Posteado por: arnaldomirabal | 24 abril, 2017

Juventud rima con militancia

Chileno militante interrumpe a Rosa Marìa Payá (desde aquí puedes acceder al vídeo)

Recuerdo cierta vez en la universidad cuando alguien desaprobó la combativa iniciativa de un grupo de estudiantes decididos a no silenciar los crímenes de Israel contra Palestina. Aunque la intención era noble, seguramente esa persona creyó que ciertas acciones, por justas que sean, no pueden acometerse sin el visto bueno de “arriba”.

De más está decir el malestar que provocó tal reprobación, no solo por la justeza de nuestra marcha, sino además porque se mutilaba algo tan necesario y vital en la juventud militante: la espontaneidad.

Aunque días después se llevaría a cabo otro acto con similar objetivo y más aseguramiento logístico, no fue igual, le faltaba el sentimiento que provoca lo urgente y necesario.

También debo reconocer que en ocasiones la premura desluce cualquier acción por noble que sea, aun así creo que se debe rescatar la espontaneidad, y aquí léase como sinónimo de naturalidad y frescura.

Son muchas las ideas que uno pudiera aportar en torno a los 55 años de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), la vanguardia de la juventud cubana, guía que se adquiere con el ejemplo diario y el esfuerzo continuo.

En ocasiones uno pudiera pensar, como reproducen siempre ciertos medios occidentales, que nuestros jóvenes adolecen de militancia, para asumir, en cambio, cierta actitud “apolítica” hacia los retos que Cuba nos impone hoy.

Se puede cometer ese error sobre todo al observar la combatividad de los estudiantes latinoamericanos, quienes se ven obligados a exigir en las calles una mejor educación que el Estado les niega.

Y es cierto, los estudiantes cubanos no necesitan reclamar esas demandas porque las adquirieron hace mucho, pero sería pecar de ilusos y, hasta dañino, el pensar que tienen todo resuelto y no hay por qué luchar.

Creo que es ese el principal reto que tiene hoy la UJC: lograr que la lucha sea atractiva, (y no me refiero a esa lucha que muchos entienden por agenciarse el sustento diario, en ocasiones subrepticiamente), no, hablo de la otra, la que dignifica y ennoblece, ese combate diario contra las imperfecciones propias, para después eliminar las que nos rodean.

En Cuba existen más de 2 millones de personas que engrosan ese sector etario, un refuerzo de una valía inconmensurable capaz de transformar un país con solo proponérselo. Y de más está decir que muchos lo logran. Basta recorrer la provincia para descubrir a miles de ellos en la entrega permanente, lo mismo en un centro científico como la Estación Experimental de Pastos y Forrajes Indio Hatuey; en un hotel de Varadero, o regalando su arte en el Conjunto Artístico Korimakao.

En estas más de cinco décadas, los jóvenes han estado en la vanguardia: desde aquella Campaña de Alfabetización, pasando por los gloriosos días de Girón y el significativo papel de los bisoños artilleros, casi niños; hasta los internacionalistas en Angola.

Larga es la lista que demuestra la entrega y valía de nuestra juventud, la que ha ofrecido no solo el sudor, sino lo más preciado que podía dar: su propia vida.

De ahí el peligro del anquilosamiento. La historia se construye día a día, y si bien es importante rememorar cada hazaña y llevarla siempre presente, hay que destacar, que cada Generación tiene su propio Moncada donde demostrar su valor.

Hoy no se trata solo de dominar los fusiles y plantar una efectiva emboscada al enemigo. En nuestros días la batalla se dirime en el campo de las ideas como bien dijera Fidel, y hacia allí hay que dirigir las energías.

Pero ¡ojo!, las ideas no pueden relegar a las acciones, deben ir hermanadas. El pensamiento resulta útil para saber qué se quiere, y la praxis para su efectivo acometimiento.

Siempre he compartido la idea de que los jóvenes deben lucir, hablar y luchar como lo que son, desterrar el formalismo, las frases prefabricadas que a veces hacen mella en algunos mayores. La frescura, franqueza, la actitud sin doblez debe caracterizar su accionar allí donde estén. A la UJC le toca liderar esa masa juvenil, para ello la militancia debe salirse del marco cerrado y a veces excesivamente formal de una asamblea, ir muchos más allá de los acuerdos que se anotan en un acta.

Discutir, proponer, ser artífice y protagonista, esa es la misión verdadera. Donde la juventud se imponga una nación reverdece. No es tarea fácil. No son pocos los que desoyen y hasta temen a la sangre joven, desconociendo que en nuestra historia Patria los de menor edad siempre estuvieron en la primera línea, dispuestos a eliminar las injusticias y transformar un país. Es la historia quien pone cada cosa en su lugar, eso sí, siempre que se luche por alcanzarlo. De los jóvenes será el espacio que decidan ocupar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: