Posteado por: arnaldomirabal | 18 septiembre, 2012

 ¿Ilusión de cosmonauta?

Cuando niño grité cada mañana que era un pionerito por el comunismo y que sería como el Che; el tiempo pasó, se cayó un muro, y empezamos a cantar el himno en voz baja, no por falta de patriotismo, más bien porque no todos podíamos desayunar.

El comunismo del Este, que no era tal, empezó a desmembrarse, y con la nueva política informativa conocida como glasnost, quisieron ser tan francos que sacaron todos los trapos sucios de los viejos dirigentes del PCUS, y en Cuba escondieron las Sputnik.

Aquí nos parapetamos bajo consignas políticas y escasez económica; desde los ríos mis vecinos alcanzaron el mar para pescar el ansiado sueño, que resultó ser más colectivo de lo que pensábamos tiempo atrás.

Nos quedamos solos, y el gran carro que era la Revolución se detuvo por falta de piezas de repuesto; el enemigo cercó la plaza sitiada y arremetió con furia.

Resistimos los duros 90, aunque desde entonces los cubanos somos más flaquitos y de poca estatura. Tal vez la crisis y las vicisitudes nos encogió el cuerpo y los sueños.

Lo cierto es que desde aquel tiempo los medios hablaron menos de comunismo, y de otras muchas cosas. A mí siempre me pareció una dulce utopía, y como utopía al fin, muy necesaria. Porque hombre que va sin sueño queda aplastado por la dura realidad.

Yo transité el sendero del comunismo por un atajo, y no visualicé a Lenin y Marx. Cuando perseguía el primer beso de una mujer, debí nutrirme de palabras lindas, y se las robé a Roque Dalton, a Miguel Hernández, Vallejo y a Neruda, excelentes poetas, que me permitieron descubrir el sexo por primera vez y esa dulce utopía de pretender el bien común y la igualdad.

Llegue al comunismo por la poesía. Por Dalton supe que el comunismo sería entre otras cosas una aspirina del tamaño del sol para mitigar el dolor de cabeza que producía el capitalismo; Neruda me confió que los comunistas hacemos una buena familia, que tenemos el pellejo curtido y el corazón templado, y que la primavera es inexorable; con Vallejo me pregunté cuándo nos veremos con los demás, al borde de una mañana eterna, desayunados todos, para darle fin a esta cena miserable.

En Cuba el comunismo perdió su esencia poética, lo importante era llevar camisa a cuadros, y refrendar los mandamientos de arriba, éramos más reverentes que los católicos, cuando  ser joven comunista era todo lo contrario, al menos eso pensaba yo.

Hoy nos preguntamos por qué el ideal comunista no seduce a todos los jóvenes, quienes prefieren pertenecer a una tribu urbana que a una organización juvenil de vanguardia. Pero hasta la palabra vanguardia ha perdido su esencia.

El comunismo, en el mundo, es la diferencia, la contracultura, pero en las escuelas donde estudié era un fastidio, donde no se estimulaba la espontaneidad, menos el debate. Solo debíamos discutir  discursos pronunciados meses atrás, cuando en verdad nos interesaba más darle solución a la mala elaboración de los alimentos o al transporte.

El comunista no debe asentir como autómata. Eso solo lo hacen los oportunistas, y estos últimos se dan en Cuba como el marabú, pero tal parece que a algunas personas les conviene producir y hasta darle cargos a los oportunistas porque saben que nunca estarán en contra de una decisión tomada desde arriba, por errada que parezca.

Hace unos días antes mis cuestionamientos alguien me mandó a estudiar, a buscar información, desde antes lo hago, y descubrí los errores de Stalin, a veces sangrientos; entendí que Mella fundó el Partido Comunista en Cuba, y el Partido lo excomulgó; pero aún así, para mí el comunismo tiene su encanto, es como ser gitano y pobre, un vilipendiado, Emo o hasta Homo. Y siempre me atrajeron las causas justas, y la rebeldía.

Seguiré viviendo al rojo vivo, anhelando que el comunismo en Cuba se ponga de moda como el reggetón, y ojalá se desechen las camisas a cuadros, los jeans y los pullovers, y la unanimidad, y que no se detenga el debate, pero al parecer no basta con el deseo expreso del Presidente de mi país.

Anuncios

Responses

  1. Valiente Arnaldo, espero que tu ilusión no sea en realidad la de un cosmonauta, o que para ser comunista haya que ir al cosmos. Hemos teorizado mucho sobre el asunto, y como dice Silvio “ojo que no mira más allá no ayuda al pie”, hay gente que se apega demasiado a los papeles, a las supuestas normas, a lo políticamente correcto y no levanta la vista, no ve la realidad, no ve más allá de nada, con tipos como esos, cualquier cosa puede parecer utópica.

  2. Eso que abordas en tu crónica-comentario es un tema polémico. En algunos aspectos coincido contigo: el comunismo en nuestro país tiene que recuperar su poesía rebelde, esa que hizo que millones respaldaran a los barbudos cuando bajaron de la Sierra. Sin embargo, no sé, pero me parece que no todo está perdido, aquí hay mucho de bueno, lo que pasa es que tenemos que dejar de una vez y por todas la metatranca de los discursos y ese tonto temor a la crítica . Lo dijo Raúl: secretismos fuera, ineptos fuera, corruptos fuera…. le toca a los gobiernos provinciales y los directivos hacerlo cumplir.

    • El título del post, así sencillamente, se lo debo al disco Habana Abierta, no es que yo lo crea, pero siempre me pregunto no fue una ilusión, que no es lo mismo estar en contra, pero hablamos tanto de comunismo para que un día alguien te diga que solo estamos en transición hacia el socialismo, y no es lo que pienso yo, yo ya estoy sembrado, sin frutos quizás, pero inamovible, aunque dude más de una vez, porque recuerda siempre amiga “fe que no duda es fe muerta”, yo solo pienso que debemos hacer del comunismo algo con swing porque nada hacemos con que los mayores estén de acuerdo y los jóvenes de espalda a la realidad, ¡Los jóvenes! esa es mi mayor preocupación, y sobre los discursos metatrancosos, el temor a la crítica, los veo tan inamovible como mi condición de comunista


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: