La corúa asesinada

corçua 1
Corrían los difíciles 90. Como suele suceder siempre que se evoquen esos años, los cubanos los asociarán irremediablemente con las penurias y carencias del llamado Período Especial. Pero para un grupo de chamas que se adentraba a la adolescencia, aquellos tiempos significaban además diversión constante y una sed insaciable de aventuras.

Vivíamos en un barrio costero con el mar al frente y el monte a nuestras espaldas. Cuando no nos lanzábamos de los riscos, explorábamos las cuevas de la zona. Siempre ideábamos algo que hacer para matar el tiempo. Pocos nos deteníamos en lo duro que se les hacía la vida a nuestros padres. Quizás no adquirimos total conciencia de lo que se avecinaba, o sí, porque ya las bodegas estaban desprovistas de casi todo, pero esas cosas no nos preocupaban tanto. Éramos tan felices que incluso nos reíamos de la pobreza.

Le poníamos apodo a todos. Nos burlábamos de todo. Del hambre insatisfecha del jaba’o Santuntún, capaz de ingerir en pocos segundos y sin atorarse una cubeta de Milordo, como le llamábamos al agua con azúcar.

Nos reíamos de la mamá del Soviet porque criaba gallinas en el balcón del piso 8 del Trece Plantas. O de aquel vecino que escondía un cerdo en el baño de su apartamento.

Creo que salimos ilesos de aquella época porque en ese tiempo no entendíamos la magnitud de la crisis. Después sí, y apreciamos a nuestros padres en su colosal estatura. Pero en ese entonces solo nos interesaba mataperrear después de clases. Muchas veces nos fugábamos antes de terminar la jornada escolar.
imagesCAORTCOQ
Uno de esos días, al culminar un turno de Educación Física, nos aproximamos a la costa. Si mal no recuerdo integrábamos el piquete Hanoi “Veneno”, Joan “Muertovivo”, El Joe, Albertico Lajes y yo. En un risco observamos a una corúa tomando el sol y alguien le lanzó una piedra.

El ave se alejó mar adentro para regresar a las rocas a los pocos segundos. Le lanzamos otro pedrusco y la corúa se volvió a alejar.
Nos detuvimos y efectivamente el pato siempre regresaba a la costa. Decidimos capturarla. Le lanzábamos una piedra, se alejaba zambulléndose, para retornar unos metros más allá.

Así estuvimos una hora o más a lo largo de un kilómetro. Pero nunca desistimos en nuestro empeño de pescar, o más bien cazar, aquella ave testaruda. El cansancio de la corúa nos facilitó la faena. Mientras se acercaba por enésima vez a la costa, El Joe le asestó un seborucazo en el cuerpo, y Lajes se lanzó al mar como una exhalación.

Cuando Albertico la tomó en sus manos sentimos el sabor de la victoria, o más bien sentimos hambre, porque ante la pregunta, “¿y ahora qué hacemos?”, la respuesta no se hizo esperar, “Cocinarla, asere”.

Nunca he logrado entender como en los momentos más críticos de Cuba, en Matanzas proliferaron las edificaciones y surgieron nuevos repartos. Cerca de nuestro barrio nació casi una ciudad, el Reparto Iglesias, que en aquel tiempo aun se encontraba en construcción. En una de esas viviendas a medio hacer decidimos cocinar nuestro trofeo de caza.

Optamos por una caldosa. En el inmueble tomamos prestado un cubo con restos de pintura. Buscamos leña, y Hanoi Veneno adquirió, o también tomó prestado, unos huevos de gallinas y algunos plátanos.

Como Albertico tenía manía de guerra, había leído en algún Manual de supervivencia como los soldados subsistían a las duras condiciones de campaña. Entonces sugirió embadurnar los huevos con fango y acercarlos al fuego.

A nadie se le ocurrió hervir la corúa para extraerle las plumas, se las arrancamos sin miramientos. A mí la carne prietuzca me dio asco y no la pude probar. Además, aunque nadie lo dijo yo sé que estaba medio cruda, pero todos le metieron mano, o dientes, para ser más exacto. Recuerdo que minutos después, cuando solo quedaban los huesos del occiso, cayó un agua torrencial y quedamos confinados hasta que nos sorprendió la noche. Era como si la naturaleza cuestionara nuestro crimen. ¿O eso lo pienso ahora?

Ha pasado el tiempo, pero aquella historia siempre la recuerdo como una de las aventuras más divertidas de cuando éramos fiñes.

En las vacaciones pasadas descubrí que muy cerca del lugar del parricidio del plumífero descansan tres corúas en un alto pino. Muchas veces me he preguntado si serían familia.

Pienso contactar con los restantes protagonistas de aquella cacería. Quizás tengan su propia versión de los hechos. Eso sí, siempre tuve cierta incertidumbre sobre un aspecto en particular. Para salir de dudas le pregunté a Albertico Lajes, quien vive en Canadá.

Quería saber el móvil de aquel crimen. Qué nos había motivado, ¿la aventura o el hambre?. Más de una década después Albertico me respondió sin tapujos: “Papa, nunca lo dudes, ambas cosas, pero ese día estábamos con el estómago cruza’o”.

Anuncios

Un comentario en “La corúa asesinada”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s