Posteado por: arnaldomirabal | 14 marzo, 2012

El árbol perseguidor y otros desatinos

Un encuentro internacional celebrado en Matanzas sobre la susodicha planta

En Cuba lo que no te empacha te mata de la risa. Primero fuela Zeolita, El mineral del siglo, luego el veneno del alacrán,  seguido el Noni sanalotodo. Recientemente hizo su entrada a la galería de la fuente de la juventudla Moringa Oleífera, Árbol de la vida. Quizás lo que propicia el aspaviento sea el epíteto, pero cuando asoma una buena nueva es el acabose.  Todos corren de aquí para allá, de allá para acullá, en busca de la poción maravillosa.

Ante tanta alharaca baldía en el pasado, alguien determinó no darle bombo y platillo a la “nueva adquisición” de la medicina natural. Pero quienes salimos mal parados somos los periodistas, porque a estas alturas el desatino en torno ala Moringacrece, y a ese alguien omnipresente se le ocurrió no darle crédito al asunto, y contradictoriamente, reproducirlo por todo lo ancho y largo de la geografía matancera.

Atiendo la agricultura en un medio de prensa, y tal disloque me provocó cierta fobia por el árbol. He llegado a la conclusión que me persigue. Trato de ignorarlo pero lo encuentro a cada paso. Se reproduce con una facilidad pasmosa. Viaja de boca en boca, shhh, prohibido mencionar su nombre. Puede sobrevenir un ramajazo.

Mientras, el innombrable se apodera de la sabana, en silencio, porque los árboles no hablan, y quienes le propagan, al parecer, tampoco.

La orientación es diseminarlo doquier haya un palmo de tierra vacante, pero no mencionar su nombre.

No se puede hablar de lo que todos hablan. Y para colmo, distribuyen plegables, casi taumaturgos, que anuncian sus mágicas propiedades. Porque es el árbol que todos esperaban, Jesús nos embaucó, pero envió una matica que devuelve la vista al ciego, hace caminar al inválido, hablar al mudo, pero enmudece a todos, su nombre es impronunciable.

El árbol de marras, que al parecer también amarra la lengua y los sentidos, es más milagroso que el maná, el santo grial con hojas y ramas, que brinda juventud y longevidad.

Hace unos días una señora, de esas que todo lo saben, me increpó por mi ignorancia acerca de las 1001 propiedades del arbusto.

Ella ignoraba que una vez buscando el palo periodístico casi me empalan. Mi relación con shhh, con ese, data de algún tiempo atrás. Quise escribir ¡el reportaje!, y busqué a quien más sabía de…, y cuando frotaba mis manos, por ser el primer periodista en acariciar sus hojas, boom, el ramajazo, y no del árbol precisamente.

Había que esperar. No era pertinente crear falsas expectativas en la gente. Y si finalmente no era el maná o el ungido de la floresta. Entendí, al principio, porque el pueblo es tan entusiasta, que ese arbusto brotaría a cada paso y lo abarcaría todo.

Pero cómo ignorar lo que todos conocen, cómo omitir lo que todos nombran.

Allí está aguardando como semilla, en el refrigerador de Ismael, el chofer del periódico, asegura que creará una selva; míralo ahí, como postura  en el bolso de aquella muchacha; en el patio de Pepe; en el jardín de Lola…

Es la fiebre  que azota. La felicidad de las vacas, la dicha del viejecito impotente, la calma de la señora nerviosa, la envidia de las hortalizas y los vegetales, y mi desazón.

Nada digas. Es el innombrable. Aunque mi vecina Cucha desde antes alejara las malas influencias con sus ramas, y con sus flores bañara a su hija Tina para sosegarla; lo aprendió de su abuela, porque sus propiedades son conocidas desde siglos por el panteón yoruba, hasta que algún científico, tan dados a complicarlo todo, descubrió que era mágico.

Por culpa de la ciencia un árbol me persigue adonde quiera que voy. Se reproduce, va de boca en boca, shhh, no se puede mencionar su nombre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: