Posteado por: arnaldomirabal | 15 febrero, 2012

Conspirar con el gobierno en los pasillos

 Que si las fuentes, el salario, la tecnología, la profesionalidad, en Cuba toda reunión de periodistas versa sobre los mismo tópicos. He llegado a pensar que las reuniones solo sirven para merendar, y luego de escuchar las intervenciones, -unas sustanciosas, otras puro bla, bla bla- nada más queda espacio para el arroz congris y el pollo frito, en mi opinión, lo único que vale la pena de estos encuentros.

No es que peque de pesimista y menos de comelón, solo que en mis pocos años de ejercicio he escuchado lo mismo una y otra vez, las mismas voces, las mismas palabras, y el cuartico sigue igualito. Por ello nunca hablo en ninguna y salgo con frecuencia, ya sea a evacuar líquidos o fumarme un cigarrito, como mi amiga Aurora López, excelente periodista.
Ella sí sabe de lo que hablaba cuando expresó que: “el ejercicio periodístico ha sido cuestionado por los intelectuales y la población, y creo que la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), organización que aglutina a los profesionales de la prensa, debe tomar la batuta”.
Pero quien sí tomo la batuta fue el maestro Roberto Pérez Betancourt, quien expresó que desearía una prensa escrita donde el 50 por ciento no versara sobre historia y efemérides, porque en esta pequeña isla de contrastes, la actualidad es muy rica, y tal parece que no sucede nada.
Habló además sobre la necesidad de convertir a los medios en centros rentables y prestadores de servicio. Su intervención fue muy aplaudida por los asistentes, en su mayoría periodistas de los diferentes medios en la provincia, provincia donde más del 78 por ciento de los periodistas de radio son orientados, es decir, se graduaron de otras carreras .
Pero esa no es la cuestión, porque como bien sentenció Yosvani Albelo Sandarán, presidente de la organización en el territorio, hay que empezar a hablar de periodistas malos y buenos.
“Esa debe ser la principal tarea de la UPEC, buscar la calidad y elevar la profesionalidad de los periodistas”, según las palabras de Tubal Paéz, presidente de la organización a nivel nacional.
Como en toda reunión que se respete, afuera siempre emerge otra, más alternativa y contestataria. Siempre he notado que se arremete contra dichas tertulias de pasillo. A mí, que vivo de preguntar, me gusta empaparme de ambas, porque en los pasillos no siempre reina la cizaña. En muchas ocasiones se dice lo que otros no quieren escuchar. Allí se le pone nombre y apellidos a las deficiencias.
Siempre me he sentido orgulloso de ser periodista. No por el salario, “el sueldo de los profesionales del sector está por debajo del promedio nacional”, no lo dije yo, sino el máximo directivo de la organización.
Siendo así, muchos de mis planes futuros se deshicieron como el agua el agua. Y sé que con el tiempo muchos de los jóvenes quizás optemos por mejoras económicas, lejos de este oficio maldito, tribu de desdichados, como catalogara un periodista extranjero a este ejercicio.
Creo que nací periodista aunque no me gusten las reuniones. Y desde hoy conspiraré con el gobierno, como bien advirtiera años atrás el propio Fidel ante un grupo de mis colegas. Mi premisa es la gente sencilla, sus vicisitudes, añoranzas y frustraciones que a la larga son también las mías. En los pasillos, como en mi barrio muchas veces se agita la verdad…y corresponde a los periodista asirla, y publicarla.

Anuncios

Responses

  1. Me encantó este post y comparto con todos sus puntos y comas lo relacionado con las reuniones, con la UPEC que necesitamos y hasta con las frialdades en nuestros bolsillos. De pronto, leyendo tu texto, me pareció que describías la reunión de la UPEC a la que también asistí, pero aquí en Sancti Spíritus. Saludos.

    • Colega, esa breve información fue como un escape, pero a la larga las reuniones son lo mismo, siento como roban mi tiempo y a la larga nada pasa, cuando era un estudiante se efectuó el congreso de la UPEC, me froté las manos avizorando un cambio, pero al parecer habrá que frotar la lámpara maravillosa de Aladino, por lo pronto amiga, solo nos queda enamorarnos más de este oficio, leer, aprender y aprehender, pasar un espejo por la realidad como Stendhal, quizás no cambiemos las cosas, pero al menos lo intentaremos, además creo que los periodistas, ni los intelectuales cambiarán nada, solo advierten, denuncian, proponen, sin más, aahh me gusta tu blog

      • Oye, no me diste crédito con la foto.
        Un abrazo
        L

  2. Otro colega, con muchos más años que tú, me llamó más tarde para decirme que había ido a comprobar lo que ya sabía… que nada se resuelve… Por cierto, él no llegó al final. Yo me “metí” otra después de esa con los estudiantes de periodismo. Ojalá hubieras estado en esa, porque al menos te hubiera levantado el ego… Uno de tus tutoreados en la prácticas habló maravillas de su tutor… Parece que el tutor le metió el bichito del periodimo, y seguro se lo llevó de juerga… a trasnochar.
    La crónica es genial, sobre todo al principio… jajajajajaja…. tú deberías ser el presidente de la UPEC dentro de unos añitos… Con esas ideas, seguro que las reuniones serían más útiles.

  3. Yirmara, la primera vez que asistí a un encuentro de periodista en la UPEC y sentí que todos, incluyendo los colegas establecidos por su diario hacer, que gozan de prestigio dentro del sector, me sumaron a su estatura, ese día sí me sentí periodista; luego entendí que el periodismo no es un oficio para hacerse rico, más bien es el bichito malicioso que crece adentra, y sus tentáculos ramifican hasta el cerebro, y no haces otra cosa que pensar, respirar y hablar de periodismo, tú (aquí iría usted por respeto, por lo excelente periodista que eres) y yo hemos suscitado una que otra tertulia de pasillo, donde hemos llamado las cosas por su nombre. Cuando me piden tutorear a un alumno, le dejo suelto, libre, intervengo lo más mínimo, y solo le digo que le es periodista a la hora de redactar, de buscar la información, y estos profesionales deben destacarse por su sencillez, y mirar a ras de suelo, para entender las causas de las cosas; quizás lo olvides, pero fuiste tú, la primera colega de la provincia que me vio periodista, cuando hice mis prácticas en la radio, recuerdas aquel comentario que tanto te gustó, hasta aquel momento nadie había elogiado nada mío, a no ser mi profesora Mercedes Rodríguez de la Universidad, me hiciste sentir periodista, y luego en esos días no publiqué más nada por miedo a decepcionarte, ja, ja; pero bueno amiga aquí estamos, y te aseguro que la UPEC en Matanzas no necesita a más nadie dirigiendo porque estás usted (por mi respeto no por la edad), Albelo, Tejeda, Barbarita, no necesita de nadie más, creo que nadie hará más por nosotros que ustedes, cuídate y súmate un día a trasnochar, con dos tragos de más se analiza mejor, al menos creo yo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: