Moltó, el amigo


Porque uno llega a creer que a quien se quiere nunca se irá definitivamente. Por eso siempre guardé la esperanza de reencontrarme con Antonio Moltó un día de esos y conversar de tantas cosas, pero ya no será. Desde la voz dulce y triste de una amiga supe la noticia de su deceso. Por unos momentos quedé en silencio como analizando la frase, y lo que representaba para muchos, y para mí su partida, porque Moltó era mi amigo.

Como la vida obra de manera misteriosa, de niño lo conocí desde el programa de radio Hablando Claro. Sin soñar tan siquiera con ser periodista, admiraba su fuerza y convicción al hablar de nuestros problemas; y fruto del azar concurrente luego goce de la dicha de su amistad y conversación.

Era sin dudas un gran orador, uno podía escucharle horas y horas hablando de lo humano y lo divino, de la cotidianidad, los problemas de los periodistas, porque nada del sector periodístico le era ajeno.

Fue de las personas más humanas que he conocido, de las más humildes, también poseía el don de escuchar, como aquella vez que con el asombro de un niño curioso quedó conmovido antes la fuerte faena de una campesina matancera de envuelta de la Angelina. Sin protocolos, ni poses circunspectas, el Presidente de la Unión de Periodista de Cuba quiso saberlo todo, y su actitud era la de un guajiro más. Desde ese día se ganó el corazón de aquellos lugareños, quienes cayeron en cuenta de quién se trataba cuando le vieron en la televisión tiempo después.

Las ganas de trabajar, los deseos de transformar y revolucionar el sector periodístico, unido a los continuos y extensos viajes quizás le pasaron factura a su salud maltrecha. Había que ponerse fuerte con él porque muchas veces hacía poco caso a los consejos médicos. Recuerdo aquella vez, cuando no nos conocíamos aún, que me pidió un cigarrito para fumar escondido en una asamblea. Yo, que le admiraba desde antes, sentí que compartir un cigarro con Antonio Moltó, ser su cómplice en algo, me resultaba una gloria inmensa.

Hoy estoy triste, y quisiera engañarme y decir que me reconfortarán los momentos compartidos, las confesiones hechas, su amistad y hombradía a prueba de todo, mas sé que seguiré triste porque con su partida se me deshizo la esperanza de volverle a ver, de escucharle una última vez. Desde este 15 de agosto los periodistas cubanos iremos un poco huérfanos, y los hombres y mujeres de bien desolados, porque partió para siempre un hombre bueno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s