Posteado por: arnaldomirabal | 11 marzo, 2013

Una flor de Lis para Chávez

(208-365)Príncipe Negro [640x480]

No hablaré de la Flor de Lis como emblema de la Iglesia Católica, o símbolo de la heráldica francesa, me referiré a otra Lis, una muchacha un poco tímida, que recorrió una ciudad con un príncipe negro en la mano, para depositarlo cerca de la imagen del Comandante Chávez.

El sol descendía y la tarde se hacía naranja, pero aún era numerosa la hilera de personas que querían tributarle un último saludo al mandatario venezolano. Creo que todos los habitantes de la ciudad pasaron por allí. Habían transcurrido casi ocho horas desde el inicio del tributo, y las personas continuaban pasando.

De pronto, entre las columnas del gran portal del palacio de gobierno, descubro a mi joven colega Lis, iba un poco insegura, sosteniendo una rosa muy roja en sus manos.

Me le acerco y tras el saludo, me confiesa que ella solo quiere depositar una flor. Lo dijo con mucha sencillez, como quien se refiere a un simple gesto insignificante. Pero vi  en ese gesto algo más. Había caminado muchas cuadras, y aunque  hablaba poco, entendí que en su interior se le agolpaban miles de sentimientos. Su rostro la delataba. Traté de hacerla reír, para que el día dejará de ser tan cargado y gris. La muerte es un hecho tan natural que ya debiéramos estar acostumbrados, pero hay muertes que desarman, y nos dejan como atontados del dolor.

Mi colega estaba indecisa, sostenía el príncipe negro como si fuese su último testamento. Me confesó que sentía tantas cosas que apenas había podido escribir una línea sobre Chávez.

Finalmente Lis depositó la rosa y yo me marché a casa. Fue una jornada intensa. Recuerdo que desde facebook varios venezolanos me pidieron las fotos que tiré para confeccionar un álbum.

En el trayecto de vuelta a mi hogar  me topé con una señora muy mayor, con la portada del periódico Girón, donde aparece una foto de Chávez acompañada de una crónica .

Mientras caminaba, un pensamiento me golpeó la frente: ¡No deposité una flor ante la foto de Chávez! Pero pensé en Lis, y en su respeto y cariño hacia el amigo venezolano. Liz no lo sabe, o no se lo dije, pero en su gesto iba el mío. La flor de Lis bien puede representar todas las flores que se colocaron ese día, desde el gesto anónimo de miles de matanceros.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: