Posteado por: arnaldomirabal | 1 mayo, 2016

Amor bendecido por el humo de carbón

carboneros de guasasa
Dicen que el amor no tiene horario ni fecha en el calendario. Pero los años pesan y pueden estropear la propia vida y a hasta tan bello sentimiento. Sin embargo, cuando es verdadero no habrá obstáculo en el mundo capaz de estropear la decisión de dos personas de compartir sus vidas.

Pueden suceder muchas cosas. Como bien se dice por ahí la vida supera a la ficción. Las obras literarias, hasta las más inverosímiles, se alimentan de la realidad y los pasajes de la gente común, común porque muchas veces pasan inadvertidas, pero cuando se escudriña bien reflejan que toda existencia vívida es una gran novela por contar.

Así pudiera definirse el amor de Andrea y Caridad. Un sentimiento a prueba de fuego y percances. Capaz de resurgir de la cenizas con la fuerza y el calor que se cuecen los troncos en el interior de un horno. Imagínese que ese horno estuvo calentado la leña durante nada más y nada menos que ¡40 años! Tal fue la espera para consumar el cariño que se tenían estos sexagenarios cenagueros oriundos de Guasasa.
andrea
Hoy Andrea y Caridad tienen 64 y 70 años respectivamente. (Vale señalar que Caridad es el caballero enamorado de nuestra historia, y Andrea la doncella fruto de sus desvelos) Pero comencemos desde el principio. Viajemos en el tiempo cuatro décadas atrás.

Andrea era una muchacha tímida y trabajadora de 14 años. Siempre acompañaba a su madre al monte en busca de leña. También ayudaba en los planes de carbón. Caridad recién cumplía los 20, era un joven apuesto, de piel morena, fornido, y desde hacía algún tiempo observaba con febril devoción a la linda muchacha. Eran otros tiempos, se imponía el respeto a la futura pareja y a la familia. Lo más que podía hacer era lanzarle alguna miradita de soslayo. Y ella, una que otra vez, le devolvió la mirada.

Fue entonces cuando Caridad un buen día lleno de valor, se le acercó y le musitó al oído “quiero hablar contigo”. Aquellas tres palabras estremecieron a la joven pero no dijo ni esta boca es mía. Bajo la mirada, pero quizás dejó escapar una sonrisa y siguió su camino. Para quien sabe leer las líneas subrepticias del amor comprenderá que ella esperaba ansiosa aquella conversación.

El preámbulo fue una frase casi insignificante que significaba todo. Pero la historia quedó en el epílogo. Murió antes de comenzar. Todo quedó en apenas tres palabras que duraron 40 años.

A los pocos días movilizarían a Caridad para el Servicio Militar. Lo ubicaron en una unidad de Camagüey, a demasiados kilómetros de Guasasa.
Caridad
Pero al menos llegaba el correo. Y solo el joven, hoy viejo, sabe cuántas cartas le escribió a Andrea. Seguramente ante la hoja en blanco, enfrentándose a los rigores de la vida militar, y el pensamiento siempre regresando al costado de la amada, dio rienda suelta a su pasión. Pero lo que dijo, cada oración febril escrita, solo Caridad lo sabe. Andrea nunca lo supo. Las cartas jamás llegaron. O mejor, sí llegaron, pero alguien evitó que llegaran a su remitente. Siempre existen villanos y personajes negativos, en la vida real y en las novelas.

Pasó el tiempo y la amada no recibió una letra, ni una señal al menos que le reconfortara tanto como aquellas primeras y únicas tres palabras. Con solo 14 años se sintió abandonada. Se dijo entonces, “él se olvidó de mí” y decidió recomenzar.

Él regresó al tiempo y ella estaba casada. Desistió entonces. Luego también se casó. Los días continuaron su curso imperturbable.

Incluso coincidieron en algunos planes de carbón pero nunca hablaron de su relación fallida. Ambos tenían su vida hecha, sus hijos, mejor dejar las cosas como estaban. Se impuso el respeto, y nació una linda amistad que se fortaleció con el tiempo, mas nunca mencionaron una palabra de lo ocurrido. ¿De qué servirían las explicaciones después de tanto tiempo? ¿O sí?

Pero la propia existencia le da respuesta a todo, y el tiempo es un viejito de ceño fruncido que a veces obra de manera misteriosa. Caridad y Andrea fueron fieles en sus matrimonios, más tarde él enviudó y ella quedó sola.

Vieron entonces la oportunidad de recomenzar lo que nunca empezó. Esta vez él le comunicó que tenía algo que decirle y lo dijo todo de un tirón. Hace tres años que pasan sus días juntos en Guasasa, como aquellos adolescentes que una vez la vida intento separar, pero cuando el amor es verdadero nada puede contra su fuerza determinante. Ellos bien lo saben…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: