Posteado por: arnaldomirabal | 28 enero, 2014

La sonrisa centenaria de Emiliano

cubano centenario

Con una típica guayabera cubana, portando un sombrero de paño, y con 103 años de edad, Emiliano Revilla Hernández parece burlarse del tiempo, y quizás sea ese el secreto de su longevidad: siempre le acompaña una sonrisa.

Descendiente de esclavos, este veterano con más de un siglo a cuestas nació en un barracón del batey Nueva Luisa, cercano al municipio de Jovellanos.

De niño conoció los rigores de la pobreza y los enfrentó chapeando monte para agenciarse el pan diario. También incursionó en la herrería, pero si le preguntan, él responderá que es tractorista, oficio que desempeñó la mayor parte de su extensa vida.

Como hombre trabajador lo definen sus allegados, buscando siempre algo que hacer, y muy pendiente de sus hijos.

Hasta hace muy poco se le veía caminar por el reparto Horacio Rodríguez, pero en los últimos tiempos prefiere la comodidad de la casa y el solecito mañanero que le saluda desde el portal.

Eso sí, es muy exigente con las comidas y bebedor de café, para eso enseñó a cocinar a María y Mireya, dos de sus seis hijos, prole compuesta además por gran número de nietos, bisnietos y tataranietos.

Entre sus aficiones prefiere la música del Benny Moré y ver televisión, sobre todo el programa campesino Palmas y Cañas.

“Siempre lo verás arregladito, perfumado y de muy buen ánimo. Se ríe mucho, por eso ha vivido tanto”, aseguran vecinos y familiares.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: