Posteado por: arnaldomirabal | 22 marzo, 2012

Oda a mis pantalones rotos

 Más que una oda, es un alegato a mis fieles compañeros, esos que nunca me dejarán descubierto,  y aunque el tiempo se empeñe en hacerme su presa,junto a ellos trataré de ir más ligero, hablo de mis pantalones rasgados.

Voy siempre, arropado el torso de esa curiosidad casi infantil;  como camiseta llevo la ansiedad de abarcar todo el conocimiento inabarcable;  a la cintura, la urgencia de convertirme en el eterno aprendiz;  vestido de la necesidad de preocuparme más por lo que digo y pienso, que de cuál prenda llevaré para descubrir el mundo.Pero al parecer, elegí un oficio de cierta repercusión  social, lo cual intuía ya, pero no sabía que de graduado valdría más por la ropa que llevara, que por lo que realmente soy. Llevar camisas de mangas largas, pantalones de filo, zapatos lustrados, quizás me conviertan en alguien respetable a los ojos de algunos, pero nunca me ha interesado, ¡por suerte!, porque el salario no da para mucho.

El arte del buen vestir

Quizás las personas se construyeron a los profesionales de la prensa como seres de conducta intachable y correcta presencia. ¿Pero qué entienden las personas por correcta presencia? ¿Acaso es sinónimo de buen vestir? Para mí, un mecánico embadurnado hasta los párpados, exhibe la misma correcta presencia, que el médico de bata blanca, o el conferencista de traje y corbata.

Desconocen además que para un cubano honesto, el bueno vestir puede ser incompatible con el buen vivir, porque para comprar un “buen” pantalón, necesitarás “buen” dinero, bastante escurridizo en estos tiempos, y muchas veces para asirlo transitarás por mal camino.

Soy bastante irreverente. Descreo de muchas cosas, quizás verdades establecidas para algunos, entre ellas, el hecho de que un periodista deba ser ejemplo para la sociedad por el vestir.

No sé a quién se le ocurrió semejante bazofia. Entonces, para qué hablar tanto de Martí y sus zapatos raídos, o el Che y su naturalidad.

Nunca olvidaré aquella foto del Guerrillero expuesta en el Memorial de Santa Clara, de cuando asistió a la Asamblea General de la ONU. Aparece con su viejo uniforme verdeolivo, recostado a la pared, con pies y brazos cruzados, inundando la habitación con el humo del tabaco, ante las miradas atónitas de un policía neoyorquino, y diplomáticos bien vestidos, los mismo que expulsaron a Cuba de la OEA, bien vestidos. La postura del Che, fresca e irreverente,  marcó los años 60.

Bajo lluvia, sol y sereno, mis pantalones rotos son los mejores compañeros

Al principio esa sencillez y humildad en el vestir nos hizo especiales. Hoy, al aparecer desentona, y quizás mañana me impidan la entrada a algún lugar por no llevar corbata.

Me fascinan los pantalones gastados como los tatuajes nuevos, del mismo modo que las personas que llevan mucho adentro, sin importar cuán engalanados vayan.

Los mejores seres que he conocido se preocupan más por hacer el bien, producir la tierra y no cuánto relumbran sus prendas. A muchos les conocí con mis viejos pantalones, y ninguno reparó en sus roturas.

Desde hoy, yo y mis pantalones rotos seremos inseparables, más que por necesidad, por tozudez y herejía. Realmente creo que hay grietas más grandes y sensibles que las que dejan ver mis rodillas.

Anuncios

Responses

  1. cò0mo te voy a destrozar si has dado en el clavo ,quizas por eso se que llevras muy lejos porque eres plata por fuera y dentro . el oro que brilla es falso. gracias el mio por escribir y reinvidcarnos .

  2. Estelar, esa misma bronca la he tenido yo aqui con mi hermano y mi papa para vestirme para la oficina, la Revolucion desmistifico tantas tonterias sociales y demostro que puedes ser una gran persona sin cumplir con la etiqueta, pero papa fuera de Cuba la historia es otra, te admiro por lo que te has convertido, pero ten sentido practico, Cuba es uno de los pocos lugares virgenes que no ha puesto mano el capitalismo, fuera de Cuba es increible como todo el mundo se fija en eso, como si la vida dependiera de eso, es increible y despues ves lo insensibles e individualistas que son, y muchas veces hasta incapaces profesionalmente. Saludos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: