Posteado por: arnaldomirabal | 24 octubre, 2014

Víctor Mesa: un tipo chévere

Víctor Mesa

Un amigo  aficionado al béisbol, y además excelente periodista, me muestra unas fotos captadas en el Estadio Cándido Gonzáles, de Camagüey, y me dejan perplejo.  En las instantáneas descubro a un Víctor Mesa sosegado, sonriente, campechano, afectuoso…y no puedo pensar otra cosa que o bien las fotos están manipuladas, o la prensa ha conseguido indisponerme contra el manager matancero.

Dirán que era hora ya, que finalmente pude abrir los ojos por las excentricidades del número 32, sus exabruptos y rabietas. Pero al final solo consigo ver sus méritos, y los logros alcanzados por mi equipo, en el pasado sotanero.

No puedo callarlo: a veces creo que quienes solo ven las manchas de Víctor, y las pregonan a los cuatro vientos, son los mismos que omitieron las hazañas de Michel Abreu, Amaury Casañas y Yadil Mujica, deportistas yumurinos de probada calidad antaño, pero a pesar de ello apenas integraron el equipo grande, porque no existían para los comentaristas deportivos.

Las cosas cambiaron con la llegada de la Explosión Naranja. Víctor Mesa empeñó su palabra y cumplió lo prometido: se repletó el Victoria de Girón después de años sumido en silencio; llegaron las cámaras de la televisión para que las hazañas de nuestros peloteros nunca más quedaran en el anonimato; y saltamos a los primeros lugares de la pelota cubana.

Solo esa razón resultaría suficiente para granjearse el respeto de los aficionados cubanos y de la prensa. Sin embargo, siempre llegan a mí más noticias de sus desatinos que de sus proezas; y muy poco de su calidad humana.

Es tan grande el odio visceral hacia su figura, que en los últimos tiempos he leído hasta entrevistas apócrifas que solo conseguirían provocar carcajadas, sino fuera por el triste hecho que más de uno las leen como algo cierto.

Nunca, que yo recuerde, he leído algo relacionado con la calidad humana de Víctor Mesa, y sí mucho sobre sus defectos. Solo hace unos días, en una entrevista a Eduardo Paret, este último refería como el número 32 le salvó del ostracismo que sufría, por haber saludado en un tope en el exterior a un compañero de equipo que había abandonado el país.

Mucho se dice de la ofuscación del Director de los Cocodrilos cuando un pelotero hace algo mal en el terreno, y poco sobre cuánto ha hecho para hacerles más llevadera la existencia a esos deportistas. Creo que pocos managers se preocupan tanto por las condiciones de vida de sus jugadores.

Cuando pienso en el Número 32 siempre me viene a la mente un Victoria de Girón rozagante, colorido, una ciudad de fiesta, mujeres apoyando a su equipo.

A mí me sorprendió en plena calle la remontada histórica de Matanzas contra Sancti Spíritus. Era muy niño cuando las glorias de Henequeneros, pero lo visto esa noche de sábado resulta inolvidable, eso había que vivirlo: calderos retumbando en manos de mujeres, tambores repiqueteando, congas espontáneas recorriendo el centro de la ciudad, ¡mi pueblo feliz!, gracias a Víctor Mesa. Desde ese entonces y para siempre, ese tipo se convirtió en el más chévere de todos.

 

 

 

 

 

 

 

 


Responses

  1. Naldo mi herma, thanks por el post. Lo que pasa es que uno después de todo tiene su ética y no cuenta las cosas privadas que escucha. Yo nunca me he atrevido a escribir sobre Víctor porque no sería objetivo, por la relación que siempre ha tenido con mi familia. Solo puedo decirte que el show ese que vemos por la televisión, que es verdad muchas veces se comporta de forma indebida y dice y hace cosas que no debe hacer, cuando está en un marco más privado, o al menos con mi abuela, para ser más claro, es otra persona, un ser humano total que se preocupa por cosas que una personalidad como él bien pudiera olvidarlas. El que lo quiera criticar está en su derecho, porque santo no es, pero yo prefiero mantenerme al margen…

  2. Te entiendo, pero yo siempre estaré de parte de la justicia, y la animadversión contra Víctor me parece injusta, hay problemas muy serios en el Béisbol y no crea que el 32 sea culpable ni del 0,01 por ciento, sim embargo es el nombre que más se escucha

  3. Arnaldo, Vìctor no es el causante de los problemas del beisbol cubano y creo tambièn que la prensa lo ha seguido tanto en sus pro y en sus contra, que hoy no se puede hablar de beisbol sin hablar de victor.Pero te digo, de todas las cosas negativas que ha hecho el 32, el gran culpable es el INDER. Alguien debiò alertarlo

    • compadre, siempre me pondré de parte de las injusticia, y me parece que se cometen muchas contra Victor, no soy un defensor, solo soy una persona que le gusta ver todas las aristas de la realidad, y gracias a algunos medios casi empiezo a denostar al manager matancero, y solo ahora descubro que siempre ha sido un ser humano con luces y sombras


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: