Posteado por: arnaldomirabal | 14 marzo, 2013

“La nacionalidad del Papa es algo secundario”, aseguró el Obispo de Matanzas

Obispo de Matanzas Hilario Manuel de Céspedes

Obispo de Matanzas Hilario Manuel de Céspedes

Al conocer la designación de un Papa latinoamericano decidí entrevistar a alguna figura eclesiástica de mi provincia para que profundizara en el tema. Serían las 8 de la mañana cuando me dirigí al obispado de la ciudad, y tras presentarme como periodista de un medio provincial, fui atendido por el Ilustrísimo Obispo Hilario Manuel de Céspedes, tataranieto del Padre de la Patria, Carlos Manuel de Céspedes.

Pequeño de estatura y delgado, el Obispo Manuel me resultó una persona agradable y atenta. Tan acostumbrado como estoy a las evasivas de los directivos, me llamó la atención que accediera a hablar conmigo sin previo aviso, ni coordinación alguna.

Sin apenas preámbulo ya estábamos conversando. Tras inquirir sobre la buena nueva de tratarse de un latinoamericano, su respuesta me desconcertó un poco al escucharle decir que “da igual que sea de dónde sea, y que se trate de un jesuita también es secundario”.

Agradeció mi pregunta, y seguidamente señaló que los periodistas en Cuba tienen poca información sobre la Iglesia Católica, y cuando abordan el tema lo hacen inadecuadamente.

“La Iglesia está contenta porque tenemos un nuevo Papa que conducirá a los pueblos por el camino de Dios. Hemos rezado por él, y creemos que es el que Dios quiere”, manifestó.

Sin embargo, el Obispo cuestionó la cobertura de Telesur, acusándola por su falta de delicadeza al criticar a la Iglesia en un marco poco propicio para ello.

“En el mundo hay una tendencia a desprestigiar a la instituciones eclesiásticas, los medios están en su derecho de publicar lo que deseen, pero existen momentos que debieran guardar algo de respeto, como la llegada de un nuevo pontífice.

En su opinión, muchos medios centraron la atención en la condición de latinoamericano y eso no es lo más importante.

Cuando le expliqué que la prensa conservadora también abordó el tema desde esa óptica, la conversación tomó otro giro, y declaró que “en Cuba hay cosas que deben cambiar, publicar lo que se piensa y no lo que manden, algún día será distinto”, apuntó.

Sobre los medios de derecha aseveró que estos “responden a los intereses de un dueño, y en Cuba a un Partido, al final es la misma cosa”.

“Quiero que los jóvenes cubanos sean distintos, que puedan expresar lo que quieran, no lo que un Partido le exige que digan”.

Ante las palabras del prelado matancero quise conocer cómo haría la Iglesia para captar la atención de la juventud cubana y del mundo, ante los escándalos crecientes en el seno de la institución, pero el Obispo me pidió que abordáramos solo lo concerniente al pontífice.

Expresó que el principal reto de Francisco consiste en conducir a la iglesia católica para que evangelice mejor a los pueblos del mundo.

No quise ser irrespetuoso ni ocuparle más tiempo al Ilustrísimo. Nos estrechamos las manos y le agradecí mucho su atención y delicadeza. Me abrió las puertas del obispado para cuando quisiera regresar y quizás lo haga, porque sus respuestas acrecentaron mis dudas.

La mayoría de los medios señalan que la nueva designación del prelado argentino sí marcará un antes y un después en una Santa Sede, hasta hace muy poco exclusiva para europeos, en su mayoría italianos; otros sostienen que realmente abre una conexión directa con el hemisferio sur, donde viven más del 40 por ciento de los católicos del planeta, más en un momento tan crítico para la iglesia.

Aun es temprano para presagiar cómo será la gestión del Santo Padre, aunque sospechamos que por primera vez se verá fútbol argentino y escucharán tango en el Vaticano; y me surgen otras dudas: ¿la Cabeza de la Iglesia usará el papamóvil o el transporte público?, ¿contará con tiempo suficiente para elaborar su propia comida?

Los medios no descansan y ya leo titulares denunciando su pasividad durante la dictadura argentina, y hasta aseguran que delató a dos sacerdotes que sufrieron torturas.

Un amigo y colega que vivió tres años en Uruguay califica a Jorge Mario Bergoglio de conservador, y creo que sí, porque el controvertido periodista Oppenheimer, columnista de El Nuevo Herald, le pide que sea políticamente activo, y que critique los gobiernos “populistas” de Latinoamérica, como ha hecho contra los Kirchner en Argentina. A lo mejor va y lo hace, porque la izquierda latinoamericana no asesina ni desaparece a sus detractores.

Y el respetable Obispo de Matanzas tiene mucha razón. No conozco mucho de la iglesia católica, se me antoja un enigma, casi un laberinto, que por ahora no pretendo descubrir.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: