Posteado por: arnaldomirabal | 6 noviembre, 2012

¿Borrón y molienda nueva en el central Mario Muñoz?

Cuentan que a la tercera va la vencida, pero con el central Mario Muñoz no se cumplió tal sentencia. Ya suman tres zafras sucesivas con indicadores negativos, que provocaron los comentarios suspicaces de algunos para retirarle el epíteto de Coloso.

Sin embargo, para este año todo parece cambiar. Si bastaran los deseos de los trabajadores la historia sería bien diferente, porque los rostros muestran sonrisas y confianza; pero no solo el ambiente revela el favorable ánimo de la fábrica, también la limpieza de pasillos y áreas verdes.

El nuevo director ya lima los detalles con el conocimiento de que el secreto de una buena campaña azucarera es una exhaustiva reparación en la industria. Pero Luis Barrios no es tan nuevo, posee sobrada experiencia como directivo del sector, avalado por sus excelentes resultados en el Rabí.

RECOBRAR LA CONFIANZA

“Nos encontramos al 75 por ciento de la reparación. Un avance, si tomamos en cuenta que para esta fecha deberíamos estar al 72% Hemos emprendido acciones para no cometer los mismos errores del pasado”, explica.

“El 15 de noviembre realizaremos la primera prueba. Están los recursos, los hombres, y la motivación, solo nos queda cumplir el deber cada día”.

La ruta crítica de las reparaciones se concentra en la planta eléctrica y en casa de caldera, previstas para culminar el día 20, con tiempo suficiente para el pitazo de arrancada el 5 de diciembre. Estas áreas resultaron puntos neurálgicos en el pasado, y allí se encuentran especialistas capacitados que indagan al dedillo cada detalle.

El plan de la presente campaña persigue producir 68 mil 294 toneladas de azúcar crudo, lo cual representa un crecimiento de un 17 % con relación al plan del año anterior.

Para ello se dieron a la tarea de completar la  plantilla en puestos claves como el jefe de producción y de mantenimiento. Plazas cubiertas hoy por compañeros de mucha experiencia.

“El taller de maquinado no pudo dar respuesta ni en las reparaciones ni en las roturas durante las operaciones de zafra; pero hoy rescatamos al jefe de taller y a otro grupo de compañeros, quienes laboran las 24 horas. Se han recuperado todas las cuchillas centrales de los seis molinos”.

Otro aspecto importante fue rescatar la motivación de los obreros, debatimos con todos sobre las principales ineficiencias, consultamos el camino a seguir.

Otro rasgo negativo que dificultó el desempeño del Muñoz, resultó la falta de técnicos y conocimientos para tomar decisiones en los momentos difíciles.

“No había un jefe de producción que pudiera dar su valoración del proceso, ni un jefe de mantenimiento para responder oportunamente ante una avería.”

SI HAY CRUDO HAY REFINO

Quiso el azar que la mala racha del central arabense comenzara justo en los días que se instalaba la refinería. Desde entonces, muchos obreros vieron la nueva instalación como un cáncer alojado en la industria, que afectaba sus salarios.

Muy pocos entendieron que si el central no muele estable se afecta todo el proceso fabril y la obtención de refino.

“Esta es el área más avanzada, pues apenas trabajó. Las personas están cambiando el concepto de verla como un inconveniente. Nosotros no queremos arrancar la refinería desde el primer día, debemos estabilizar primero la producción de crudo.

“Cuando analizas internamente los problemas de esta instalación entenderás que si el central no muele, o genera vapor la refinería no puede funcionar. Los obreros han cambiado su percepción, además, mientras más refino exista mayor será el salario”, resumió Luis Barrios.

LOS OBREROS TIENEN LA PALABRA

En la refinería todo es diferente. Los trabajadores adornaron el recinto con plantas ornamentales y pintaron el interior de azul claro.

Para la especialista Yarelis Medina la meta no es imposible: “Si en años anteriores fuimos capaces de producir 118 mil t de crudo, por qué no se pueden entregar las 68 mil de este año”.

Por su parte el técnico Rolando Morejón recuerda que años atrás no cumplieron con el refino porque la industria confrontaba problemas, “este año si el crudo arranca, creemos que sí, que avanzamos.

En el área de basculador un grupo de obreros laboran arduamente. A poca distancia de allí, en los molinos, Carlos Luís Rodríguez, mecánico con 25 años de ejercicio no se detiene un segundo.

En tiempo récord fue capaz de alistar los seis reductores, y en estos momentos tiene dos molinos acoplados. No solo trabaja en el área, su experiencia y voluntad le convierten en un mecánico que lo abarca todo.

Pero ni el deseo, ni las buenas palabras producen azúcar, vale darle margen a la duda; esperemos al menos que a la cuarta vaya la vencida para que el Muñoz recupere su epíteto, y todo sea borrón, molienda e historia nueva.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: