Posteado por: arnaldomirabal | 26 marzo, 2012

Como buey de hierro que endulza la vía

Cada jornada un centenar de carros jaulas arriban al basculador del central matancero Mario Muñoz

Gracias al trabajo esclavo y al desarrollo azucarero, Cuba gozó de la primicia del ferrocarril en Hispanoamérica, incluso 11 años antes que España; y fue Matanzas la segunda provincia donde irrumpió el silbido de las locomotoras.

A 175 años de inaugurado el primer tramo de vía férrea, el transporte ferroviario, junto al marítimo, destacan entre los más económicos por los grandes volúmenes a trasegar. Por ello el país ha convocado a su mejor uso.

En Matanzas hasta la fecha, esa premisa se cumple, porque la actividad ferroviaria vinculada al sector azucarero marcha de manera aceptable, sin  afectaciones de tiempo perdido en la industria.

A partir de la eficacia en la transportación y el óptimo empleo de los equipos, lograron acarrear más caña con menos combustible. A pesar del encarecimiento que representó el trasiego de materia prima al central 5 de Septiembre de Cienfuegos, por el atraso en la arrancada del Mario Muñoz.

A lo que se sumó el colapso de uno de los puentes yumurinos que comunican con el puerto, por lo que el producto terminado también se traslada a la rada cienfueguera.

Pese a las dificultades por el consabido gasto que representan ambas circunstancias, el traslado por vía férrea mostró los mejores índices de eficiencia del país.

Más del 60 por ciento de la caña que se mueve en el territorio se hace mediante trenes. Aunque en un futuro la política trazada persigue acercar la gramínea a los centrales, y el tiro directo a basculador, como en el central Jesús Rabí, de Calimete. No puede pasarse por alto que las mieles, alcoholes, y el mismo grano blanco, seguirá transportándose por este medio.

El volumen de caña que se mueve por cantidad de combustible es superior. Una vieja locomotora soviética TGM-8, puede cargar 18 carros jaulas de 26 t cada uno, lo que significarían 468 t en movimiento.

En la actual contienda prestan servicios 15 locomotoras, 267 carros jaulas y 74 torvas de azúcar, que tras el estrepitoso sonido, advierten una centenaria relación de cuando los mayorales se figuraban estas máquinas como bueyes de hierro que halaban muchas carretas a la vez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: