa Larga, explica que el plástico no se compra debido a su mala calidad.

Sobre el horario de apertura, reconoce que si bien está estipulado la apertura a partir de las siete de la mañana, algunos trabajadores viven en Jagüey Grande y en ocasiones se les dificulta la llegada en tiempo por problemas de transporte.

Otras preocupaciones de los recolectores, como la negativa de adquirir botellas de cerveza se explican en parte al observar el almacén del centro con más de 3000 mil cajas de cervezas, las cuales no se recogen desde hace tres meses. Algo que escapa de las manos del directivo, o lo que comúnmente llamamos problemas objetivos, pero los subjetivos afectan también. A este redactor le sobran las palabras, solo quisiera acotar que la mayoría de los recolectores de materias primas son personas de la tercera edad; certera y precisa fue la entrevistada Marisol: organización y respeto sobre todas las cosas.