Posteado por: arnaldomirabal | 6 julio, 2012

La Joven Cuba: fe que no duda es fe muerta

Cuando desembarqué en mi bella Matanzas, tras un lustro en la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas, traía conmigo miles de sueños, un título de periodista, y el desconocimiento de la realidad a la que me enfrentaba.

Mis sueños se estrellarían contra el muro gris que construyen los burócratas, y mi condición de periodista sería como imán para todos los comentarios que suscita el mal periodismo vigente en nuestra prensa. He sido y aún soy blanco de chanzas, como si yo fuera presidente de la UPEC o director de un medio.

Solo con el tiempo y la honradez, fui ganando cierto respeto como profesional del periodismo, porque mis congéneres del barrio veían que vivía como ellos, con sus mismas frustraciones y carencias.

Ahora me exigen casi que sea menos honrado y que “resuelva” una que otra jabita de papa para la vieja Caruca, mi mamá, ya que atiendo sectores vinculados a la producción de alimentos.

Me miran con asombro, como si yo fuera un bicho raro, porque no trasgredí mis principios; y hasta con cierto dolor también, porque mi mamá, jubilada y combatiente, decidió seguir trabajando y luchando.

Por eso me encabrito cuando me llaman bloguero oficialista, quizás para acallar mi voz, o restarle sentido a mis palabras. Simplemente tengo un blog, sin más aspiraciones que mostrar la realidad de un barrio cubano, preñada de contradicciones, donde se suda, se inventa, se juega a la bolita, siendo esta para algunos la misma esencia de lo que representa hoy ser cubano: vivir tentando a la suerte por un futuro que ya debiera ser mejor.

Futuro que muchas veces parece incierto, y sin embargo no desfallecemos, aunque veas como tu madre, que debió descansar sus últimos años sentada en un sillón, aún trabaja, y nunca sabrá lo que es un fin de semana en un hotel, porque cuando se lo ganó por estímulo no tenía el dinero suficiente para hospedarse.

Así piensa y vive un joven revolucionario. Cabreado por el veneno constante del enemigo de fuera, y la incapacidad de algunos de adentro.

Yo siempre diré lo que pienso, con mis carencias intelectuales, pero con total honestidad. Nunca seré aliado de alguna figura importante para posesionar mi blog, ni ensalzaré a alguna cosa en la que no crea por prebendas.

Viviré de mis manos e inteligencia, no de los aplausos ni palmaditas en el hombro. Al pan le diré pan, y al vino, vino. Quizás un día alguien decida sacarme del juego porque la realidad que ven mis ojos contradice la realidad que otros pretenden ver o disfrazar.

En esas cosas pienso en este instante, porque me  acabo de enterar que el Blog La Joven Cuba se tomará un receso, precisamente cuando más falta hacen, en el preciso instante que el Departamento de Estado de los Estados Unidos, anunciara con bombos y platillos millones de dólares más, para financiar entre otras tantas cosas, la di$idencia interna.

Recuerdo mis recelos cuando supe que en Matanzas unos jóvenes matanceros cobraban protagonismo en la red, y ninguno era periodista.

Con el tiempo estrechamos vínculos. Ellos no contaban con grandes recursos, y muchas veces publicaban sus post desde el órgano de prensa donde trabajo.

Así fue creciendo mi relación con Harold y sus comentarios certeros como de espada filosa; la gracia cubanísima del Jimmy; la seriedad transitoria y profunda de Roberto, como quien piensa cada frase un poco más.

La amistad se estrechó como la cultivamos los cubanos, botella de ron mediante. Esa noche si hablamos de todo, y como siempre, empezamos por la política y terminamos destruyendo o sufriendo por una mujer, descubrimos que ambas, mujeres y política, son inabarcables.

Luego coincidimos en el Pan de Matanzas, la más alta elevación de nuestra provincia. Enla Cima, hablamos del papel determinante de la juventud en todo proceso revolucionario. Yo me sentí a gusto, como si estuviera todavía en la universidad. La frescura de la juventud, cuando es honesta, siempre convoca.

Y mira si la juventud convoca, que aquel día un buen guajiro matancero nos facilitó calderos y sazones, y se hizo cargo de nuestra caldosa, el premio al esfuerzo y la fatiga.

Confieso que no revisaba el blog deLa  JovenCubacon mucha frecuencia, porque siempre pensé que estaría a un clic de distancia. Hoy me sorprende la inesperada noticia, se tomarán un tiempo de vacaciones. Como si los revolucionarios de verdad pudieran darse ese lujo. Intuyo que hay algo más…

La Joven Cuba oxigenó el periodismo matancero y hasta el discurso político. Quizás sus verdades produjeron ronchas en algunas mentes obtusas y con cierto poder. Ellos escribieron de lo bello y lo amargo de vivir en esta Isla.

Un griego antiguo aseguró que vivía dudando de todo. Yo dudaré una vez más, aunque Roberto, el Jimmy o Harold digan que solo pretenden tomarse un descansito.

Creo en La Joven Cuba, el blog que nació contra viento y marea gracias a la tozudez guevariana de tres jóvenes, que solo querían emitir sus criterios; también creo en la Joven Cuba de Guiteras, y en la que debemos construir los cubanos.

Dudo de las razones que alega Roberto, porque al final, cuestionarlo todo siempre ha sido mi mayor vocación, lo que ha engrandecido mi fe en el proceso cubano, porque fe que no duda, es fe muerta.

Anuncios

Responses

  1. excelente comentario, adoro la gente valiente y espontánea como tú y como los blogueros de la Joven Cuba

  2. en http://oasisdeisa.wordpress.com tienen una amiga q adora las buenas vibraciones q hay en Matanzas


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: