Posteado por: arnaldomirabal | 13 febrero, 2013

El terror de Miami al Che Guevara ronda la paranoia

122F0Q.Em.84 [640x480]

Si los tres o cuatro viejitos sobrevivientes de aquel papelazo miamense que se escenificó al sur mi provincia, en las arenas de Playa Girón, decidieran retomar tal estupidez, yo no emplazaría ningún armamento para contrarrestar el ataque. Desplegaría una gran valla con el rostro del Che Guevara.

Como hicieron una vez, pondrían pies en polvorosa batiendo la marca registrada de una derrota militar a las 72 horas de entrar un combate. Tal es el pavor que siente por la imagen del Guerrillero Heroico.

Aunque la Ileana Ros-Lehtinen pose sonriente ante las cámaras junto a unos de los asesinos del Che, se que después del flash se persigna, por el halo misterioso que siempre ha acompañado al cubano-argentino. Se preguntarán cómo consiguió trascender la selva después de muerto y oculto durante tantos años.

Pensarán que es obra del diablo, pero más bien es obra de los pueblos. Son los pueblos, esas grandes mayorías vilipendiadas, quienes no permitieron que el Che muriera.

Tan grande fue su ejemplo que hasta las trasnacionales,  sea fabricantes de autos lujosos, o un hotel de renombre, quedan prendadas de su rostro de ceño fruncido. Pero en Miami el miedo es latente. Le temen a su ejemplo que aún despierta pueblos. Por eso donde emerge su rostro crece la paranoia.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: