Todos los chamas de mi barrio van a la escuela

Sin teque, pero todos los niños cubanos asisten a la escuela

Cada mañana de camino a mi trabajo redescubro la ciudad y a mis congéneres en el eterno ir y venir de una pequeña comarca, amurallada por el mar y el tiempo. Para mí, la ciudad es una extensión de mi cuerpo, quizás por ello nunca me he pensado fuera de la isla, ni de Matanzas.
Con estirpe de provinciano errumbo mis pasos hacia el futuro, porque debo creer en él, no por mi comodidad, más bien por la de los míos.
Cuando observo desde mi portal a los chamas del barrio jugando sin zapatos y descamisados, pienso en mi infancia y me veo reflejado en los niños que inocentemente se divierten en el eterno juego de Seguir leyendo Todos los chamas de mi barrio van a la escuela

Anuncios

Científicos reconocen posibilidad de detectar a un mentiroso, pobre Yoani sánchez


Aún cuando una persona que está mintiendo ponga cara de póquer para no dejar entrever ningún indicio emocional de lo que pasa por su mente, hay huellas sutiles que seguirán delatándola.
Ésta es la conclusión a la que ha llegado el equipo de Mark Frank de la Universidad en Buffalo de Nueva York.
Frank ha pasado dos décadas analizando las caras de personas mientras mienten.
Los resultados de su más reciente estudio sobre el tema, llevado a cabo junto a Carolyn M. Hurley, indican que aunque los mentirosos pueden amortiguar movimientos faciales como los de las cejas o las sonrisas cuando un policía o alguien con autoridad les está haciendo preguntas sobre aquello que fingen no conocer o no haber hecho, no es posible reducir hasta cero los movimientos faciales delatadores, ni mantener todo el rato esa disminución de expresividad. Seguir leyendo Científicos reconocen posibilidad de detectar a un mentiroso, pobre Yoani sánchez

Matanzas ya se prepara para la zafra


Aunque faltan tres meses para que se escuche el pito del central Jesús Rabí, de Calimete, encargado de comenzar la molienda el venidero diciembre, desde ya se percibe el ajetreo en las tres fábricas de la provincia.
El René Fraga, de Colón, marcha holgadamente, tras cumplir el compromiso de cerrar las reparaciones en el mes de julio al 30 por ciento, no así en Rabí y Mario Muñoz. Los obreros de ambas industrias, con una actitud que muestra sentido de pertenencia, renunciaron a sus vacaciones y continuaron las labores de reparación en agosto, recuperándose el atraso.
En los primeros días de septiembre, con la incorporación del grueso de las fuerzas, la llegada a tiempo de recursos como gases y electrodos, y la estimulación material de los trabajadores destacados, pretende arribar al 60 % de las tareas culminadas. Seguir leyendo Matanzas ya se prepara para la zafra

Punto de venta de carretera digno de imitar

Los Puntos de venta de carretera acercan los productos agrícolas a la población

A la salida del municipio de Perico rumbo a Colón, emerge uno de estos establecimientos que marca la diferencia por estar abarrotado de garbanzos, frijoles, chícharos, yuca, boniato, diversas variedades de plátanos, hortalizas y frutas.
Carlos Rodríguez atiende el lugar, extensión del Mercado Agropecuario Estatal, de martes a domingo; y Julio Martínez, vecino de Perico y quien vive a pocos metros del mercado del pueblo, prefiere realizar sus compras aquí porque siempre está surtido y la cola es menor, aunque a los pocos minutos se congregaron varios consumidores, entre ellos quienes viajaban en auto.
Desde su creación, los puntos de ventas se han adueñado de las principales vías de la provincia, como alternativa para acercar los productos del campo a la población.

Casi 10 mil matanceros con tierras en usufructo

Más de medio millar de matanceras solicitan tierras en usufructo

Un total de 9 mil 727 matanceros han recibido más 91 mil hectáreas de tierra para contribuir a la producción de alimentos y el desarrollo agropecuario de la provincia.
Estimular la siembra de caña de azúcar cercana a los centrales en activo, y que el cien por ciento de las tierras entregadas produzcan, resulta prioridad en el territorio.
Hasta la fecha se han incorporado 551 mujeres, al igual que crece el número de jóvenes que ven en la agricultura una importante fuente de empleo, como lo demuestra el rango de edad del 31 por ciento de los usufructuarios, quienes oscilan entre 18 y 35 años.
Recientemente se actualizó el balance de uso de la tierra y arrojó en 100 mil las h declaradas ociosas, lo cual demuestra la reserva con que aún cuenta la provincia.
Actualmente se mapifica el balance para que la persona que decida dedicarse a la agricultura, conozca la ubicación, ubica, categoría del suelo y posible destino.
La especialista Mildrey Mastrana González, directora de la Oficina Provincial de control de Tierra, afirmó que se han extinguido un total de 556 usufructos, por voluntad propia en la mayoría de los casos.
La directiva argumentó que el Decreto Ley 259 es perfectible y se estudian modificaciones, entre ellas las extensiones a entregar y el período de tiempo del usufructo.

Llegará el día que ya no piense

Llegará el día que ya no piense,
Que al ascender la alta cumbre no te halle allí, calmada y hermosa,
Llegará la noche que concilie el sueño, reparador, y tú no brotes de la nada,
Llegará el instante que entienda que no serás nunca para mí,
Seré fuerte para descubrir que los amores se aplacan, no se olvidan y aprendemos con el tiempo a llevar el dolor,
No me dolerán mis huesos deprimidos de tanto ansiar acampar bajo tu belleza, Seguir leyendo Llegará el día que ya no piense

¡Guamuta existe!


Siempre creí que ese curioso nombre no perteneciera a la realidad, quizás un poblado creado en la imaginación de alguien para señalar la lejanía de un lugar.
Una vez ofendí a una inocente viejecita porque se negaba a devolverme mi balón y mi primo Roberto me aseguró que me propinaría una patada, allí donde la espalda pierde su ilustre nombre, que viajaría sin escala hasta Guamuta.
Aquella frase quedó grabada en mi mente, mas nunca imaginé que perdida en la geografía matancera existiera un pueblo con semejante nombre, hasta hace unos días cuando viajaba de Colón hacia Martí, municipios de mi provincia, y de improviso un cartel me propinó una “guamutazo” que quedé atónito, como si me hubieran pinchado mi único balón.
Pues sí amigos, Guamuta existe, y sus pobladores comen y hacen el amor como el resto de los mortales, aunque un poquito distante del mar. Dejo de tarea el gentilicio…