Posteado por: arnaldomirabal | 5 junio, 2015

La demócrata Liu Santiesteban reprimió mi libertad de expresión

Foto tomada del blog de sátira política ellumpen.com

Foto tomada del blog de sátira política ellumpen.com


Hace meses vengo leyendo los enlaces que comparten cada día en la red social Facebook Liu Santiesteban y Yusnaby Pérez, dos “blogueros” muy activos que se la pasan despotricando contra Cuba.

No tengo más referencias suyas que las (des)informaciones que vierten a las redes sobre la isla caribeña. Si bien debemos desechar de una vez toda la apología que aún pervive en nuestra prensa, deploro las constantes arremetidas del dúo devenido en criticador acérrimo de cuánto acontece en Cuba.

“No vivo en una sociedad perfecta” anunciaba atinadamente una canción de Pablo Milanés, y me basta caminar cada día mi ciudad para chocar de frente con todas las fallas que pululan en mi comarca defectuosa, ¡pero vaya!, de ahí a pretender que vivo en una nación en ruinas, desvencijada y calamitosa va un largo trecho. Todavía encuentro sonrisas y esperanza, y aunque un pesimista como Nietzsche asegure que “la esperanza es el peor de los males, pues prolonga el tormento de los hombres”, yo continuaré sudando esperanza, con mi utopía a cuestas, ilesa y pujante.

Y eso no quiere decir que arremeta contra los pesimistas- aunque siempre que pueda los mantendré distante- pero sí deploro a quienes hacen del pesimismo y la apatía un negocio lucrativo persiguiendo el contagio para desmovilizar.

Tal es el caso de los sujetos antes mencionados. Cada día me enfrento a sus noticias compartidas en Facebook, y por mi escaso tiempo y la bazofia publicada por ambos, apenas les dedico atención alguna.

Mi antipatía no es gratis. Con bastante frecuencia reviso medios de prensa que publican puro veneno contra Cuba, pero entre veneno y veneno a veces hallo alguna verdad que me arroja cierta luz sobre mi realidad.

No es el caso de Liu santiesteban, ni de Yusnaby Pérez, este último con un sitio digital con su propio nombre y más de un embauque. No hace mucho se fue con la de trapo reproduciendo la engañifa de una supuesta balsera que desembarcó en Miami al atravesar el Estrecho de la Florida, ¡sola y remando! El despistado Yusnaby tuvo que retirar la desinformación y disculparse por la gran mentira publicada.

Con Liu Santiesteban sucede algo similar. Es una joven entusiasta de toda la ponzoña que contra la Revolución cubana se publica. La línea editorial de ambos tal pareciera diseñada por la fantasmagórica Fundación Nacional Cubano-Americana, o por la primitiva y arcaica Radio Martí, quienes no se cansan de emitir sus estertores anticubanos que ya nadie escucha.

Por las razones antes expuesta estaba deseoso de entablar alguna comunicación con ambos, para trasmitirle una inocente observación sobre su falta de objetividad y exceso de ensañamiento. Y que conste, soy enemigo acérrimo de quienes aún prefieren silenciar nuestros problemas por aquello de “no darles armas al enemigo”.
Nuestros defectos, nuestras deficiencias, que son muchas, deben conocerse en cualquiera de los soportes posibles incluyendo Internet, y la única batalla trascendente y oportuna debe consistir en atacar los problemas que se denuncian, nunca a los mensajeros, como bien dijo un amigo.

Por eso me inserté en un diálogo introducido por Liu Santiesteben sobre la agresión a un fotógrafo acreditado, quien fuera víctima de los excesos de los escoltas contratados por la seguridad personal de la cantante Rihana, en su reciente visita a Cuba.

Los susodichos atacaron a un fotógrafo de EFE, groseramente, violentamente, ¡con un alfiler! ¡como para no dejar huellas! Táctica macabra que habrán extraído de alguna serie norteamericana, o de los propios guardaespaldas de la Diva de Bahamas. No logro encontrar otra razón.

Vale destacar que cuando el fotógrafo Ernesto Mastrascusa denunció el hecho, los periodistas cubanos, incluso el Presidente de Unión de Periodista de Cuba, Antonio Moltó, fueron de los primeros en condenar la agresión.

Por eso me indigné cuando la joven Liu Santiuesteban tomó como bandera para un nuevo ataque contra Cuba ese suceso. No cuestiono que se maneje en las redes sociales. Yo soy partidario de que todo tema público se maneje públicamente.

Ahora, si alguien como Liu Santiesteban se la pasa atacando a mi país, y aprovecha cada metida de pata nuestra -otra más- para su jueguito de la no verdad, por qué se indignó cuando yo critiqué la agresión al fotógrafo, sin olvidar además que el país que ellos idealizan tanto, y del que reciben dinero para sus publicaciones contra la Isla -hablo de Estados Unidos- se ha convertido en una nación invivible para los afronorteamericanos, víctimas mortales de la policía.

Lo gracioso de personas como Liu y Yusnaby, y todo el séquito que le sostiene la manta y la mentira, es que hablan de democracia, de libertad de expresión, pero solo para pensar y actuar según ellos, y sus doctrinas dictadas ya se sabe dónde.

Desde que me introduje en el foro suscitado por Liu sobre la agresión a Mastrascusa, solo me gané las ofensas de todos los foristas, quienes carecían totalmente de argumentos para sostener un diálogo coherente y respetuoso.

Ya estoy acostumbrado a esos ataques. Confieso que cuando necesito reírme de alguien pa’ relajar tensiones, solo debo insertarme en esa palabrería barata y sin sentido que originan personajes como la Liu y el Yusnaby.

Consigno aquí que en mi diálogo no proferí una mala palabra ni injurié a nadie, solo ofrecí razones y argumentos, en cambio, fui acusado de Troll, comuñanga, ñángara, esbirro, lamebotas, y toda una ensarta de términos despectivos por solo por querer emitir una opinión divergente.

Mi mayor enseñanza: para conocer la democracia que quieren imponer en Cuba cierta gente solo debo visitar sus enlaces en Facebook u8 otra red social, y así reafirmar que si digo lo que pienso eliminarán de cuajo toda mi plática, y como bien anunció la demócrata Liu me suprimirán de la lista de “amigos”. Y en honor a la verdad, para mí representa una bendición, juro que me siento feliz. Por lo menos ya no leeré tanta bazofia. ¿¡Bendita democracia promueven!?


Responses

  1. Reblogueó esto en Juventud Matanceray comentado:
    Muy buen artículo Arnaldo. Felicidades.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: