Posteado por: arnaldomirabal | 11 mayo, 2016

Toby, el cocodrilero mayor

2
Roberto Ramos Taragarona se asemeja físicamente al escritor norteamericano Ernest Hemingway. Quizás su estatura no sea tan alta como la del novelista, pero sí es robusto, y posee una barba blanca y profusa de hombre sabio que ha vivido mucho, y tiene demasiadas cosas que contar.

Posee además esa pose de personaje de aventuras que se incrementa cuando se asoma en su pecho un colmillo de cocodrilo. Lo conocimos sentado en una computadora, pero no es un ser de escritorio, le gusta el riesgo y ese sobresalto que produce ir en busca de lo desconocido. Difícilmente prefiera cazar grandes búfalos y recorrer sábanas africanas. Lo suyo es recorrer los pantanos de la Ciénaga de Zapata, y desde sus zanjas y canales estudiar los grandes reptiles que aun habitan la zona.

De sus 65 años, casi dos décadas las ha dedicado al estudio del cocodrilo cubano. Hombre de aventuras como es, cambió su natal Centro Habana por la inhóspita Ciénaga. Llegó con apenas 23 años y un título que lo presentaba como Licenciado en Ciencias Biológicas en la Universidad de La Habana. Estudió sobre los peces, pero se enamoró de los cocodrilos.

En la década del 70 arribó al criadero para no irse más. Los pobladores le endilgaron el mote de Médico. Todo ese tiempo transcurrido lo ha dedicado a las investigaciones sobre el Crocodylus Rhombifer.

Su sencillez le inclina a hablar poco de sus títulos y reconocimientos, pero cuando se menciona el nombre de Roberto Ramos Taragarona, o simplemente Toby, como todos le conocen, se nota la admiración general en torno a su potente figura y vastos conocimientos. Para muchos es el que más conoce de cocodrilos en la Ciénaga, Cuba y un poco más allá.

Con gran dominio habla de las características de estos animales, y menciona, como de pasada, restándole importancia, sus conferencias impartidas en medio mundo y sus artículos científicos en prestigiosas revistas.

Él no cree que sea quien más sabe, según sus palabras solo es el más viejo. Pero en el mundo de los reptiles es una autoridad por su sabiduría.

Aborrece los títulos y la grandilocuencia. Le gusta que le llamen simplemente Cocodrilero, como sus amigos cenagueros que se dedican a la captura de esta especie, y de los que ha aprendido tanto.

En la conversación afloran datos y fechas precisas. Llegó al sureño municipio el 8 de septiembre de 1974 como biólogo piscicultor. “Pero cuando me hablaron de cocodrilos me sentí atraído. Vi un mundo nuevo y fascinante que al final me atrapó”.

Durante años trabajó en el criadero y actualmente se desempeña como especialista en el órgano del Citma en la Ciénaga de Zapata.
3
“Me fascinan los cocodrilos pero le voy al equipo de Industriales”, expresa Toby con una amplia sonrisa que denota su buen carácter. Confiesa que donde único ha traicionado a sus reptiles es en la pelota.

Conoce del temor generalizado hacia esas feroces criaturas de boca dentellada, mas él asegura que trabajar con ellos es muy seguro, “más temerarios son quienes manejan en la carretera”.

Para él la palabra agresivo solo se le puede endilgar a los humanos. Sin embargo, reconoce que el cocodrilo cubano se considera entre las tres especies más fieras del planeta.

El rhombifer también lidera la lista de lo más saltadores y el más terrestre, es decir, el que más velozmente se desplaza en tierra. Suelta una carcajada cuando se hace mención a la carrera en zigzag para evitar su embestida. “¡Es puro cuento chino! Trépese a una mata o evite transitar por donde ellos estén”.

Asegura que de todas, la especie cubana es la más elegante por su porte robusto.

Toby respeta a estos fieros reptiles. Pero si trabajas con fieras una que otra vez te marcarán la piel. Lleva como trofeo una mordida en una mano y otra en el pie. Él le resta importancia “un que otro colmillazo”, dice.

Siente un amor especial hacia estos seres, pero ataja rápido para que no haya confusión, más ama a su esposa que comparte su vida y sueños en el poblado de Jagüey Grande.

COCODRILO

Lo que más admira de los cocodrilos es su adaptación para poder subsistir a lo largo de millones de años. Por ejemplo, su flujo sanguíneo, ya que puede mezclar sangre venosa con sangre oxigenada, lo cual le permite permanecer mucho tiempo debajo del agua.

Posee la cola como motor propulsor, además de tener cuatro cavidades en el corazón. “Ver comer a un cocodrilo es un espectáculo”, asegura.

“El juego amoroso también es hermoso a pesar de su fama de intratable. La hembra enamora al macho y luego protege su nido con mucha dedicación. Si te imaginas la mordida poderosa de este saurio, y luego ves como es capaz de trasladar los huevos y crías en la boca sin hacerles daño, entenderás que también son delicados”.

Reconoce que la ciénaga es el único lugar de la isla donde habita el cocodrilo cubano de forma silvestre en un área muy restringida.

Salvaguardar a este ejemplar de la fauna cubana reviste gran importancia por tratarse de un depredador que favorece la cadena alimenticia. Se trata de un ingeniero que construye canales y huecos donde pueden subsistir otras especies en tiempo de sequía. Es un saneador del medio ambiente que se alimenta de huevos de aves que caen de sus nidos.

ANIMAL SAGRADO

Toby siente preocupación porque en otras culturas reverencian al cocodrilo como animal sagrado. “En países como México o en el continente africano es un animal sagrado, en Cuba desgraciadamente no se ha integrado del todo a la cosmogonía religiosa”, aspecto este que pudiera contribuir a su protección.

Aun así, el estudioso cree firmemente que perdurará, a pesar de los peligros que atentan contra su existencia. “Primero, la hibridación con el cocodrilo americano (Crocodrylus Acutus)”. Sin embargo, Roberto Ramos no se alarma del todo con la hibridación entre estos ejemplares.

“Lo veo como algo natural, si la naturaleza decidió que eso sucediera quizás responda a su adaptación”.

La otra causa que amenaza a esta especie es la caza ilegal, provocando una drástica disminución, si a ello sumamos su hábitat restringida.
4
“Pienso que debe trabajarse con las comunidades más cercanas para buscarles otras alternativas económicas. También viene gente de fuera. El desarrollo del turismo trajo aparejado la caza ilegal, ya que antes los pobladores autóctonos no lo comían.

“Debemos inculcar en las nuevas generaciones el amor y respeto hacia estos animales. Que las personas lo vean como un símbolo nacional, que se convierta en el orgullo del cenaguero.

“Y eso no lo hemos podido trasmitir. Nos enfrentamos a otro problema, ¿cuántos cenagueros viven actualmente en la ciénaga? Con los años se han radicados muchos habitantes que vienen de otros territorios, y se puede perder la cultura autóctona.

“Debemos crear conciencia de que se trata de una especie rara en peligro de extinción, y un símbolo para los cubanos.

“Yo soy conservacionistas pero la filosofía de los especialistas a nivel mundial habla de uso sostenible. Si podemos aprovechar las especie que pueda beneficiar a los humanos debemos hacerlo, pera racional y sabiamente, no como lo estamos haciendo ahora.

LIBERACIÓN

Refiere el especialista que Cuba es de los pocos países que concilian la cría en cautiverio con la vida silvestre del cocodrilo. Estas no se ver de manera distante. El criadero permite realizar estudios difíciles de acometer en el medio natural, y sobre todo conservar la variabilidad genética de la especie.

“Pero entender qué sucede en la vida natural también resulta vital, de lo contrario no sabemos lo que está pasando. ¿Ha aumentando la hibridación? ¿Está desplazando al cocodrilo cubano? Los estudios también se hacen en el terreno, sin recogida de datos solo son palabras infundadas.

Con el entusiasmo de un niño Toby habla de la reintroducción de 99 cocodrilos en su hábitat natural. Recuerda que un proyecto similar se realizó en la Isla de la Juventud en el año 1989, pero no arrojó los resultados esperados. “Hubo muchos desaciertos, faltaron medios para el monitoreo y estudio. No solo es liberarlo, sino además que los habitantes entiendan la importancia de su conservación”.

Como hecho sin precedentes cataloga la reintroducción de la especie en la zona oriental de Zapata. “Se dice que en esa región su presencia era considerable, pero se cazó discriminadamente para comercializar la piel. Existe bibliografía que habla de 26 mil capturas entre 1902 a 1945 solo en la Laguna del Tesoro. El cocodrilo cubano llegaba hasta Yaguaramas, pero se extinguió prácticamente en esa zona.

“Después de realizar un análisis en el 2012 determinamos que existían varias zonas idóneas para la liberación. A partir de la guía de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza para la liberación de animales, comenzamos el proyecto de reintroducción.

“Escogimos una zona antropizada, donde se nota la influencia del hombre en el entorno, ambas especies puede coexistir. Después de un profundo estudio se determinó que el lugar reúne las condiciones favorables. Se trata de una experiencia nueva, y estamos a la espera de los resultados que arrojen las investigaciones en el terreno. Pero ya visitamos el lugar y la población se muestra saludable.

CAMBIO CLIMÁTICO

Los rigores del cambio climático ya se hacen sentir en el planeta. En Cuba la Ciénaga de Zapata aparece entre las regiones más vulnerables ante el ascenso del nivel del mar.

Pero Toby no es un ser apocalíptico, más bien derrocha optimismo. “Existen organismos vivos que pueden adaptarse al cambio climático; es algo que llamamos resiliencia. Si el cocodrilo pudo sobrevivir a más de 70 millones de años, ¿a cuántos cambios climáticos sobrevivió? Pienso que cuenta con la capacidad para adaptarse.

“Ahora, no pueden perderse de vista varios aspectos. El sexo de los cocodrilos está determinado por la temperatura. Si estas se elevan puede predominar un solo sexo.

Toby en una de sus recorridos por los pántanos de la Ciénaga de Zapata

Toby en una de sus recorridos por los pántanos de la Ciénaga de Zapata


“Otro aspecto a analizar guarda relación con el nivel del mar. La ciénaga de Zapata tiene escasas zonas altas para la nidificación, y si penetra el agua atentará contra su reproducción.

Pero la ciencia no se trata de supuestos, las hipótesis se corroboran con hechos, sin embargo, Toby está seguro que el cocodrilo cubano continuará existiendo.

“Es una asignatura abierta que nunca llegas a dominarse del todo. Siempre hay algo nuevo que descubrir. Y mientras tenga fuerzas, seguiré conviviendo y estudiando a estos hermosos animales. ¿Sabes que estudios recientes arrojaron que posee inteligencia?….

Recuadro
El último conteo se hizo en 1996 y que arrojó que la tendencia poblacional era estable. Alrededor de 3 mil 500 ejemplares. En el 2012 se estudió la densidad en dos comunidades pequeñas y se comportó de manera similar. Se maneja la cifra de alrededor de 18 cocodrilos por kilómetro cuadrado. En biología se considera una población sana y numerosa. Pero el cazador furtivo sigue creciendo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: