Pensaré que ya no te pienso

niño¡Qué ganas tengo de llamarte, mi’ja! Yo, que a veces presumo de melómano exquisito, acabo de escuchar un crudo regguetón desde un bicitaxi y te busqué. Naa, que vi también una foto tuya y me puse tristón, por aquello que nunca sucedió, y lo peor es que el sol me restriega cada mañana en la cara que nunca sucederá, porque cada vez amaneces más lejos de mí, y acompañada de otro; nunca entenderé a los hombres y sus complejos, mi mayor hombría siempre fue saberte de él y esperarte, para que de vez en vez me lanzaras una migaja que me llenaba tanto como un buen bistec de cerdo, o la paella innombrable que me pagó mi hermano Lajes; total, dormiste a pocos metros de mí cuando necesitaste refugio, te lo brindé y no osé ni a tocar a tu puerta. ¡Eso es hombría! Y mientras me arropó de dignidad, te juro que no te llamaré, prefiero pensarte par de semanas más, hasta el instante en que no lo haga más, entonces pensaré que ya no te pienso……………..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s