Posteado por: arnaldomirabal | 2 septiembre, 2011

Entre el hombre y la tierra: la semilla

Pedro Carabeo esparce la simiente de tomate

Con la creación de 24 fincas de semillas agámicas y botánicas, en 912 hectáreas, la provincia de Matanzas busca dar respuesta a las necesidades de los productores, quienes podrán contar con una amplia gama de variedades resistentes a diferentes plagas, a los suelos y al cambiante clima.
El campesino Pedro Samuel Carabeo Hernández, de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Enrique Milián, de Perico, procura su propia semilla en las cuatro hectáreas de su finca dedicadas a los cultivos varios.
Hace unos meses el consejo desacertado de un conocido le jugó una mala pasada. Luego de acopiar la cantidad contratada y destinar a la siembra el resto, le aplicó una sustancia con el objetivo de conservarla y el resultado fue nefasto, lo perdió todo, o casi todo, porque hoy puede dirigirse a una de las unidades de la UBPC Eladio Hernández, de Máximo Gómez, y comprar una amplia gama de simiente certificada.
CUIDAR LA SIMIENTE
En los 10 obreros de esta entidad productora de semilla agámica, de Máximo Gómez, recae la misión de propagar diversas variedades resistentes a plagas y con adaptabilidad a los suelos del territorio. Los trabajadores están vinculados al área y ganan por la producción.
Sus siete hectáreas cuentan con cuatro clones de yuca (CMC 40, Y 93-4, Señorita, Y-5) y 14 clones de boniato, además de malanga (Santo Soma y Colocasia), con buenos rendimientos y bastante aceptación por parte de los campesinos.
Miguel López, quien dirige el lugar, destaca la importancia y características del mismo: “al contar con este lugar no es necesario los costosos traslados de antes. Probamos constantemente. Se seleccionan las que más resultados obtengan. Estudiamos el rendimiento, en cuál área se da mejor. Todos los suelos no son iguales, hay variedades que prosperan en suelos arcillosos, otras en pardos o ferralíticos”, comenta Miguel.
“Es necesario el buen manejo de los cultivos, controlar las plagas, si tienes una buena semiente todo sale bien”.
Sobre la necesidad de diversificar los clones explica: “la yuca Señorita es muy buena en todos los suelos. Algunos campesinos persiguen cultivos de ciclos cortos, la CMC 40 se puede cosechar a los seis meses.

La finca de semila de la unidad 10 de Octubre, de Jagüey Grande, destaca por sus clones de maíz transgénico para alimento animal y el saludable boniato para consumo de la población

ULTRASONIDO A LA SEMILLA
Aunque algunos campesinos explican que los precios son elevados, el panorama varió considerablemente en el territorio. Tiempo atrás para enrumbar la cosecha era necesario buscar en otras provincias, amén de la casi desaparición de algunas variedades.
Cada uno de los municipios matanceros desarrolla la producción de semillas botánicas destacando la habichuela y el quimbombó.
Actualmente todas las tierras se encuentran en fase de preparación para garantizar la siembra de la campaña de frío, fundamentalmente el programa de lechuga de la provincia.
Desde hace dos años se decidió ubicar las unidades especializadas en agámicas, en las mejores áreas de las empresas, con garantía de riego, en caso de contar con máquinas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: