Y Eva se me hizo canción

 

Eva muestra su Melocactus Matanzanus

Eva se me antoja canción; una melodía por momentos triste, por momentos intensa, quizás una lágrima, acaso la lluvia, la propia vida.

A los pocos días de que su patio alcanzara la Triple Corona, máximo reconocimiento que otorga la Agricultura Urbana, tras una intensa lluvia, un río que hacía 40 años no crecía se señoreó de todo en solo minutos.

Pero Eva Fernández no se amilanó ante al adversidad. Al igual que aquella vez, hace ya 14 años, recomenzó, como si su existencia estuviera signada por grandes desafíos. Desafíos que logra vencer una y otra vez con el apoyo incondicional de su esposo Antonio Batista, artífice junto a ella de todo lo logrado.

Y lograron una gran obra. Casi un paraíso, pero diferente. Porque a los paraísos supuestamente irán algunos elegidos, sin embargo, al patio de “Eva la de las plantas”, como le conocen en el poblado de Cabezas, todos tenemos las puertas abiertas.

Las violetas, según Eva llegan a reconocer a sus dueños

Al traspasar el umbral estaremos en presencia de un jardín con vida propia. La fragancia de las mariposas blancas y amarillas, lo abarca todo.

Nuca imaginarás los disímiles matices del verde, si no aprecias las casi 4 mil plantas que allí habitan, que resembró tras la riada, y gozan de perfecta salud. Porque sienten y padecen, como las personas.

Pero ella de tan solo mirarle conoce cuándo están tristes, o necesitan más o menos agua.

Eva empezó sin saber mucho, antes se dedicaba a la costura. Hoy recorrer el patio a su lado es recibir una clase de botánica. Sabe el nombre de cada una y sus características.

Lo mismo puede hablar de Bugambilia, o Flor de papel, de las que posee 12 colores diferentes; del Espatifilo o el Polipodio. Dice medio en jarana que se le puede olvidar el nombre de las personas, pero no de las plantas.

No concibe su vida lejos de su patio. “Las violetas reconocen quienes son sus dueños, son muy delicadas, se marchitan con facilidad”, manifiesta con delicadeza, como si hablara de alguien cercano.

Yo nunca había visto una mariposa amarilla

En el tronco de los árboles frutales reposan 179 variedades de orquídeas, de todos los colores y tamaños posibles. Las intercambia con productores de Soroa, Pinar del Río, o del Jardín Botánico de Cienfuegos.

Cada palmo de tierra está sembrado. En el interior de las rústicas casas de tapado, junto a la tupida vegetación, descansan algunos perros que las personas desecharon y ella recogió; como mismo hizo con viejas llantas de bicicletas, tablones, palanganas u otros recipientes, donde moran hermosos helechos, orquídeas, platiceros.

Pero toda la vida que reina en su patio, junto a los arbustos raros como la Palma de Madagascar, o el Melocactus Matanzanus, endémico del Valle del Yumurí, se deben a la tenacidad de Eva y Antonio, porque no cuentan con agua estable y solo le llega en pipa.

“Hay años que he perdido miles por la sequía”, dice con tristeza.

Esta modesta mujer cultiva palabras dulces a flor de labios; desde sus ojos tristes pueden germinar una mirada tierna, una lágrima, o el amor, bien lo saben sus plantas, aquel zunzuncito desvalido que prácticamente amantó, los chipojos que se camuflan entre tanto verde, todas las aves, sus vecinos.

Eva se me antoja canción; una melodía por momentos triste, por momentos intensa, quizás una lágrima, acaso la lluvia, o la propia vida.

Palma de Madagascar, una de las tantas rarezas de su patio
Puente Japonés pero con palos del monte cubano
Otra vista de su patio

El interior de una de las rústicas casa de tapado
Un de los nuevos inquilinos adoptados
Uno de los huéspedes ilustre del patio (Foto cortesía de entrevistada)
 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s