Posteado por: arnaldomirabal | 5 junio, 2013

La hipocresía de Estados Unidos ante el cambio climático

cambio_climatico

Los Estados Unidos deben ser bautizados como la nación más hipócrita del planeta. Durante años se negaron a suscribir el protocolo de Kyoto, para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera. De entonces acá, se han celebrado decenas de Cumbres sobre cambio climático, y su postura, cuando no vacilante, ha sido abiertamente reacia a firmar algún acuerdo.

Incluso, hasta hace muy poco, figuras de peso en el mundo político de aquel país, negaban la existencia real del cambio climático, y acusaban la tesis manejada por eminentes científicos, de conspiraciones para disminuir la hegemonía de la poderosa nación Yanki.

Pero como ciego ha de ser quien no quiera ver, las extensas sequías que afectan la agricultura de aquel país, y la disminución considerable en la captura de peces por las altas temperaturas de la aguas, sirvieron para que los estadounidense abrieran de una vez, y bien grandes, los ojos.

Por ese motivo la CIA -nada menos que la CIA-  ha financiado un estudio sobre los riesgos que el calentamiento global impondrá, ya sea directa o indirectamente, a la seguridad nacional de Estados Unidos. Y aquí la hipocresía alcanza tamaños colosales. Pequeñas islas están a punto de desaparecer, se derriten los polos, y solo presta atención cuando empieza a sentir en su propio suelo los efectos de una realidad anunciada hace mucho. Es que solo mueven un dedo cuando se ve afectada su “seguridad nacional”.

Volviendo al estudio costeado por la CIA, este señala varias consecuencias del cambio climático global que serán o ya son amenazas potenciales en suelo norteamericano. Durante la próxima década, indica el informe, el cambio climático podría tener efectos de gran alcance sobre la producción agrícola de alimentos, la disponibilidad de agua, el suministro de energía, las infraestructuras críticas y la seguridad económica.

Entre las principales preocupaciones, aparecen las olas migratorias que pudiera arrojar el cambio climático. “En las regiones del globo donde el calentamiento global genere sequías persistentes pueden desatarse disputas por el acceso al agua y a campos agrícolas, con el resultado de disturbios. Algunas de estas disputas pueden ser entre naciones fronterizas y acabar degenerando en guerras, con todo lo que ello implica. El fenómeno de los refugiados del cambio climático puede agravarse de manera dramática, haciendo que países cercanos a los más castigados reciban oleadas de inmigración legal o ilegal”, refiere el estudio.

Hace décadas ecologistas y entendidos en la materia vienen anunciando sobre irreversibles transformaciones en el clima global, a lo que grandes potencias como Estados Unidos,  hicieron caso omiso. Y ahora que deciden tomar decisiones, no lo hacen movidos por salvar el planeta o a la humanidad, más bien por proteger su espacio. Nada les importa los millones de hambrientos del mundo, que no emitieron ningún gas a la atmósfera y a la larga, los primeros en sufrir los platos rotos, o mejor, los desbarajustes climáticos de un planeta destrozado por países como Estados Unidos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: