Posteado por: arnaldomirabal | 31 octubre, 2012

Nuestro periodismo tiene grietas y el de USA inundaciones

Hoy quería arremeter contra el periodismo cubano, que de alguna forma es arremeter contra mí mismo. Cada día debo enfrentarme a los comentarios burlones y suspicaces de mis congéneres del barrio, porque según ellos, en ocasiones me voy con “la de trapo”, una forma muy cubana y sutil de acusarme de embaucador informativo.

Lo más gracioso es que soy una víctima más de los embauques, y no es que crea todo lo que me dicen, pero qué hacer cuando ciertas personas con responsabilidades importantes me aseguran que todo marcha bien, aunque indague, dude y hasta caiga mal por desconfiado.

Lo peor viene después, cuando pasado el tiempo descubra en el huidizo informe que pedí una y otra vez,  el cual obtendré por cualquier otra vía, que  lo redactado por mí es una ensarta de mentiras y que engañé al soberano: el pueblo.

De esas cosas quería hablar. Me pican los deditos por escribir sobre mi incapacidad para descubrir las mentiras que siempre me brindan como verdades, y que arropan la incapacidad de muchos.

Quería hacerlo, a sabiendas de que corro el riesgo de que mi proceder se gane el apelativo de ingenuidad política, el término de moda para suprimir el ejercicio de la crítica, la herejía revolucionaria y el periodismo serio.

Por suerte cuando se me nubla un poco el alma ante tanto desconcierto, acudo a los medios occidentales. Se me oscurece el alma y crece el desconcierto porque en todas las tribunas me exigen más seriedad en mi ejercicio profesional, y a la vez siento como todo está construido para obstaculizar la consecución de ese fin.

Cuando esas cosas suceden navego por las aguas turbias de los grandes medios de información internacionales para constatar que si aquí el periodismo cojea, en otros lugares va derrengado.

Basta nada más buscar información sobre el huracán Sandy a su paso por la costa este de los Estados Unidos. El Nuevo Herald, órgano oficial de la mafia cubano-americana, tan dado a hurgar en las miserias de mi Isla, apenas notifica los muertos ocurridos en aquel país tras el paso del fenómeno atmosférico, que suman ya 50 fallecidos.

Es más importante la sentencia a un pintor cubano por intento de abuso sexual, que los estragos sufridos por la población de aquel país.

En aquel rinconcito del mundo que se le desprendió al paraíso todo puedo ser convertido en show mediático o en reality show, pero la realidad ya no interesa. Hasta yo mismo me bebí el cuento de tiburones paseando por las ciudades inundadas de aquel país, entre las imágenes más vistas en Internet .

Esta vez no vale la pena compararnos ni creernos el mejor país porque nuestra cifra de fallecidos sea menor, o por la cobertura noticiosa brindada al huracán. (Reconozco que un principio dudé de la eficacia del Sistema Meteorológico cubano, porque 11 muertes en un ciclón en Cuba es un número muy alto).

En momentos como estos es cuando siento algo de orgullo por  ejercer el periodismo, para levantarle el ánimo a mi gente, destacar la labor solidaria de miles de hombres y mujeres que están dando una mano lejos de casa, hoy para mí lo más importante.

Mañana será otro día, si bien nuestro periodismo cojea y otros van derrengados, más temprano que tarde entablillaremos el nuestro porque las transformaciones que vive el país deben y tienen que abarcarlo todo,  al final el rescate del buen ejercicio de la prensa no es insalvable aunque presente grietas, ya que otros sufren inundaciones.   Si queremos una Cuba nueva y pujante, renovemos la prensa, barramos con todas las malas prácticas, con la misma intensidad con que los santiagueros deshacen los escombros de su ciudad.


Responses

  1. Me gusto mucho este artículo, y es muy cierto que las grandes potencias del periodismo mundial son más promiscuas, mucho menos reales en sus apreciaciones y sobretodo vendidas al mejor postor sin importar la verdad ni a quien puedan hacer daño con las calumnias, verdades a medias o mentiras convertidas en realidad a fuerza de tanto usarlas, esa es la gran lucha del Presidente Correa con la prensa corrupta de Ecuador, y es a eso a donde la prensa cubana no debe llegar, hay caminos para alcanzar los objetivos y llegaremos a ellos seguramente aunque con algo de trabajo, me quejaba en casa viendo los noticieros de la mañana ( vivo en Quito) y solo Telesur ha hecho eco sistemático de los problemas serios que dejó atrás el Huracan Sandy en Cuba, Jamaica, Haití y las Bahamas, los demás medios han dado la noticia sin mayor trascendencia, pero el despliegue noticioso y amarillento sobre su curso por la costa este de E.U. de Sandy es impresionante, siempre recalcacando los daños materiales relevantes sin medir las victimas mortales de este hecho. Estamos orgullosos de como en Cuba nos preocupan más la vida y el bienestar de quienes sufrieron este embate que como allí lo hacen de Wall Street, los balnearios afectados, la campaña electoral que ahora será presa del hecho para beneficio personal de los contrincantes y que es más tomado en cuenta que todos los daños ocasionados, asi que adelante con los ánimos que aún en Cuba salen destellos de verdad aún con algunas incongruencias en nuestro periodismo……

  2. Naldo, leí esto http://www.cubadebate.cu/especiales/2012/10/30/la-prensa-en-el-mejor-de-los-mundos/, y recordé que habías escrito de este tema, lee el artículo, te va a gustar.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: