Posteado por: arnaldomirabal | 29 marzo, 2015

El paradero de San Antón

Paradero 1
San Antón es un pueblito minúsculo y apartado de la geografía matancera. Seguramente pocos yumurinos sepan dónde queda ubicado, porque para llegar hasta él debes desviarte varios kilómetros de la carretera que comunica el municipio de Cárdenas con el Consejo popular Máximo Gómez.

Pero a pesar de la lejanía, muestra con orgullo la condición de ser de los pioneros en contar con ferrocarril, incluso, muchos antes que la metrópolis española.

En el año 1842 la Empresa de Ferrocarril Júcaro trazó una línea ferroviaria por el lugar. Durante siglo y medio se escuchó el silbido potente que anunciaba el arribo de las locomotoras de vapor halando los vagones de azúcar a los ingenios cercanos de la zona.

Pero de aquellos tiempos solo queda la vieja estación convertida en vivienda. Allí nacieron y crecieron Félix y Guillermo Cárdenas. Dos hermanos que ya frisan los 80 años.

Recuerdan con nostalgia que por esa línea corrían los trenes abarrotados de caña. También circulaban otros de pasajeros. La vía comunicaba a San Antón con los municipios de Cárdenas y Martí por el norte, y por el sur con Banagüises y Colón.

Guillermo y Félix en el viejo paradero de San Antón

Guillermo y Félix en el viejo paradero de San Antón


Hasta hace poco más de una década aun transitaban pequeños coches con motores instalados, que le nombraban Carata. “Después lo quitaron también y hasta ahí llegó la historia. Un buen día dejaron de pasar y nunca más escuchamos una locomotora”, recuerda Félix, el más desenvuelto de los dos.

Hoy sobre la línea nada transita, solo hierba. La manigua se apoderó de todo. A lo largo de la carretera se dejan ver decenas de casitas diseminadas.

Pero la vieja estación se mantiene pie, descolorida e imponente, con sus grandes columnas que se avistan desde la distancia. En su interior viven los hermanos Cárdenas. Por la negrees de su piel la gente empezó a llamarle al lugar El Paradero de los negros.

Mientras las fuerzas les acompañó cultivaron la tierra. Ahora solo se sientan a esperar quién sabe qué… y a lo mejor hasta les sorprende de vez en cuando el sonido del tren, pero es solo un espejismo, o una mala jugada de sus sentidos, golpeados por el tiempo.

Las generaciones más nuevas olvidarán que contaron con ferrocarril primero que España. Para ser honestos de poco les servirá saberlo. Pero El paradero de San Antón, o de los negros como más se conoce, se erguirá empecinado, como huella de un pasado remoto y de gloria que alguna vez le dio vida a San Antón.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: