Posteado por: arnaldomirabal | 21 mayo, 2014

S.O.S pa’ que la televisión no naufrague

SMS-La_familia_de_mi_novia[(005071)00-14-27]1 [640x480]

Entiendo que lo que me gusta a mí no tiene que gustarle a otros, pero en las personas siempre florecen ciertas inclinaciones hacia lo bello, es lo que nos hace humanos. Yo, que soy optimista, creo fervientemente que la sensibilidad nos acompaña a todos, que el sentido del buen gusto no es algo para elegidos o cierta élite intelectual.

También reconozco que el gusto es variable, propio de cada individuo, por aquello de que para gustos se hicieron los colores. Pero sin entrar en disquisiciones teóricas sobre arte o juicios estéticos, entiendo que en todos los mortales viaja la capacidad subjetiva de juzgar la belleza.

Tomaré como ejemplo a mí mamá. Desde que escuchó la obra de Vivaldi en un spot televisivo quedó hechizada. Sin grandes conocimientos musicales, nada le fascina más que trajinar en la casa acompañada de Las cuatro estaciones del músico del barroco italiano. Este pasaje solo demuestra que el gusto no es algo rígido, sino perfectible y educable.

Estas palabras iniciales se me hicieron obligadas a la hora de abordar la discutible calidad de algunas propuestas musicales que se vienen adueñando de la Televisión Cubana.

No me referiré al trapicheo que advierto en el ICRT. “No puedes confirmarlo”, dirán algunos, pero hay verdades que se dejan ver a simple vista sin la necesidad de fuentes confiables o gargantas profundas.

Con asombro observo como muchas agrupaciones, de tanta promoción televisiva, tal parece como  si vivieran en el edificio de la esquina 23 y M. En una semana pueden asomar por la pantalla de tu televisor en cuatro o cinco programas diferentes.

Otros artista en cambio, a pesar de sus novedosas propuestas o probada calidad pasarán por la vida y nadie sabrá que pasaron, parafraseando a Buesa.

Un mal que crece como la mala hierba en nuestros medios de difusión, especialmente la televisión, es la prominencia que alcanzan innumerables exponentes de la mediocridad musical.

“Con el desarrollo de las nuevas tecnologías, y las facilidades para grabar, cualquiera edita un disco en la sala de su casa y se cree músico”. Tales palabras la expresó David Calzado, director de la Charanga Habanera, en una entrevista en el programa Clip.CU.

Precisamente al grupo S.M.S bien le pegan las palabras de David Calzado, si no fuera porque a esta triada de jóvenes, si bien les falta talento le sobra el dinero, por lo seguramente graban su música en alguna de las tantas prestigiosas disqueras del país.

De manera lamentable descubro que en Cuba el talento no siempre obtiene reconocimiento, mucho menos apariciones en algunos medios de comunicación. Don dinero manda y como el más eficiente Eleguá abre los caminos, camerinos y estudios televisivos.

No quiero ensañarme, pero el mejor ejemplo es precisamente el proyecto musical SMS. Tres muchachones con peinados a la moda y poses desenfadadas, que además de irrumpir con fuerza en la TV con su ¿música?, hasta gozan del privilegio de conducir programas en la pantalla chica.

Pero lo que me motivó a estas líneas-quizás con ideas un poco desordenadas, porque cada una merece cuatro cuartillas- fue el reciente Hit de este grupo con el título: La familia de mi novia.

Todavía me pregunto cómo pudo hallar espacio en la Televisión Cubana un tema que pregone a los cuatro vientos que alguien no tolera a la familia de su novia porque es “humilde poco poderosa, con su pinta deshonrosa …”, hace pocos años atrás esa letra dejaría boquiabierto a cualquier cubano sencillo, ahora solo provoca el desentendimiento.

No deseo pecar de absoluto, pero creo que ni los canales más ultraderechistas o los más frívolos que abundan en ciertos regiones del mundo, se atreverían a difundir una canción denostando a las familias más sencillas o de menos ingreso de un país.

De nada sirve que al final de la canción el grupito SMS intente congraciarse o suavizar el mensaje con aquello de que “al final de todo no la cambio por ninguna, yo me quedó con mi novia a pesar de su familia y su poquita fortuna”.

Aún en tono de farsa la canción de SMS resulta para mí una ofensa, y no se trata de puritanismo barato, quizás solo que soy de los tantos humildes con poca fortuna que habitan por ahí.

Y vuelvo sobre una idea anterior, ni en los bodrios de Univisión se aventurarían a pasar  un tema musical que denigre a tal punto a las personas humildes y poco remuneradas.

Lo confieso, las incongruencias que advierto en mi televisor me abruman. Por un lado te hablan de resistencia cultural, de la supervivencia del socialismo, y a los pocos minutos estás en presencia de la más grande superficialidad que exacerba lo peor del sistema capitalista.

SMS es solo un ejemplo del peligro que corremos, y de como este peligro  diariamente pasa ante nuestros ojos y permanecemos en silencio, o viramos la cara. Porque sacando cuenta, no solo la letra es de muy mal gusto, mirando bien, las familias humildes y poco poderosas la integran los miles de médicos, maestros, periodistas, ingenieros… sin dudas un sector decisivo de la sociedad cubana.

Para definir a algunos programas, y a la televisión cubana en general, bien vale parafrasear un viejo refrán: ¿dime qué trasmites y te diré quién eres? Lo que me demuestra que en Cuba la televisión nacional tiene serios problemas de personalidad e identidad, y muy pronto sucederá algo parecido con las propias personas que la consumen.


Responses

  1. Reblogueó esto en Rouslyn´s Blogy comentado:
    Un muy interesante comentario de mi colega y amigo Arnaldo Mirabal, que apoyo al 100%!! Mi familia también es humilde y poco poderosa…pero honrada!!

  2. Análisis y opinión con objetividad, claridad conceptual, coherencia. Disección de una realidad que debe revertirse, y digo disección porque la exposición diáfana y directa del tema, con la argumentación de lo esencial y más sensible, me hace recordar una buena cirugía. Aquí vale aquello de “con la manga al codo”, “como le entra a la res el carnicero”. La médula del asunto se resume (es mi modesta opinión) en las palabras finales del acertado post: —“serios problemas de personalidad e identidad, y muy pronto sucederá algo parecido con las propias personas que la consumen”.

    • Gracias amigo, por sus palabras, que me dejan un poco abrumado

  3. de ellos no quiero hablar mucho pq son el reflejo de lo más banal que en el universo juvenil podemos tener, por supuesto q sin dinero no irían ni a la propia ducha d sus casas. Lo q sí es preocupante es q los encargados d la calidad en nuestra TV se hagan eco de lo q menos vale contradiciendo así lo q queremos mostrar ante el mundo y ante nosotros mismos. Solo unirme a ti en ese S.O.S

  4. 100% de acuerdo,como explicarle a un niño pequeño que ser humilde no es malo si escucha canciones como esta en la TV

  5. Muy bien por todos los periodistas que atacan este tipo de composiciones, si es que se puede llamar asi, pero no logro entender por que con esta suerte de desastrosa composicion se ha levantado una nube de povo gigante cuando nuestra musica se ha visto mancillada por las letras de los reguetoneros, y en pocos o ningun foro han sido sentadas en el banquillo d elos acusados, que es lo que hay que esperar?, tenemos que tocar fondo?? para que entonces hagamos algo????? mis respetos para los valientes..Olga


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: