Playa Girón en el corazón de una japonesa

dsc_1207
Un nombre propio poco habitual se escucha en ciertos espacios de Girón. Tan acostumbrados los cenagueros a nombrar a sus coterráneos como María, Rosa, Matilde o Pepe, desde hace algún tiempo incorporaron el de Satoko Kojima, una japonesa deslumbrada por la belleza del sur matancero.

Y fíjese si quedó prendada de esos parajes, que de los 70 países que recorre durante los seis meses del año que dedica a su afición de mochilera, Cuba y Girón, nunca quedan fuera. Basta escucharle hablar de las transparencias y el azul turquesa de Caleta Buena, o de la simpatía de la gente, para entender de su amor por ese pedazo de la Isla caribeña.

Lejos de lo que algunos piensan, Satoko, o Toko, como le llaman sus allegados, se logra comunicar en español aceptable, un gran logro para una japonesa. Antes de conocer Cuba, permaneció dos meses en Nicaragua, agregando el idioma de Cervantes a otros como el koreano, el francés y el inglés, que ya dominaba.

Aunque proviene de Tokío, una de las ciudades más modernas y agitadas del mundo, le encanta la tranquilidad de la isla y la simpatía del cubano, así como la arquitectura colonial. Todo le seduce de Cuba, hasta su sistema socialista el cual comenzó a estudiar.

Eso sí, su paladar sí ha titubeado un poco, nada se compara a su arroz japonés, pero lo que el sazón no pudo conquistar, lo lograron las frutas, sobre todo la guayaba y el mango.

En las seis ocasiones que ha visitado la nación antillano, Girón no ha faltado a su itinerario, gracias a la amabilidad de su gente.

Por tal motivo Satoko se dio a la tarea de convertirse en una especie de embajadora de Girón en Japón. Una especie de guía que le comentará a sus locales las bondades de una porción del planeta ignorada por ellos.

“Los japoneses temen viajar a América por la barrera del idioma, yo quiero ser como un puente entre mi país y esta joya caribeña, siempre les digo Cuba es hermosa, y Playa Girón también, pero sobre todo deben conocer Caleta Buena”.

Trabaja en los medios de comunicación de su país doblando dibujos animados del inglés a su lengua materna, y con cierta alegría de niña, conversa sobre la tranquilidad ciudadana que haya a dondequiera que va, incluso, más de una vez ha dejado la bicicleta olvidada y cuando regresa aún permanece en su lugar.

Y aunque reitera haber quedado prendada de la alegría de los cubanos y su manera de bailar, tiene algo muy claro: serle fiel a su esposo y evitar cualquier romance porque “los cubanos son muy simpáticos, pero algo bandidos, a veces tienen chicas ¡a pululuuuu”!

dsc_1246-1

Así es el nombre de Satoko en escritura japonesa
Así es el nombre de Satoko en escritura japonesa
"Yo amo a Cuba"
“Yo amo a Cuba”
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s