Posteado por: arnaldomirabal | 14 abril, 2014

Rescatar el dulzor de una Isla

Domingo junto a una planta de guayaba

Me cuenta una amiga santiaguera que cuando era niña la dormían con historias pasadas de aquella heroica ciudad. De la voz de su abuelo veía navegar embarcaciones de Jamaica que arribaban a aquella oriental bahía en busca de frutas, porque si bien Cuba era la isla de la caña, en los campos también crecían un sinnúmero de frutales.

Si uno conversa con cualquier veterano escuchará nombres desconocidos, pero que fueron las delicias de su infancia: canistel, caimito, pomarosa, granada, granadina, anón, y así una lista interminable de productos que en nuestros días casi parecen en vías de extinción.

Las causas fueron diversas, desde políticas agrarias no siempre eficaces, hasta la decisión de algunos campesinos de sembrar lo que más produjera en el menor tiempo posible.

Mientras el palo iba y venía, ante la poca presencia de frutas, el precio de algunas escalaron el cielo, de ahí que en el 2009 el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, el General de Ejército Raúl Castro Ruz, se reuniera con un grupo de productores, con el objetivo de fomentar los frutales en el país.

Nacía, o renacía la idea de constituir un movimiento de campesinos vinculados a esta líena de producción, encargados de revitalizar dichos cultivos, y rescatar otros con menos presencia, casi desconocidos.

Precisamente el municipio matancero de Jagüey Grande cuenta con nueve cooperativas inscritas que llevan adelante esta importante misión. Adalberto Rodríguez, presidente de la Cooperativa de Crédito y Servicios José Martí, refiere que las condiciones de los suelos, la calidad del manto freático, y el vasto conocimiento campesino convierte a los jagüeyenses en abanderados del movimiento, para que los vianderos yumurinos se adornen con guayabas, mangos o frutabombas, y lo más importante, que desciendan sus precios en el mercado.

Apunta el directivo que su cooperativa aglutina 76 fincas, las cuales lograron cerrar el pasado año con más de 500 toneladas extraídas de los campos, destacando la venta al turismo por un valor ascendente al millón 300 mil pesos.

DE CASTA LE VIENE EL NOMBRE

Domingo González es un finquero de renombre. Era un niño cuando decidió acompañar a su abuelo en las labores agrícolas, y si le preguntan dirá que es campesino de nacimiento y por herencia de la sangre y el sudor, “porque pa’ sembrar uno deja parte de la vida en el campo”.

Pero con 42 años, Domingo parece tener menos edad, y eso que no descansa. Justo en el instante de nuestra visita estaba atareado con la rotura de la turbina. Siempre llega a las seis de la mañana, con el cantío del gallo como quien dice, y se retira entrada la noche. Todo el día se la pasa de aquí para allá, velando cada detalle.

A las tres hectáreas heredadas de su abuelo, sumó 13 otorgadas en usufructo, lo que representa una caballería. En ellas la mirada se pierde y se hacen innesarias las palabras, porque desde cualquier punto de la posesión se constata el verdor de los sembrados.

DE CAMPESINO Y ORFEBRE

Domingo junto a su hijo, quien decidió seguir sus pasos

Cuando Domingo habla, se descubre en él al fruticultor y un poco también al artista. Porque atender una finca de frutales es algo así como un arte antiguo y exquisito. No es cosa de sembrar y ya, y después regar, como pensarán algunos.

Como un orfebre el campesino debe ser minucioso y preciso, moldear la planta, podarla una y otra vez, y como la naturaleza es sabia, agradecerá tanto cuidado con nuevos frutos.

Parte esencial de este tipo de cultivo recae en la poda, que se realiza al culminar cada cosecha. Sin decirlo, quizás por modestia, Domingo es un experto en dichos menestreres. Toma la rama y cada cinco pares de hojas, retira la yema. Transcurridos varios días, crecerá una nueva atestada de guayabas.

Para que se tenga una idea de la productividad de una finca de frutales, siempre que se trabaja con seriedad y conocimiento, solo en una hectárea habitan mil 200 planta de guayaba, intercalado con 400 de mango, una técnica conocida como policultivo, y que permite optimizar terreno y recursos. Hasta los camellones son aprovechados con melón y maíz. Por lo cual, en un año solo esa área producirá casi 500 quintales.

EL RETOÑO

Domingo es un hombre satisfecho y realizado, no solo por los volúmenes productivos, si no porque su propio retoño, Yuniel González, decidió acompañarle en los avatares de la finca. Reconoce que no hay nadie de más confianza que un hijo.

Y para Yuniel no hubo oferta mejor, porque se siente orgulloso de lo que ha creado su padre, quiere formar parte de tal empeño, y apoyarlo en todo.

A un campesino el día a día le roba bastante tiempo, y no siempre deja espacio para imaginarse el futuro, o rememorar el pasado. Hoy, ahora, son las concepciones de tiempo que signan su vida.

Pero al lanzar una mirada en retrospectiva este campesinoo siente que el sacrificio valió la pena. Nada se compara con llegar al hogar después de una larga jornada, y compartir con su familia, y entre sus pasatiempos preferidos prefiere los programas deportivos.

Eso sí, disfruta mucho el ciclo productivo de las plantas, “es un proceso que toma días, meses, pero no te das cuenta del tiempo, disfrutas cada momento: la siembra de la postura, cuando va creciendo, las flores, los frutos, la recolección, nada iguala en belleza a una planta cargada de frutos”.

Aunque es joven, ya este guajiro jagüenyense se estrenó como abuelo. Quién sabe si al pasar el tiempo, le relate a su nieto historias de un pasado, como aquel de antaño cuando arribaban a nuestras costas embarcaciones en busca de frutas. Al menos el abuelo podrá narrar cómo contribuyó de alguna manera a rescatar el dulzor de una Isla, más allá de la caña.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: