Posteado por: arnaldomirabal | 20 junio, 2013

Salvaguardar la playa de Varadero

Varadero

En la Península de Hicacos, el punto más al norte de Cuba, se halla una de las playas más afamadas del mundo: Varadero, 22 kilómetros de arena fina, bañadas de transparentes aguas.

Durante décadas, este bello paraje ha sido explotado por el hombre, de ahí la importancia de estudiar el impacto ambiental a que ha sido sometido el más importante recurso, de uno de los principales destinos turísticos del país.

De ahí la necesidad de crear un Centro de Servicios Ambientales, que ya suma más de dos décadas.

Entre las principales líneas de trabajo de este centro destaca el manejo de unidades ambientales, el análisis de riesgos, tratamiento de residuales y estudios de la biodiversidad, entre otros.

La institución posee un colectivo integrado por especialistas de sobrada experiencia, encargados de asesorar a las empresas que proyecten inversiones en el lugar; a su vez, implantan sistemas de gestión ambiental, para una explotación sostenible del balneario.

A pesar del gran trabajo desplegado por dicha institución, la playa azul no escapa a las agresiones del clima y el hombre. Desde las primeras décadas del siglo XX, con el poblamiento de la hasta entonces apacible comarca, el sitio se vio seriamente afectado.

En el pasado -destacan los especialistas en el tema- a la hora de construir una casa de verano, u hotel, no se tomaba en cuenta las posible agresiones al medio ambiente.

Para las construcciones de las viviendas se extraía arena de las dunas, desconociendo que esta servía de protección al litoral.

Otro serio problema que enfrenta la playa, es la continúa elevación del nivel del mar. No hace mucho un grupo de investigadores encontraron los cimientos de un hogar, 30 metros mar adentro.

A ello se suma la acción del viento, y la deficiente vegetación costera, con especies que no siempre son más las idóneas.

Para salvaguardar la más famosa de las playas de Cuba, el citado centro, ha trazado un programa de trabajo que ya brinda sus primeros frutos.

Cada año vierten miles de metros cúbicos de arena, y delinearon una estrategia para su mejora continua, con la restauración de las dunas.

A estos labores, suman un monitoreo permanente para determinar la calidad de las aguas, y los niveles erosivos.

Como nada se logra sin el concurso determinante de la comunidad, proyectaron una gran campaña con la inserción de jóvenes, quienes entregarán en la etapa vacacional, plegables a los bañistas, y conversarán sobre la importancia de salvaguardar un regalo tan preciado de la naturaleza.

 

 

 

 

 

Anuncios

Responses

  1. Justamente lo que primero me impresionó de la playa de Varadero, y nunca dejaría de ser así, fue lo ancha que es la duna. Nunca he visto algo igual en otros lugares de Cuba. Antes solo vi dunas estrechas, apenas unos pasos… y el agua. En Varadero no… allí son metros y metros tan ancha… quizás los de allí no se percatan de eso ¿o tal vez sí?, saludos…..

  2. Uff Varadero!!! en realidad es para mí cualquier cosa antes que la playa, es la casa de una amiga, es una calle larga con tipos taciturnos, es hasta una pradera oscura con lobos, jajajaj sabes por qué lo digo, pero claro, está el mar, y ojalá esté ahí por mucho tiempo. Abrazo grande.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: