Posteado por: arnaldomirabal | 23 noviembre, 2013

Los periodistas matanceros se sumaron al Bastión 2013

de noche [640x480]

 

La salida del ómnibus está pactada para las cuatro de la mañana. Desde bien temprano un reducido grupo de personas aguardan en el punto de recogida. La jornada promete ser agotadora, sin embargo, en los rostros no se nota impaciencia ni malestar, y si muchas ganas de realizar su cometido: deben informar cuánto acontezca en el ejercicio estratégico Bastión 2013.

Sin importar el horario, ni lo intrincado que pueda estar un emplazamiento coheteril, a los periodistas se les ve desandar maniguas y senderos, sin reparara en el fango que se adhiere a los zapatos, ni las hierbas con espinas que se aferran a la ropa. Lo importante es obtener la entrevista de aquel joven soldado, que trepado en un vehículo de combate autopropulsado, habla de su misión con tanto entusiasmo.

Caminar por el irregular terreno costero, y transitar por los afilados dientes de perro, parece cosa fácil si lo importante es llegar hasta donde los espigados muchachones de las Tropas Especiales toman un descansito.

La percepción machista que sentencia que la mujer es el sexo débil, se hace añicos ante la resuelta actitud de profesionales de la prensa de la talla de Bárbara Vasallo, Eliane Táboas y Yairis Hernández. Caminan a la par de los hombres, y en muchas ocasiones, toman la delantera.

En estos días de constante ajetreo, estas mujeres con mayúsculas lo mismo se han encaramado a una embarcación, saltando de bote, bote, que “abierto monte” en un inhóspito paraje.

DSC_4325 [640x480]

Mención especial merecen los fotoreporteros y camarógrafos. No han titubeado a la hora de obtener el mejor plano, aunque para conseguirlo sea necesario descolgarse de una rama de un árbol, o parapetarse en un gran risco, por si aquella explosión impacta el lente.

Por estos días de Bastión la prensa y las Fuerzas Armadas Revolucionaria han creado un exitoso equipo, dignificando aquellos periódicos mambises que nacieron en la propia manigua, y las plantas radiales que emitía sus mensajes en plena Sierra Maestra; sin olvidar los cientos de corresponsales que participaron en Ángola, junto al ejército cubano.

Tras varias fechas signadas por la agitación y la fatiga, la vida vuelve a su normalidad y los periodistas a sus rutinas productivas. Para la posteridad quedaran los relatos divertidos, las caídas, los tropezones y arañazos, y el susto masivo ante la ráfaga de una ametralladora de gran calibre, porque aunque uno siempre se prepara, al sobresalto nadie escapa.

Algunos amigos de Cuba que viven en el exterior aseguran que estos ejercicios militares son en vano, que Cuba nunca será agredida. Ante ese optimismo desmesurado, que intenta ignorar la creciente y peligrosa hostilidad de las grandes potencias, los cubanos, amantes de la paz, preferimos prepararnos para defendernos, nunca para la agresión. En tan loable misión los periodistas permanecerán en pie de lucha, junto a su ejército.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Responses

  1. siempre es placentero leer las lineas de un periodismo diferente, que refleja la férrea determinación de un pueblo que quiere y defiende su patria, más aún la hace mas legitima y valiosa, que esta sea una manifestación de los jóvenes. salud.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: