Posteado por: arnaldomirabal | 19 abril, 2014

Chang está autorizado a informar

Imagen que acompaña el espacio del periodista Arturo Chang en un sitio digital

Imagen que acompaña el espacio del periodista Arturo Chang en un sitio digital

Reconozco que me daba pereza responder a aquel ¿post? aparecido en un sitio digital el primero de abril pasado, bajo la firma de un periodista cubano de origen chino, como el mismo compañero Arturo Chang se define.

Recuerdo que compartí con el ex director del periódico Vanguardia en un encuentro de corresponsales en Ciego de Ávila. En mis tiempos de estudiante de Periodismo, le vi varias veces. A simple vista no me pareció mala persona, y no creo que lo sea. Solo piensa diferente a mí. Quizás él no lo sepa, yo me gradué en la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas, y siempre he dicho que allí sin dudas ocurrió mi segundo alumbramiento: me hice periodista.

En lo particular, lejos de agraviarme, me causó una sonrisa-porque si digo que me destornillé de la risa puede parecer irrespetuoso-ver como a un periodista que ejerció su profesión desde el verano de 1972, según cuenta, logró acallarlo la primavera, por decirlo de alguna forma. (Y por favor, solo me refiero a la estación del año).

Con letras negritas el compañero Chang diseccionó mi post, al sentirse “aludido, criticado y señalado públicamente”. Si ese fue el sentir de mis colegas villaclareños, muchos de los cuales estudiaron conmigo o me impartieron clases, lo siento sinceramente. En cuanto a Arturo, desconocía que era periodista, y ya veo que lo amparan décadas de experiencia, si partimos  de aquel verano del 72.

Pero si mi obrar, me refiero a aquellos post nacidos bajo la desesperación, escritos al vuelo, pudieron resultar blancos de la crítica por la premura y la ausencia de fuentes, la actitud del colega Chang también deja mucho que desear por la prolongada morosidad.

Han transcurrido varias semanas, tiempo suficiente para indagar, verificar, triangular todo tipo de información, recopilar las distintas versiones del hecho, sin embargo Chang prefirió hacer mutis.

Ya sabemos de su ignorancia en temas beisboleros, él mismo lo deja claro a cada segundo, ¿pero y los sucesos del 30 de marzo qué? Por qué no se aventura y realiza un mejor trabajo que el que resultó blanco de su crítica,  a la cual iba a catalogar de crítica despiadada, pero a mí me hizo reír la maestría, tengo que reconocerlo, a la hora de evadir los acontecimientos en cuestión. ¿Lo habrá aprendido en sus 16 años al frente de un periódico?

Chang, por lo que logro saber, tuvo conocimiento de las palabras del miembro del Buró Político y primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel, quien en una reseña publicada en el sitio digital Cubaperiodista, reconoció “…el lamentable incidente en que un fotógrafo del periódico Girón resultó golpeado, y orientó a aclararlo totalmente”.

Algunos dirán que salto de palo pa’ rumba, como dice mi mamá, pero recuerdo una novela de espionaje de Yulián Semiónov, que leí siendo muchacho, con el título TASS está autorizada a informar; Tass era una prestigiosa agencia de la prensa soviética, y en la obra literaria se le permite informar sobre la captura de un agente de la CIA, solo después del desenlace de la trama, y veo cierta analogía entre la obra y la actitud de Chang;  además, el libro se publicó precisamente en los 70, años que marcan el inicio de Chang como periodista, uuff, cuántas coincidencias; precisamente los 70 también son calificados como la época de zafras colosales incumplidas y de mutismo intelectual, pero bueno eso es harina de otro costal.

Le lanzo la pregunta: ¿Chang, te embullas?, si la papa, la bicicleta o la ignorancia beisbolera te lo permiten, claro, profundiza en lo acontecido en el Sandino,el lamentable incidente en que Ramón Pacheco resultó golpeado, el de la testa sana, como usted lo catalogó minimizando el hecho.

¿Se atreverá a diseccionar la noticia de Cubaperiodista? , es mucho más fácil, un simple párrafito, 38 palabras, que me dan la razón a mí, un aprendiz, y a usted le hicieron lucir muy mal, echando por tierra tantas décadas de ejercicio.

Si en cambio prefiere dedicarse exclusivamente a responder a los internautas, hablar de la papa, o de la bicicleta, lo entenderé. Ahora, como en los grises 70, no todos estamos dispuesto a meternos en problemas,  porque sabe de antemano que esa práctica temeraria de jugar al hereje, le dificultará el camino porque en el fondo, (aunque tampoco tenga fuentes para confirmarlo) a lo mejor usted conserva la esperanza de rodar su carrito, y hasta que le publiquen de vez en vez sus escritos en un sitio digital, razones suficientes para la persuasión.

Yo en cambio seguiré en el mismo barrio, con la misma gente, y sin bicicleta, ni computadora, ni conexión, pero con la cabeza tranquila, pa’ cuando cualquier socio de barrio me lance a la cara “asere, a uno de los tuyos lo zarandearon y ustedes no dijeron ná”, yo inclinaré la vista, y responderé en tono bajo, casi imperceptible, así es la vida asere, pero al final me sentiré bien conmigo mismo, porque hice en el momento preciso lo que creí oportuno. Vuelvo y le digo, como aquella novela soviética, Chang, por si no lo sabes, ya estás autorizado a informar.

 

 


Responses

  1. NIÑOOOOOOOOOOOOOO, MUY BUENO..GRACIAS.

  2. Arnaldo: He seguido dentro de lo posible el asunto, pero no sabía que Díaz Canel lo había admitido. Ya con eso es suficiente para que al menos desde la UPEC de allá pidan cuentas. Eso no se puede quedar así socio.
    Abrazos…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: