Posteado por: arnaldomirabal | 7 noviembre, 2012

Mi primera fiesta de cumpleaños fue la última

Al menos se salvó la del kake

Mi primera fiesta de cumpleaños me la celebraron cuando ya sabía leer y escribir. Un amigo de mi madre se dio a la tarea de organizarla, porque según él, todo niño debía tener una.

Echaron manos a la obra y yo permanecí al margen. Me llamó la atención el entra y sale de gente, los nuevos colores en las paredes, sí me extrañó que descolgaran aquel cuadro del Che que permanecía en la sala de mi casa.

Prepararon cajitas, hicieron ponche, pintaron la mesa descolorida del comedor. Recuerdo la alegría de mi mamá, porque por fin su único hijo tendría un cumpleaños de verdad. Hasta ese momento cada 30 de noviembre se resumía a una comida para los dos, que consistía en arroz congris, pollo frito, platanito maduro y tostones, y un que otro regalo de algún familiar o vecino.

Pero al arribar a los seis años todo fue diferente. Hicieron tarjetas para entregar en mi aula y por todo el barrio. Como yo era un poco tímido unas cuantas no llegaron a sus destinos, lo cual no impidió que mi fiesta se abarrotara de gente, algunos que yo ni conocía, otros que me caían mal, y con mucho gusto no hubiera invitado.

Ese negrito era un pesa’o pero fui un niño privilegiado, no todos contaron con el mago Pastrana en su cumple

Durante largo tiempo mi cumpleaños fue uno de los más famosos del barrio. Asistió el mago y ventrílocuo Pastrana, de gran fama en la ciudad. Desaparecía pañuelos, sacaba huevos y monedas de mi oreja; extrajo de su maleta mágica un negrito pesa’o, que sentó en sus piernas y lanzaba escupitajos a los niños.

Lo que mejor recuerdo fue presenciar mi cama llena de regalos, esa sensación de felicidad nunca la he olvidado: la cerbatana, los libros de colorear, el bate, las pelotas, mucha ropa, me sentí a plenitud.

Dicen que la felicidad dura poco en casa del pobre, y algunas veces sucede así. El fotógrafo encargado de documentar aquella fiesta tiró cientos de fotos, de las que solo se salvaron tres. Mi mamá nunca me lo dijo, pero sé que ante aquella situación se puso triste, no por vanidad, más bien por mí, porque no podría hacer un álbum de foto, y porque era la primera vez que me hacía un fiestón así.

Imagínense ese tumulto en una piñata

No sé de donde salió mi madurez, pero le pedí a mi madre que no me hiciera más cumpleaños, que solo provocaba barullo y hasta las fotos se echaban a perder, yo disfrutaba más quedarme en casa solo con ella, comiendo arroz congris, pollo frito, platanito maduro y tostones.


Responses

  1. y no habrá otra este 30 de noviembre???? yo puedo llevar el quei…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: