Posteado por: arnaldomirabal | 4 agosto, 2014

¿Antonio Pacheco capitán?

PachecoAL02-display
“Pacheco se piró, asere”, me dicen en el barrio, y yo apenas atino a decir algo. Ante el desconcierto solo se me escapa la insustancial frase de “déjame averiguar en Internet y después te cuento”. Porque en mi barrio Internet no se conoce y aún se pronuncia en mayúscula, pero de béisbol y del último que se fue, de eso sí si sabe.

Pacheco partió, como mismo partió Albertico Lajes, Alejandro Santana, Javier Delgado, El Dimir, Edel de Armas, El Frank, Teddy, una retahíla de gente que por momentos uno pensaría que a Cuba se le abrió una vena por donde se desangran sus hijos.

Alberto, el hermano que todavía salgo a buscar cuando algo me va mal, no sospecha que su papá dice en el barrio que su hijo viajó por cuestiones de trabajo. Su papá es Combatiente de la Revolución. Combatiente de los que hicieron mucho por esto, los que se la jugaron antes del 59.

Después fue muy fácil pararse en una tribuna a balbucear. Si hablabas bien eras premiado, ascendías, y en ocasiones si no hablabas, también…pero eso es otra historia, y hoy quiero escribir de Pacheco. Y mi hermano Alberto fue de los tantos que quisieron hacer pa’ cambiar este país, y la burocracia y la desidia se lo impidieron. Yo sé de lo que hablo. Lajes un día decidió partir. Su papá nunca lo entenderá, como no lo entenderá una generación de cubanos, y no por eso no tienen derecho a opinar.

Hoy leo que Pacheco pidió asilo político o se acogió a la Ley de Ajuste Cubano… porque según alguien las necesidades crecen. Porque mientras más se tiene más se quiere. ¡Tamaña mierda que me indigna!

Sé de una señora que tiene dos pinchas. Hace uno burujón de años se jubiló, y hoy tiene dos trabajos porque el salario no alcanza. Se levanta en la madrugada a limpiar una cafetería y a media mañana se dirige a otro establecimiento para cocinar. De esa manera logra un dinerito de más y el ansiado alimento diario.

Con sus 68 años que pesan en cada extremidad, esa veterana es una hormiguita retozona dispuesta a cocinarle una sopa a cualquiera. Y cuando termina su extensa jornada laboral, comienza la otra, la del CDR, la FMC, camina pa’quí, pa’llá, que si fulano hizo la guardia, que si mengano pagó la cotización. Aunque su hijo a veces le cuestiona tanto denuedo, entiende tal comprometimiento. Él es producto de ese batallar.

Pero nadie sabe, nadie sospecha, que en el fondo, muy en el fondo, su hijo es infeliz cuando ve a su madre trabajar como una mula cuando debiera descansar. Ella se merece el descanso. Y de vez en cuando un hotel. Con todos los gastos pagos. Pero su hijo no es gerente. Sin embargo, su madre siempre se acompaña de una sonrisa. Gracias a su eterno sacrificio él se convirtió en profesional.

Su mamá nunca pidió vacaciones para que al puerquito que criaba-el que costeaba todos los gastos del hijo en la Universidad- nunca le faltara el sancocho. Ella trabajaba en una cocina ¡Cinco años sin pedir vacaciones!

Pero en Cuba las injusticias a veces hacen más daño que la escasez a la que se enfrenta el cubano. Un buen día llegó un nuevo administrador a su trabajo, de esos que tienen carro y viven bien, con una casa lujosa, y la señora, la Combatiente, sobró en la plantilla. Ni ella ni sus cientos de diplomas de Vanguardia eran idóneos. Esa es una historia que le congela el corazón a cualquiera, y duele tanto, que algún día se contará bien. Pero Raúl Castro le envió una medalla a la Combatiente, y ella es feliz.

Es feliz, aunque cojea por las noches de tanto trabajar. Y Pacheco pidió asilo político. Y a mí el Sol me golpea en la cara cada día, como a muchos cubanos. Y esa señora está enferma. Camina como hormiguita durante el día, pero en las noches apenas puede caminar. Pero su hijo es bueno. Es un profesional que no titubea si debe cargar un camión de leña o materiales de la construcción para sumar algo más al salario que no alcanza.

Nunca se siente más orgulloso que cuando le lleva a su madre, en sus heridas manos, los dos o tres dólares de algún trabajito. Sabe bien que si se largara de Cuba su anciana madre viviría mejor, pero a decir verdad, no viviría, porque ella le prefiere aquí, y él se prefiero aquí, ambos en la “lucha” diaria, la lucha verdadera que significa ser honestos y revolucionarios. ¿No será que quienes así actúan, ayer nos enorgullecían y hoy nos causan estupor?

Por eso me revienta tanta liviandad de algunos al escribir o hablar sobre la decisión de Pacheco. Por favor, no pido acto de repudio ni editorial en Granma. ¿Pero desde cuándo pedir asilo político en Usa fue algo normal o intrascendente?

Recuerdo que siendo un simple estudiante no me sumé al acto de repudio que le hicieron a un colega periodista, cuando decidió vivir en otro país. Nunca me sumaré a un acto similar. Pero vamos, tampoco le restemos importancia. Si no mejor abramos el portón, hagamos menos reuniones, y el último que apague el Morro.

Pacheco, a quien le endilgaron un grado militar, pidió Asilo Político en Estados Unidos. Pueden decir lo que sea, pero cuando se pronunciaba “Capitán de Capitanes”, no se trataba del simple líder de un equipo de pelota. Ese epíteto encerraba cierta aureola especial. Quizás él nunca lo pidió, pero Antonio Pacheco era más que un pelotero: era símbolo de cubanía, y aunque la palabra nos pese, o nos resulte hoy anticuada, era símbolo de patriotismo.

Pacheco vivirá en Miami. Total, en Cuba quien no tiene un familiar en el campo reza por tener uno en Miami. Ya todo el mundo va y viene de ese lugar. He visto como de los más entusiastas a la hora de arremeter contra los que se quedaron o se fueron en el pasado, pasaron la página, y hoy visitan Miami, y ni se les ocurre caminar cerca de la sede de la Fundación Nacional Cubana Americana para lanzar una “escupía” cuando nadie les ve.

Pero Pacheco se quitó los grados y “se piró”. El tipo fue grande en el béisbol, y no se puede omitir su nombre, pero se fue pa’ Miami. Allí donde vive Posada Carriles. Es cierto que de allá envían remesas, ¿pero acaso olvidamos los actos terroristas o cuánto veneno se destila desde ese lugar contra Cuba? ¿O me estoy poniendo viejo?

Sí, es cierto, en aquella orilla también viven grandes amigos, familia, viejos amores, y el asesino del Che. Ahora, por favor, no me vengan con muela barata, Pacheco tiene derecho a vivir donde le plazca, pero soy de los que piensa que en su caso en particular, resulta una bajeza irse para Miami y pedir asilo aunque se vuelva mudo, nunca diga una palabra contra el Socialismo cubano, o funde un Comité de Defensa de la Revolución.

Más ruin me resulta aminorar el discurso cuando desde que tengo razón siempre se miró con mal talante a muchos de mis amigos y amigas que se fueron. ¿Cuán incoherentes podemos ser? Una colega periodista va de visita a Europa, ¡y aunque siempre regresa! debe enfrentarse a las miradas de reojo. Pero Pacheco se fue, y tratemos de bajar el tono.

A mí, en lo particular, me da lo mismo que Antonio Pacheco haya decidido vivir aquí o acullá. Tengo mucha gente que añorar. Gente anónima que mucho significa para mí. Ahora, eso sí, me revienta que algunos pretendan que Pacheco conserve su condición de capitán. Desde que cruzó la frontera de Canadá la perdió.

Exijo más reconocimiento a quienes decidieron quedarse, los que viven el día a día en Cuba. Exijo no permitir que ningún funcionario minimice a quienes lucharon por esto, nada tienen, y mucho necesitan. Y no me refiero a la señora combatiente de esta historia. Ella nunca viajará, y tengo la certeza-meto las manos en la candela- que ella y su hijo tampoco emigrarán. Porque aprendieron a prescindir, porque aunque algunos no entiendan de ciertas cosas, ellos prefieren permanecer.

Más me asusta la posición apolítica de dos o tres medios cubanos, de esos que llaman oficialistas, pero donde nunca aparecen historias del cubano de a pie. Sin embargo, prefieren hacer mutis antes la decisión del ¿Capitán de capitanes? ¡Pacheco pidió asilo político…y ná! ¡Normal!

Aunque me acusen de dinosaurio, siempre pensaré que él no es menos importante que los millones de cubanos que desandan esta isla y nunca pedirán asilo. Que se baten de tú a tú con sus carencias diarias. ¿Y Pacheco? dejó de ser capitán, hace rato que lo degradaron en mi barrio.


Responses

  1. Arnaldo… cada persona escoge su vida… la vida es una sola, ¿has pensando en eso? Una sola para vivir con dignidad, pero una sola también para ver cómo se hacen realidad los sueños que tuviste… No juzgues tan duro a Pacheco, Arnaldo… quizás se equivocó, o quizás te equivocas tú… Tú tienes tu verdad y él la suya…. Cuando Pachecho tenía tu edad quizás nunca soñó conque un día estaría donde está… La vida es del carajo, Arnaldo, y da un millón de vueltas… y las verdades que defiendes hoy quizás no sean las mismas de mañana… y se puede vivir en Miami y ser buena persona y se puede vivir en Miami y ser revolucionario… y se puede querer jugar en las Grandes Ligas o ser manager en las grandes ligas y no ser un HP… ¿no crees? Las traiciones no se miden por si te vas o no… sino por lo que haces con tu vida estés donde estés… Yo, particularmente, conozco muchos traidores aquí mismo que se llenan la boca para llamarse puros… por cierto, lee Yo no soy hombre puro, de Nicolás Guillén…
    Pero me gustó el post, muy sentimental… y además, ya sabes, un abrazo inmenso para esa mujer que tiene dos trabajos… y que no descansa… y que admiro mucho, que se llama Caridad

  2. Reblogueó esto en Desde Angerona te cuentoy comentado:
    Si te acusan de dinosaurio entonces aquí vivimos algunos todavía, tienes mucha razón en las cosas que dices, los principios no se pierden

  3. la partiste caballo, me encantó, el trabajo. Un abrazo

  4. Un buen trabajo, escrito desde el corazón. Te felicito.

  5. Chama, aprende que yo y tú no somos más patriotas que los dirigentes de este país porque estamos comiendo tierra y ellos no. Amo la Revolución, quiero a Fidel y a Raúl, pero no es así. Pienso que los medios no tienen toda la verdad de lo acontecido – como no la tienes tú – y por eso antes de hacerse eco de medioverdades mejor se callan, porque hay que ser respetuoso – creo-.Sabes el porqué de la desaparición de Pacheco de los escenarios deportivos? Sabes si realmente solicitó asilo político, o es lo que te cuenta alguien? Quién o quienes son ustedes para degradar a Pacheco?Sabes tú cuantos super-revolucionarios están tapados detras de una consigna? Chama me emping… eta manera de pensar, coño. El post está realmente bueno, pero iracundo.Abrazos

  6. Disculpa si se me fue la catalina pero… no pude escribir más. Abrazos.

    • A ver hemano, casualmente ayer leía algo sobre Francisco de Asís, y aquella vez en que decidió enfrentarse solo contra los Moros, como arma llevaba la palabra, dicen que él y cierto Sultán nunca se pusieron de acuerdo, pero fue de las pocas veces en que el cristianismo y la religión musulmana se sentaron a dialogar y se escucharon. Cuba de transforma, es cierto, los preceptos de ayer van cambiando, y asumimos otros, creo que algunos debieran permanecer inamovibles, si no mejor, hacer leña con todo y la palma. Yo tanto como tu, añoro a los que partieron, y no los cuestiono, pero creo que hay cosas que no se negocian. Creo que las palabras dichas ayer, no deben perder vigencia mañana. Creo en esa rara virtud que significa ser consecuente con uno mismo. No puede asumir como lógico que quien ayer alguien habló de humildad y de vivir en Cuba, hoy decida radicarse nada más y nada menos que en USA. Si Cuco se va, o Pepe, no importa, pero si se va uno de los grandes del deporte, hermano, es un golpe certero. Por què crees que USa le ha apostado a captar deportistas de alto rendimiento. porque saben que daña a la isla, y no se trata del què dirán los otros, no hermano, se trata de que el deporte es mucho más que puro entretenimiento o recreación. Existe una estrecha relación entre el deporte y el concepto de nación. Si ver que me pongo iracundo, es porque ciento un poco de dolor porque con la partida de Pacheco nos quedamos un poco huérfanos.

  7. Bien miherma, te quiero y ambos queremos a Cuba. Abrazos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: