Posteado por: arnaldomirabal | 28 marzo, 2016

Cocodrilos regresan al pantano (+ Fotos)

1

Por Isis Hernández Milián, Ariel Aymé Gómez y Arnaldo Mirabal Hernández.
Fotos: Cortesía Yosmel Milián García, profesor de la Universidad de La Habana.

La liberación, sin precedentes, de ejemplares del cocodrilo cubano (crocodylus rhombifer) en Canales de Hanábana, en la Ciénaga de zapata, constituye el primer paso para la repoblación de la especie en su hábitat natural.

Conservar en el país la única especie endémica de cocodrilo cubano constituye el objetivo fundamental del criadero de la Ciénaga de Zapata. Sustentado en un estudio, de acuerdo a los parámetros internacionales, por primera vez especialistas del centro realizaron la liberación de alrededor de un centenar de ejemplares de cocodrilo cubano.

“En 1998 se hizo una liberación en la Isla de la Juventud pero se diferenció mucho de la actual. Llevábamos más de dos años manejando la idea de la liberación del cocodrilo cubano. Elaboramos un programa que presentamos en el evento de Humedales que se realiza en Girón. Después logramos la aprobación de las autoridades, el Citma territorial y nacional, el SICA, la seguridad biológica, las autoridades de Ciénaga de Zapata y Calimete; todo un proceso que nos respaldara legalmente.”

Así narra el biólogo Ethiam Pérez Fleitas, Jefe de la Brigada que trabaja en el criadero, algunos detalles de los preparativos de la repoblación en Canales de Hanábana, zona seleccionada por sus condiciones naturales y precedente histórico.

“Estuvimos trabajando casi 10 días antes. Seleccionar los animales fue la parte más importante, para ello tuvimos en cuenta un estudio realizado desde 2008 sobre sus caracteres externos, lo cual nos ofrece garantía desde el punto de vista molecular. Después censamos los animales y los marcamos con una cinta para distinguirlos bien dentro de los corrales.”

LA LIBERACIÓN

La madrugada del 28 enero fue el día escogido para estas acciones de repoblación del cocodrilo cubano en la Ciénaga de Zapata. A las seis de la mañana el equipo que participaría en la liberación comenzó los preparativos para transportar los animales.

“Se amarraron los cocodrilos teniendo en cuenta las técnicas que tradicionalmente se emplean y se fueron colocando un grupo de ellos individuales, otros dentro de un saco grande, forma de transporte que no daña al animal, y se utilizaron guacales (caja de madera) también”.

Dos horas aproximadamente demoró la captura de los cocodrilos y su ubicación en cada medio de transporte. Luego los especialistas abordaron el camión caseta donde serían trasladados, y partieron hacia el lugar fijado.

DSC_0086-800x600
“Para inmovilizarlos utilizamos una soga que se amarra al cuello con un lazo, luego se hace un nudo en la boca y después en la cola; así se forma un círculo y esa es una forma muy cómoda para transportarlos, además, sufren menos los animales. Como medida de seguridad empleamos también cinta adhesiva en la boca, pues en caso que ceda, lo cual puede suceder, serían menores las consecuencias”.

El clima favorable de ese día confabuló para que todo el proceso se desarrollara sin percances. Una vez en el sitio los liberadores emplearon dos embarcaciones de la brigada de pesca de la zona.

“El día estaba nublado, no obstante cubrimos a los animales con ramas y hojas de árboles para protegerlos del sol. Nos trasladamos en las embarcaciones hacia el sitio previamente seleccionado, donde antes estaba el complejo arrocero Hanábana y desde allí seguimos en bote”.

Animales de hasta un metro 60 de largo y entre 15 y 20 kg de peso, todos en edad de desarrollo (de cinco años) que pueden pasar a la categoría de subadultos, fueron transportados con el mayor cuidado por los especialistas y demás personas que colaboraron en la misión.

“Liberar un cocodrilo es más difícil que capturarlo. Nuestros especialistas tienen muchos años de experiencia en la captura pero esta era la primera vez que hacemos una liberación con esa magnitud y aquí el cansancio y la confianza te pueden traicionar. Desatar la boca resulta el momento más complejo porque en ese instante puede ocurrir un accidente. En vistas de prevenir cualquier situación engorrosa con los animales más grandes el proceder fue introducirlos en el agua, desatar con un gancho largo, primero el nudo de la boca y luego el lazo del cuello”.

Entre las cinco y seis de la tarde los 98 cocodrilos cubanos se encontraban en su nuevo habitad. “Cerca del lugar donde liberamos al rhombifer se construye ahora una estación biológica en el complejo que está detrás de Lagunas del Tesoro, sitio que llaman Majápara’o. Allí se quedó un grupo de personas encargadas de monitorear el comportamiento de los animales durante varios días.”

La estación biológica también será una garantía de que las personas que trabajan en refugio de fauna y otras autoridades como los guardabosques, dispongan de un sitio estable para realizar el control, pues la presencia de un personal permanente en el parque limitará la actividad de los cazadores furtivos que, por desgracia, aún tenemos, asegura Pérez Fleitas.

Dentro del grupo de los 98 cocodrilos cubanos liberados cuatro son machos. “La proporción en cuanto a la cantidad de machos y hembras no es la deseada, nosotros tratamos de liberar la misma proporción que había en vida libre, pero no contábamos con la cantidad ideal según los parámetros que evaluamos. No obstante, por estudios realizados en el centro cuatro machos pueden fecundar hasta diez hembras y lo que vamos a hacer es ir preparando los que necesitemos para liberarlos oportunamente”.

DSC_0118-800x600
Los especialistas están satisfechos con la liberación del grupo fundador. A medida que pase el tiempo, afirma el biólogo, se adoptarán otras decisiones, en lo concerniente a si se reforzará la población con posteriores liberaciones, aunque no de la envergadura de esta, sino de pequeños grupos. “En dependencia de lo que suceda en el tiempo tenemos pensado incrementar la cantidad de machos”.

Muchas personas y entidades colaboraron con un propósito sin precedentes en la isla: seis criadores, tres especialistas que laboran en el criadero, expertos del CITMA, el profesor de la Universidad de La Habana Yosmel Milián García, quien se encarga de los análisis de genética molecular, e Irina Martínez que encabeza actualmente el grupo nacional para la conservación del cocodrilo en Flora y Fauna. Participaron además el representante de la Fundación Antonio Núñez Jiménez y los supervisores del proyecto de cambio climático que apoyaron la liberación con financiamiento.

FUTURO DE UNA POBLACIÓN ENDÉMICA

La liberación es el inicio de un proceso más extenso en el tiempo que puede tardar un lustro en obtener resultados concluyentes. A este paso le sigue uno igualmente importante y difícil: el monitoreo del rhombifer para investigar entre otras variables su adaptación al nuevo habitad.

DSC_0146-2-800x600
“Estamos hablando de años de trabajo, los frutos no se observarán a mediano plazo. Para saber si tenemos éxito y cumple nuestros objetivos debe pasar un período de al menos cinco años”.

Monitorear al rhombifer, en una porción de su habitad histórica, aportará elementos, datos e informaciones que los especialistas pueden utilizar en las próximas redistribuciones.

El primer punto a detenerse, en este caso, será la observación de la supervivencia en vida libre teniendo en cuenta que son animales que nacieron en cautiverio y, aunque en otras partes del mundo existen experiencias alentadoras, nunca antes se ha hecho con el cocodrilo cubano.

Explica Ethiam que en el monitoreo serán evaluados elementos como “la composición corporal que va a depender ahora de la cantidad de energía invertida en la búsqueda de alimento; los nuevos sitios que “colonizan”; las relaciones sociales que establecen.

Mas el propósito fundamental de la liberación, destaca, es la repoblación del rhombifer en su hábitat y lograr con el tiempo establecer una población viable.

Otro punto importante durante el monitoreo será la reproducción de los animales que normalmente comienza en los primeros tres meses del año. En enero, febrero y marzo el cocodrilo prepara el territorio, realiza el cortejo y luego la cópula.

Después de la segunda quincena de abril y principios de mayo empieza la puesta. “El pico de reproducción es la segunda quincena de mayo. En junio puede haber algunas puestas aisladas pero por lo general comienza la disminución en esta época del año”.

Las nuevas crías nacerán en agosto, si existen algunas condiciones adversas se extiende a la primera quincena de septiembre.

Por lo pronto solo resta esperar para contrastar resultados, aclara Ethiam, quien apunta que se trata de animales que demoran ocho años en desarrollarse para poder ser reproductores. “Aquí las cosas son con calma, si te equivocas lo pagas dentro de cinco u ocho años.”
DSC_0146-800x600
Aunque los especialistas priorizarán la acción emprendida el 28 de enero con la liberación de los 98 ejemplares de cocodrilo cubano, hacen hincapié en que su objetivo fundamental como centro de conservación es garantizar el mantenimiento de la población en cautiverio. En ello laboran con especial dedicación.

Los resultados del trabajo y control constante se aprecian en los 4 mil doscientos ejemplares que de manera sostenible viven en el centro. Además, el criadero de La Boca en Ciénaga de Zapata contribuye a la conservación y distribución de la especie enviando ejemplares a otras provincias, como es el caso de Granma, a donde este año hicieron llegar en un primer envío 100 cocodrilos cubanos para el nuevo criadero construido en esa zona oriental.

De igual forma están valorando la posibilidad de expedir más adelante una cifra similar o mayor. Este año también enviaron ejemplares de rhombifer al criadero de Cayo Potrero en el municipio especial Isla de la Juventud.

NO TAN FIERO COMO LO PINTA

Cerca de los Canales de Hanábana, donde fueron liberados los ejemplares de cocodrilo cubano, se encuentran algunos asentamientos humanos, pero la acción no representa peligro para las personas. De acuerdo con Pérez Fleitas los cocodrilos no suelen acercarse a los individuos, aunque esta especie, como el nativo cubano, es mucho más confianzudo.

“El sitio escogido no ofrece peligro para las personas. El asentamiento más cercano se encuentra a 10 o 15 kilómetros del lugar escogido. Las poblaciones más cercanas son los habitantes de Amarillas, una parte de Los Hondones y Pálpite, pero por lo general los cocodrilos lo que hacen es alejarse de las personas”.

“Ahora, si hay una persona que se acerque a su área de reproducción puede ocurrir un conflicto, no lo dejo de reconocer, pero no creo que sea el caso que un cocodrilo vaya a desplazarse esa cantidad de kilómetros, teniendo tantas condiciones favorables en el sitio que se liberó, ubicado más cerca de la Laguna del Tesoro que de los cultivos de arroz.”
DSC_0333-800x600
“Allí tienen sitio para desarrollar normalmente todo el proceso ecológico que, a grandes rasgos, entre los elementos fundamentales están la alimentación y lugares que puedan escoger para realizar sus funciones, ya sea soleamiento o disminuir la temperatura, además de espacio para la nidificación y la reproducción. Incluso hay refugios naturales para si se logra la reproducción, las crías consigan esconderse de sus depredadores naturales”.

Aunque pudiera parecernos un animal solitario, incluso agresivo, el cocodrilo no siempre es como lo pintan.

“La estructura social de los cocodrilos es muy compleja. Emiten sonidos para mantener cohesión en la población, o sea, que tienen determinadas funciones biológicas que permiten que la población esté más o menos organizada. Eso te dice que tienen unas relaciones sociales y no son tan solitarios. Por supuesto, en época de reproducción los machos delimitan territorio y ahí no entra nadie excepto las hembras que ellos permitan.”

“Un cocodrilo puede tener hasta un área de 10 metros alrededor de él, como si te dijera “este es mi límite personal yo no quiero que te acerques más, pero tampoco quiero que te alejes mucho”. Eso no significa que estén solos porque si una cría emite un sonido al momento tiene varios cocodrilos alrededor. Se podría traducir: están separados pero no solos”.

Pérez Fleitas esclarece que la acústica no es su principal modo de comunicación pero la utilizan. En realidad, algunos autores plantean que la comunicación entre estos animales es una mezcla de diferentes métodos: visual, químico y acústico.

La liberación sin precedentes de ejemplares de rhombifer en Canales de Hanábana constituye el primer paso para la repoblación de la especie en su habitad histórica. A partir de ahora debe ser incentivo trabajar en la conciencia de las personas.

“Estamos hablando de la supervivencia de una especie, si lo que queremos es ampliar el rango de distribución que tiene actualmente el rhombifery el rango de distribución histórico de una población extinta por la caza y otras presiones externas. Lo que estamos haciendo es por un bien en el futuro.”

DSC_0554-800x600

DSC_0558-800x600


Responses

  1. […] via Cocodrilos regresan al pantano (+ Fotos) — […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: