Posteado por: arnaldomirabal | 2 abril, 2012

Viaje al centro de un campo de papa

Pasa el tractor envuelto en una nube roja. Tras de sí emergen papas de la tierra, un poco más atrás aguardan los cosecheros, un ejército conformado de todas las edades y sexos, en pos de una batalla fraternal: ensacar los tubérculos, porque quién más llene, más gana.

El trabajo es difícil. Permanecerá encorvado durante la larga jornada. Mientras levante la mañana se sumará el sofocante calor. Por ello, hombres y mujeres enfrascados en la faena llevan visten camisas de mangas largas, gruesos pantalones, botas de gomas y guantes.

Para llenar el costal echarán en su interior tres cubetas con el tubérculo. Algunos labriegos prefieren trabajar en pareja, otros se agenciaron de algunas mañas, como colocar dos ganchos en las trabillas de sus pantalones y arrastrar el saco como una extremidad más de su cuerpo.

La obrera Hilda Morales, asegura que el primer día es el más difícil “cuando el organismo entra en calor desaparecerán los dolores de la columna”.

La cosecha durará 20 días aproximadamente. Por cada saco recibirán un peso con 20 centavos, y los hay que diariamente superan los 130 sacos.

Al caer la tarde los camiones entran al campo para recoger el tubérculo ensacado. Tarea que estará a cargo de los estibadores. Así transcurre un día de cosecha en un campo de papa.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: