Posteado por: arnaldomirabal | 2 agosto, 2013

¡Guagua!

A pesar de los años, estos pequeños ómnibus ensamblados en Cuba, burlan el paso del tiempo, y suplen la escasez de transporte en la ciudad

A pesar de los años, estos pequeños ómnibus ensamblados en Cuba, burlan el paso del tiempo, y suplen la escasez de transporte en la ciudad

Aunque nuestro idioma es muy rico, resulta asombroso cuántos significados y connotaciones diferentes puede tener una misma palabra.

El mejor ejemplo es el vocablo guagua. En el caribe hispano nombran así al ómnibus o autobús; en Filipinas a un municipio; en países andinos a los bebés; en México, los más pequeños llaman de esa forma a los canes.

Los colombianos conocen igualmente a un pequeño roedor de hábitos nocturnos y de apenas 70 centímetros, de carne suave y tierna, y sabor similar a la del cerdo, víctima además de la caza indiscriminada, lo que le ha convertido en un mamífero huidizo y muy difícil de avistar. “Similar a nuestros ómnibus urbanos”, comentaría alguien jocosamente.

Pero el tema de la guagua, más allá de sus diversas acepciones,  es algo muy serio. Quizás por ello he decido pedalear una que otra vez, para que las hermosas mañanas yumurinas no pierdan su encanto de azul claro, sol y salitre.

Creo que en Matanzas guagua es una y todas las cosas a la vez: tal vez una región de rostros impacientes; un ser mítico, casi en extinción; sí hay algo bien claro, nadie relacionaría ese transporte con la sonrisa tierna de un bebé; en todo caso con el ladrido feroz de un perro.

A lo mejor quien lea estas líneas me tilde de extremista. Si lo hace, es porque nunca ha experimentado la “dulce” agonía de intentar abordar una.

Antes de decidirme a recorrer el trayecto de mi casa al trabajo en bicicleta, cada mañana debí desembolsar un peso. En honor a la verdad, no me quejo de semejante gasto, todo lo contrario, qué sería de esta ciudad y su pasajeros, si un buen día los chóferes de Transmetro o de Ómnibus Escolares siguieran de largo. ¿¡Colapsarían las paradas!?

Pero la felicidad por la asombrosa aparición de ese transporte solo dura instantes. El problema se acrecienta una vez en su interior. Evocarás a Jonás, el hebreo engullido por una ballena, o a Pinocho, el niño desobediente. Eso sí, como no eres profeta, ni de madera, sientes en carne propia tanta inconciencia desbordada.

Habría que redactar el Decálogo del buen pasajero, porque al parecer, la escasez de transporte provocó alguna especie de amnesia y se nos olvidó cómo comportarnos en estos vehículos.

Nudo gordiano pudiera llamarse el fenómeno, o miedo al final del pasillo. Nadie, pero nadie, da un paso atrás cuando se encuentra en el ómnibus, y con qué facilidad se olvidan de los de abajo.

Siempre se dejan oír dos frases gastadas: “Un pasito atrás por favor”, pide en vano el chofer; “me quedo en la próxima”, alegan los pasajeros. Y todos, apiñados como sardinas en lata, se posesionan estáticamente, a poca distancia de la puerta.

Imagínese caro lector, o lectora, que la mayoría de estos transportes salvadores se tratan de las modernas Yutong, o las veteranas Girón, con sus pasillos estrechos, cuya anatomía, para males mayores, presenta una sola puerta.

De la caballerosidad mejor ni hablar. Como enfermedad crónica, casi terminal, lo mismo contagia a hombres que a mujeres.

Hasta aquí mi introversión. ¿La solución? Incrementar el recorrido de las locales, porque entiendo que la caballerosidad y buenas maneras no se logran por decreto, y para más desventuras, hoy no traje la bicicleta.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responses

  1. Reblogueó esto en la koladita.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: