Posteado por: arnaldomirabal | 19 marzo, 2012

Tony Ávila: “Nunca regalaré una canción vacía”

Al cardenense Tony Ávila le conocí una noche en la ciudad de Matanzas. Luego de disfrutar de su música en la filial de los artesanos yumurinos, nos convidó a un grupo de amigos, llegarnos hasta el Parque de la Libertad, en el mismo centro de la urbe, donde Raúl Torres se encontraba con su guitarra y sus canciones.

Ha pasado casi dos años de aquella  noche,  cuando le auguré que pronto llegaría a los medios nacionales. Sucedió así, pero a Tony Ávila la fama no se le ha subido a la cabeza. Basta escucharle unos segundos para comprenderlo. Aunque ya es un asiduo de la pequeña pantalla, recuerda cuando insertó sus canciones por primera vez en Radio Llanura de Colón.

Se siente muy contento con el Tony Ávila que fue y que asegura no ha dejado de ser. Aquel que enamoraba a las estrellas con una guitarra obsequiada, seduciendo a los parques, con algún que otro traguito de ron, en compañía de amigos.

Empezó a escribir a los 15 años. El tiempo transformó sus letras “como mismo cambia la vida”. Un paso importante lo fue estudiar Historia y Marxismo en el pedagógico. “Adquirí de herramientas que no tenía. Mi lenguaje y percepción cambiaron a partir de la  visión que me dio la historia y la filosofía.

Sus canciones comenzaron a preocuparse por otros asuntos, abordaban temáticas diferentes, más dirigidas a la sociedad, al hombre, a sus preocupaciones cotidianas y universales. De ahí quizás nació el valor de darlas a conocer. Comenzó a compartirlas más allá de su círculo de amigos.

Hoy es un autor conocido, “las personas me saludan y me dicen Chacho. Muchas veces me dicen Choza-sonríe- pero me siento muy bien porque ese momento inicial no puedo olvidarlo.

“Ha pasado el tiempo, la gente me conoce un poco más, incluso fuera de Cuba. Pero eso no me hace cambiar, quizás tenga ahora un par de zapatos mejores pero el pie sigue siendo el mismo, y pisan el mismo lugar. No ha cambiado la esencia.

-¿No teme que lo encasillen como cultor de la guaracha?

-No, mira, es un riesgo que siempre se corre. En mi caso personal guarachas como La choza de Chicha y Chacho, o Tiene que haber de to’ me abrieron muchas puertas. Temas como el primero quizás sean un poco más profundo, jugando con las palabras, para demostrar que desde la guaracha y el son también se pueden decir cosas serias.

“Sucede que muchas veces nos quieren dejar ahí, en la comparación con el Guayabero, cosa que a mí me honra muchísimo, pero yo lo asumo con naturalidad, porque creo que al final es un riesgo que se debe correr para que se conozca el resto de mis canciones, las cuales abordan otras temáticas sociales, hasta filosóficas. Es más corto el camino para la guaracha y el son, porque somos cubanos, deudores naturales de esa música.

“Hay un abanico de géneros que me gustan abordar, el son, la guaracha, la canción, el bosanova, lo afro, el bolero, la balada,la Bachata.Hayun poco de todo en lo que voy haciendo.

Hace algún tiempo visitó Japón. Aunque la distancia geográfica, cultural e idiomática es grande, llevó su mensaje de paz y alegría. Porque como bien él asegura “la música cubana había llegado antes que yo. Estábamos en un terreno fértil para nuestra música.

“Viajamos dentro de una coyuntura lamentable. Realmente triste. Cantamos en zonas azotadas por el tsunami y la posterior crisis nuclear.

“No imaginamos tal acogida. Éramos un trío compuesto por Abel Rodríguez, Carmen Lidia Mae y yo. Nos preguntamos cómo pondríamos a bailar a la gente con un trío, pero la música cubana brinda esa posibilidad.

“La petición que me hacen en lo personal es que cante mis canciones, algo difícil, porque los japoneses pueden identificar Son de la loma o La Guantanamera, porque son universales. Pero como Son de la loma guardaba cierta relación con la rítmica de Tiene que haber de to’, con la cubanía, ya por ahí se fue…

A mi arribo tuve la suerte de escribir un tema en japonés,asesorado por la traductora que nos acompañaba. Fui pidiéndole ideas de frases que quería llevar a su idioma y nació el tema. Un son muy positivo, que llama a los nipones a ser optimistas, a creer en la posibilidad de salir adelante.

Tony diverge de quienes acuñan el término de canción inteligente, lo cual puede ser interpretado de diversas formas, y en ocasiones ofensivo.

“Intento que las canciones no estén vacías, no busco un lenguaje incomprensible, distante. Me gusta utilizar las palabras cotidianas de todos los días.

“Empleo el recurso de cambiarle el sentido a las frases, el orden a las ideas, porque abre más la lectura de lo que quiero decir, la gente tiene más posibilidades de adueñarse de lo que estoy diciendo e interpretar entre líneas lo que quiera.

“Me gusta escribir las canciones en primera persona, porque permite que la cantes para ti y sientas que es tuya también. Creo que nunca regalaré una canción vacía por complacer a nadie.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: