Posteado por: arnaldomirabal | 25 febrero, 2012

Se escurre la tarde

Cae la tarde y el sol se esconde tras los puentes, dejando una silueta  de luz sobre el río San Juan. En la ciudad reina la calma, se hace el silencio. Por un momento todo enmudece, apenas se siente la habitual algarabía de los transeúntes, o los estridentes claxon de los autos, como si todos reverenciaran al astro rey en su despedida. Sobreviene la noche, que como un velo desciende sobre la ciudad, revistiendo los viejos edificios con cierto halo poético. El Sol se sumerge en el horizonte dejando vestigios dorados de su partida.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: