Posteado por: arnaldomirabal | 5 febrero, 2014

Directivos “joroba’os”

obrera en un campo de papa-a [640x480]

 

-¿Esas personas de allá son obreros?- le pregunté a un directivo en un reciente recorrido por una empresa agropecuaria, al divisar a lo lejos un grupo de individuos que se hallaban en un campo de papa.

-No sé, deben ser unos viejitos de por ahí que a veces vienen a recoger el rastrojo de la cosecha-me respondió sin titubear el compañero.

A mí me extrañó mucho la respuesta, porque no estábamos en época de recogida. Además, las personas se hallaban en el interior de un naciente campo de papa. Ante mi resolución de acercarme, pude apreciar la incomodidad en el rostro del señor directivo.

-¿No serán obreros?-insistí.

-Lo dudo, no me parecen conocidos-respondió él.

-Están muy lejos, si nos acercamos más…

El compañero me interrumpió, y trató de hacerme desistir alegando la humedad de la tierra y mis zapatos blancos. Ante mi persistencia no le quedó más remedio que reconocer finalmente que eran obreros de su empresa.

Yo estaba contrariado con mi visita, porque el susodicho no me perdía pie ni pisada. Soy de la opinión que quien desee sentir el pulso de cualquier entidad, debe conversar con los trabajadores. Tarea que en ocasiones se dificultad, ya que algunos jefes evitan el contacto de sus subordinados con los periodistas.

Pero yo, en honor a la verdad, desde hace mucho prefiero las ricas historias de vidas de los sencillos trabajadores, que la rimbombancia cargada de cifras y frases prefabricadas de algunos dirigentes.

Con sus 62 años, Clara no cree en los aguijonazos del sol

Con sus 62 años, Clara no cree en los aguijonazos del sol

Por ese motivo, y sin importarme la blancura de mis zapatos, zapatos que piden un reemplazo a gritos desde hace mucho, por cierto,  hice como siempre hago: adentrarme en pleno surco. Allí me topé con una veterana con el rostro sudoroso y un poco maltratado por el sol.

Antes de saludarla entendí que se trataba de una guajira campechana, con unos senos muy grandes. Se nombraba Clara Lidia Verdes Verdes, y tenía 62 años.

Antes de lanzarle la primera pregunta se calificó a sí misma como “obrera  siempre a pie de surco”. Según ella, la papa se veía muy bien, pero la última palabra la dirá la cosecha.

Desde muy temprano había escardado cuatro surcos de frijoles,  “estoy desbaratada, no obstante puedo un poco más. El campo es duro pero a mí me encanta”, dijo entre risas.

Su mayor preocupación es la ausencia de frío, esencial para el rendimiento del tubérculo. “No hizo una gota de frío en diciembre, y enero está igualito. Fíjate que me compré un abrigo nuevo y no lo he podido estrenar, ni me he tapado con corcha este invierno”, expresó con una sonora carcajada.

En eso punto busqué el rostro de mi acompañante, quien evadió mi mirada.

Entonces Clara, transparente como su nombre y sin pelos en la lengua, soltó aquello de que “cuando viene una visita aquí, primero deben hablar con los obreros, para que los obreros digan las inquietudes que tienen, ¿nos es así?”.

Yo asentí con la cabeza y extendí la pregunta al señor que se hallaba a mi lado:

-¿Qué usted cree de eso, jefe?- de más está decir que no hubo respuesta.


Responses

  1. jajajajajajajajajaja el mío, sirvió!!!!!!!
    O como diría un reguetonero: báfata!!! jajajajajaja

  2. […] Por: Arnaldo Mirabal […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: