Posteado por: arnaldomirabal | 26 abril, 2013

Matanzas, ¿belleza postergada?

amanecer en la ciudad de Matanzas

Aún poseo un vago recuerdo de aquella multitud sentada en el antiguo malecón de la calzada General Betancourt, en esta hermosa ciudad de Matanzas. En ocasiones, cuando camino por sus aceras, observo los pequeños orificios que dejaron las olas.

No olvido que en mis años estudiantiles, al volver a Matanzas tras semanas de ausencia, la brisa marina me alcanzaba a kilómetros de distancia. Era lo que más extrañaba. Porque es el mar el primer paisaje que uno percibe de niño, además de su olor. Después descubrí los ríos y puentes. Y hasta sentí algo de zozobra cuando transitaba de brazos de mi madre, por la transparencia metálica del Tirry.

El matancero tiene  la dicha de sentir la inmensidad del universo desde las alturas de Monserrate, y allí disfrutar la gran bahía y la ciudad, con sus casitas bien dispuestas en los cerros, que a la noche se transfiguran en luces para exhibir una de las vistas más hermosas de la Isla.

Pero cuando hablo con mis congéneres del barrio, podría pensarse que la belleza cansa, o no se nota. Al parecer nadie repara en la magia que arropa a esta urbe tricentenaria. ¿Será que tan inmersos vamos en los rigores de la existencia, que apenas posamos la vista?

Puente Giratorio

Siempre escucho sobre lo que falta, que si surgió un parque de la ausencia irreversible de un edificio, que si la suciedad de sus calles, o la oscuridad que cubre a la Plaza de la Vigía, con todo y su condición de Monumento Nacional.

Sin embargo, apenas escucho hablar de los tantos lugares que la naturaleza y nuestros antepasados nos legaron.

Me confieso eterno enamorado de esta comarca bendecida por el mar y golpeada por el tiempo. Tanta es su belleza que sedujo a innumerables bardos que la reverenciaron como si de una bella mujer se tratase. Y hasta nos hizo un poco vanidosos y la comparamos con la esplendorosa Atenas de Grecia.

Aunque todavía le acompaña cierto halo poético, también la envuelve la modorra. “Tal parece que la vida transcurre puertas adentro”, afirmó alguien, porque las noches y el silencio se aventuran sobre ella, y la constriñen como a una villa fantasma.

Quizás sea la razón por la cual los matanceros ya no se sientan en el malecón. Algunos alegarán que la construcción del Viaducto impuso el tedio, pero creo que es mucho más.

Cuando hablo con mis coterráneos pocas veces refieren los innumerables atractivos, que trascienden al Teatro Sauto- aquejado de una mudez involuntaria- o Las Cuevas de Bellamar.

Nuestra ciudad es mucho más. Habrá que redescubrir la escalera de Jesús María, a un costado del parque Watking, y desde el escalón más alto contemplar el río Yumurí, la vieja estación de Hershey, y las cúpulas de la Iglesia San Pedro Apóstol, en Versalles. Y más allá, siempre el mar.

Será necesario recorrer las márgenes del San Juan, donde los barquitos llevan incrustados, como los viejos marineros, el nombre de una mujer a un costado.

A las nuevas generaciones les urge conocer no solo la historia de Cuba, sino además, cada rincón de su ciudad, los secretos que guarda su bahía; así aprenderán a venerarla, y lo más importante: protegerla.

dsc01137-640x480

Va y más temprano que tarde, los yumurinos entiendan que mantener hermosa esta ciudad nace desde el mismo instante en que se decide conservar un cucurucho de maní en el bolsillo a falta de cesto.

Resulta preciso defenderla desde el simple hecho de detenerse ante un atardecer en el malecón del viaducto, para no postergar más la belleza admirable con que nos obsequió la naturaleza.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: