Posteado por: arnaldomirabal | 2 agosto, 2013

Fobia a los delfines

Delfines

De niño fui amigo de Flipper, aquel carismático delfín que cada tarde asomaba a mi televisor ruso su nariz de botella. Poco tiempo después, a muy corta edad quedé maravillado con el filme francés El Gran azul, que narra la vida de un joven submarinista practicante del buceo en acnes.

La banda sonora del filme, la relación del personaje con los delfines y el mar, me hechizaron de tal manera que nunca supe si realmente se trataba de una película vista por mí, o solo era fruto de mi imaginación infantil.

Años después, pude constatar que se trataba de un excelente filme, aunque cierta crítica no fue tan benévola con la cinta como yo. Solo sé que desde entonces me fascinaron los delfines.

Hallé cierto paralelismo entre la historia de Jacques, el protagonista, y mi propia existencia. Ambos nacimos en pequeños pueblos costeros, crecimos sin padre, y nos fascinaba el inmerso mar, este último actor determinante en nuestras vidas.

De los delfines ni hablar. Eran mis animales preferidos. Recuerdo que cuando era un chama, y echaba mi imaginación a volar, o mejor, a navegar, me soñaba millonario, con dinero suficiente para comprar una casa cerca del mar, donde cada mañana me despertarían dos delfines convidándome a jugar.

Pero la realidad y el tiempo siempre aguan la fiesta, y aunque los delfines siguen maravillándome, en los últimos tiempos, cuando los pienso me gana cierto sentimiento de resquemor.

Sobre todo desde que supe que para nadar junto a ellos en el Delfinario de Varadero, debo desembolsar la suma de ¡80 CUC! Una cifra privativa para cualquier cubano de a pie, sin familia en el exterior que le envíe remesas.

Lo triste del caso es descubrir que al paso que van las cosas, ni mis hijos, que aun no tengo, podrán bañarse con un animal tan inteligente y que tanto admiro, o admiraba, porque desde que supe el precio, miro con desgano la fotografía de cualquier delfín.

Hay quienes hablan hasta de delfinoterapia como alternativa muy beneficiosa para combatir el estrés de las personas u otros padecimientos. De pensar nada más en ¡los 80 CUC!, prefiero bañarme en un charco de clarias.

Mi gato duerme en el suelo durante horas, gozo con él cuando ronronea y acaricia mi pie con su cuerpo, me relaja admirar su despreocupación, y nada me cuesta disfrutarlo.

En cambio, ya no me fascina tanto que estos cetáceos presenten un marcado carácter social; que empleen herramientas, o que enseñen a sus crías a utilizarlas, como aconteció en aguas australianas, cuando un grupo de hembras mostraban a sus crías como valerse de esponjas en su hocico, para protegerse durante el forrajeo en busca de alimento.

O que encontremos entre sus rasgos más sorprendentes la asignación de roles entre sus miembros para la caza, y la protección de miembros lastimados del grupo ante amenazas externas como predadores.

Al final, me parece un acto más que depredador, que para poder darme un chapuzón con esos animalitos, deba destinar 80 pesos en moneda dura. Mejor comienzo desde ya a replantearme mi relación con los delfines, solo son perversos animales que te pueden engullir de una sola mordida.

Cuando piense en Flipper, vendrá a mi mente aquella escena donde emerge a ras de agua, mostrando sus feroces y sangrientos dientes………


Responses

  1. Mira tú, nunca me fascinaron los delfines más que las ballenas, los osos polares o cualquier otro animal exótico y lejano, y ahora, cuando pude tocarlos y comencé a sentirme más cerca de ellos. leo este post que es como un galletazo a toda la inocencia con que los sentí aquella mañana. Ni sé donde quedarme si en tu post o en el mío. Besote.

    http://holguineros.wordpress.com/2013/08/01/nina-con-lazos-y-delfines/

  2. Umm acaso la culpa la tienen los delfines ? los delfines son los que ponen los precios ? pues no. y ahora los odias porque nadar con ellos es caro -_-

    • bueno, la culpa no la tiene los delfines, y me fascinan los delfines, pero creo que las angustias con risa pasan mejor


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: