Pequeña dosis de Pekinés y Salchicha

Cuenta la mitología china que el rey león,  perdidamente enamorado de una pequeña mona, pidió permiso al dios Mago Hai Ho para desposarla.

–“Si estás dispuesto a sacrificar tu fuerza y tu tamaño, te doy mi consentimiento”, fue la respuesta del dios.

Así, según la leyenda china, nació el pekinés. Valiente y orgulloso como su padre; pequeño, amoroso e inteligente como su madre.

En cambio, el Salchicha o Teckel, fue un perro de caza, cuerpo largo pero compacto y muy musculoso. Por eso, a pesar de su apariencia, es un perro muy vivo y ágil. Aunque no me lo imagino persiguiendo un ciervo con sus cortos miembros, quizás a un guayabito.

Pero nadie negará que la mezcla de Pekinés y Salchicha, en pequeñas dosis, proporciona un gracioso ejemplar.

Mira qué pose, qué actitud perruna
¡Ay!, me da penita

Anuncios

2 comentarios en “Pequeña dosis de Pekinés y Salchicha”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s