Posteado por: arnaldomirabal | 25 abril, 2012

Berto Alfonso prestigia la ganadería matancera

José Alfonso, hijo de Berto, mientras manipula el ordeño mecánico

Berto Alfonso Hernández lidera la lista de los lecheros más encumbrados del país. Dentro de unos días recorrerá la Islajunto a 11 productores de avanzada para compartir sus experiencias, y como epílogo del viaje participará en el programa campesino Palmas y Cañas.

Han pasado dos años de la primera visitada a la finca Los Alfonso, en Unión de Reyes, cuando Berto y su hijo José se estrenaban en las actividades ganaderas, tras recibir varias hectáreas en usufructo.

Tras los primeros resultados positivos recibieron máquina forrajera y equipo de ordeño mecánico, y hoy, pese a los embates de la sequía, alcanzan hasta 9,8 litros por vaca.

No es fortuito su 87 por ciento en natalidad, siempre le prestó la debida atención al mejoramiento genético y la alimentación.

“La vaca es como una industria, pero se trabaja de sol a sol. Es necesaria una acertada práctica de ordeño. Amarramos la vaca cerca del ternero para estimularla, lavamos la ubre y luego de extraído el alimento la secamos”, argumenta.

Berto posee 20 vacas en ordeño y promedia 180 litros. Con las primeras lluvias podrá arribar hasta 400.

Para él la disponibilidad de alimento animal y la higiene resultan vital. Posee varias hectáreas de excelente caña y la entrega de urea ha sido estable.

Construyó además una nave con piso de cemento para el ordeño. Diariamente friega los equipos y vasijas. Reconoce que el ordeño mecánico agiliza y humaniza el trabajo, mientras frotas sus manos no tan encallecidas como antes, pero rudas como las de todo hombre de campo.

Berto y sus hijos le prestan gran importancia a el escalonamiento de partos, quizás la respuesta a los excelentes resultados. “Planificamos la gestación. Todos los meses inseminamos seis o siete vacas, y así mantenemos la producción de leche. No haces nada con ordeñar en un mes 30 animales, porque después se te “secan” juntas y viene el bache en el acopio”, alega.

“La caña no da leche si no la mueles, de lo contrario la mastica pero el jugo se le escapa por las comisuras de la boca. Con la máquina forrajera molemos la caña, y con urea y sal natural obtenemos sacharina.

Esta última, positiva alternativa para el alimento animal, avalado por productores de varios países tropicales. La sacharina mejora la condición corporal, producción de leche y la carga animal en verano. Sustituye los concentrados proteicos industriales en la preparación de raciones hasta un 70%, y logra incrementar, a un bajo costo, la producción promedio de leche.

Berto recorre los postreros desnudos de marabú. Allí el ganado camina poco para que no gaste energía. Vinculó sus producciones  a dos bodegas. Se sabe útil, más no importante, porque lo suyo es trabajar… y le gusta lo que hace.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: